Apenas horas después de que el ministro de Economía, Luis Caputo, premiara a las fábricas de autos de Argentina con beneficios impositivos, la fábrica del Grupo Stellantis en Córdoba comunicó a sus operarios que el centro industrial de Ferreyra permanecerá cerrado durante toda la semana que viene.

La planta de Ferreyra es la que produce el auto más vendido de la Argentina en los últimos años, el Fiat Cronos. Motor1 consultó a fuentes oficiales de la empresa por los motivos de esta suspensión, pero no obtuvo una declaración formal. Sin embargo, operarios de la planta compartieron vía novedades@motor1.com la comunicación que les envió la empresa esta tarde: la planta suspenderá sus operaciones los días lunes 29 de abril, martes 30, jueves 2 de mayo y viernes 3. Teniendo en cuenta que el miércoles 1º de mayo es feriado nacional, esto implica que Ferreyra recién retomaría la producción el lunes 6 de mayo.

Stellantis es la automotriz surgida de la fusión entre los grupos FCA (Fiat-Chrysler) y PSA (Peugeot-Citroën). Su titular en la Argentina, Martín Zuppi, también es el presidente de Adefa, la asociación que agrupa a los principales fabricantes de autos de Argentina.

Esta tarde, Zuppi celebró los beneficios que le otorgó el ministro Caputo a las terminales automotrices y autopartistas: "Vemos como una excelente señal las medidas que enumeró el Ministro. Forman parte del trabajo que venimos realizando de manera conjunta con el fin de contar con herramientas que contribuyan a mejorar la competitividad exportadora de la industria”, dijo Zuppi.

Las automotrices fueron premiadas por el Gobierno con reducciones en los aranceles de importación de insumos para la producción, como matrices y moldes. Caputo también los  benefició con excenciones en los derechos de exportación y trámites acelerados en el proceso de homologación de nuevos vehículos (ver comunicado oficial).

En ese contexto de gestos de buena voluntad del Gobierno hacia las terminales de Adefa, sorprendió la decisión de suspender el mismo día a los operarios de una de las fábricas más importantes del país. Los motivos del cierre por una semana no fueron confirmados. Los rumores hablan desde excedentes de stock por la caída de la demanda hasta problemas con el abastecimiento de piezas.

También se habla de un "mensaje". Una presión de Adefa sobre el Gobierno para hacerle llegar un advertencia: los beneficios anunciados hoy para las fábricas automotrices no serían suficiente. Adefa quiere más y puso la suspensión de operarios sobre la mesa de discusión.

Por lo pronto, se sabe que estas concesiones de Caputo a los fabricantes no beneficiarían de manera directa a los consumidores. Entre los aranceles e impuestos que se revisaron y recortaron no hay ninguno que incida de manera directa en la reducción de precios o el incentivo del consumo para los compradores de autos.

C.C.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com