Desde Salta - El Grupo Stellantis lanzó ayer a la venta en la Argentina dos nuevos modelos con características muy similares, pero bajo dos marcas diferentes: toda la información sobre los nuevos Fiat Fastback y Abarth Fastback ya se publicó acá.

Los Fastback son nuevos en Argentina, pero llevan ya dos años a la venta en Brasil, su país de origen. Según Stellantis, tardaron en llegar a nuestro mercado por las restricciones a las importaciones del Gobierno anterior, que desde diciembre pasado comenzaron a liberarse.

El Fastback es una propuesta arriesgada: competirá en el segmento de las "SUVs que se autoperciben coupés", donde ya participa el Volkswagen Nivus y donde se sumarán en breve los Citroën Basalt y Renault Arkana (ver nota). El principal argumento de venta de los Fastback, en la opinión de quien escribe, no es el diseño (bastante polémico), sino la motorización: se ubicará como el más potente de todos los mencionados, con el impulsor Turbo 270 (1.3 turbonaftero, de 175 cv y 270 Nm). Los precios del Fastback se ubican entre 31.5 millones y 33.9 millones de pesos. Son un poco más caros que las versiones tope de gama del más pequeño Fiat Pulse (entre 26 millones y 31 millones de pesos). 

Sin embargo, el principal desafío del Fastback no será el diseño o la mecánica, sino será romper con la propia historia de la marca en nuestro país, donde siempre le resultó difícil vender "un Fiat caro" al consumidor argentino. Es un fenómeno que no ocurre en Brasil, donde Fiat tiene un posicionamiento mejor considerado e incluso más "prestigioso" que en nuestro país.

En Argentina, la marca italiana siempre tuvo una imagen de auto "económico y accesible". El fenómeno más reciente es el Fiat Cronos fabricado en Córdoba: un éxito en ventas que combinó precio accesible y disponibilidad de entrega. Es un producto que aprovechó una época donde existió poca competencia de rivales importados.

El Fastback fue desarrollado sobre la misma plataforma del Cronos (Segmento B, chico), pero tiene dimensiones y precio de modelo del Segmento C (compacto). Ahí es donde comienzan a aparecer competidores y compradores diferentes. Por ejemplo, los valores de lista del Fastback están un poco por encima del sedán más vendido del Segmento C: el Toyota Corolla (entre 24 millones y 30 millones de pesos).

Hay que remontarse a los años '80 y los tiempos del Regatta para encontrar un "Fiat caro" que haya tenido buenas ventas en Argentina. En el medio, hay más de cuatro décadas de intentos poco exitosos y sin mayor constancia en nuestro país. Algunos de esos ensayos se llamaron Tempra, Marea, Bravo, Brava, Stilo, Linea y Tipo. No eran malos productos, pero a todos les costó quebrar una lógica local: al argentino siempre le costó convalidar la compra de un "Fiat grande".

Una excepción a esa regla podría ser la Fiat Toro, pero no es un auto, sino una pick-up. El Fastback es un caso diferente: es un crossover que promete mucho espacio interior, buena potencia y un diseño que intenta combinar algunos de los rasgos de moda en estos tiempos.

En los próximos días vamos a manejar las dos versiones del Fastback por los caminos de Salta. Mientras tanto, queda flotando una pregunta con mucha historia a cuestas: "¿Te comprarías un 'Fiat caro'?"

C.C.

Galería: Presentación Fiat Fastback y Abarth Fastback en Argentina


VIDEO: Fiat Fastback - Comercial para Argentina

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com