Renault Argentina lanzó anoche a la venta el nuevo Mégane E-Tech. Fue una gran fiesta de la marca del Rombo en el Teatro Colón, donde la empresa anunció el desembarco del nuevo modelo eléctrico, pero también anunció otros lanzamientos, como la llegada del Arkana.

La cobertura completa de la noticia se publicó en estas tres notas: Mégane E-Tech, Arkana y Apuntes del Colón.

Sin embargo, todavía hay más. ¿Más? En un salón apartado del evento, el presidente de Renault Argentina, Pablo Sibilla, se reunió anoche con un grupo de periodistas. Motor1 no fue invitado a esa "rueda de prensa", aunque consiguió el audio completo de la charla. Accedimos a esa grabación por gentileza de un celular que deslizó sobre la mesa un generoso colega. Se trata de uno de los miembros más encumbrados de la famosa "Logia del Canapé" (leer historia).

En esa charla, Sibilla habló del Mégane E-Tech, del Arkana y de los próximos lanzamientos de la marca en el país, pero también contó detalles de la reunión a la que asistió Sibilla días atrás en el Ministerio de Economía de la Nación. Allí se encontró con el ministro Luis Caputo. Sibilla participó en su doble rol de presidente de Renault Argentina y vicepresidente de la asociación de fabricantes de autos (Adefa). El comunicado oficial del Gobierno tras ese encuentro se publicó el 11 de abril en esta nota.

Pero Sibilla profundizó en varios detalles de ese encuentro, donde las automotrices le pidieron al Gobierno que reduzca los impuestos para los vehículos, sobre todo en aquellos modelos de producción nacional que están destinados a la exportación.

El diálogo completo de Sibilla con ese grupo de periodistas se reproduce a continuación.


"Rueda de Prensa" de Pablo Sibilla con periodistas

WhatsApp Image 2024-04-23 at 09.35.54 (2)

Pablo Sibilla dialogó con un grupo de periodistas anoche en el Teatro Colón.

-Teniendo en cuenta que el Mégane E-Tech es un auto eléctrico, ¿hay alguna chance de que el Gobierno vuelva a ofrecer beneficios aduaneros como en su momento tuvieron los elétricos e híbridos importados?

-Creo que en este momento la prioridad del Gobierno es regularizar las cuentas fiscales y toda la energía está puesta en ese sentido. No me parece que sea un tema que esté en la agenda en el corto plazo, obviamente a nosotros nos interesa para seguir desarrollando la electromovilidad, pero no lo veo en el corto plazo.

-¿Y posibilidades de que se eliminen los impuestos internos para los autos?

-Es importante comprender que una cosa es la coyuntura del mercado automotor y otra la recaudación del Gobierno. Siempre hay que medir el impacto que esta medida podría tener en la recaudación. En nuestras conversaciones con el Gobierno hoy estamos más focalizados en la competitividad a nivel país para mejorar las exportaciones. Si se cae el mercado interno es algo que a veces pasa, son períodos de ajuste en la economía. Pero los flujos externos nos deben permitir compensar esa caída interna. Nada puede ser para mañana, pero hay que ir haciendo algo para ir mejorando la competitividad argentina. La Argentina hoy exporta entre 22% y 25% de impuestos por cada auto de fabricación nacional que se envía al exterior. El mismo auto exportado desde Brasil carga con un 7%, mientras que uno exportado de México carga el 0%. Cuando competís con otras plantas de América Latina para atraer inversiones, la casa matriz siempre analiza la competitividad para poder exportar esos vehículos a otros mercados. Si vos arrancás con 20 puntos encima de impuestos que otros países es un tema que hay que plantear ante el Gobierno. Este no es un tema nuevo de hace tres meses, es algo que se viene acumulando desde hace años. Yo creo que hoy hay una discusión de largo plazo y corto plazo: en el corto plazo es “veamos qué podemos hacer para poder arreglarlo” y fijamos una estrategia a largo plazo para poder planificar. Nosotros pedimos que la producción no se tribute. Que se tribute el consumo, si quieren, pero no la producción. Es lo que hacen muchos países. Esa diferencia se ve en Brasil, que en el primer trimestre las automotrices anunciaron inversiones por 20 mil millones de dólares entre las diferentes marcas (ver nota). Las automotrices que anunciaron estas inversiones son las mismas que están en Argentina, por eso tenemos que hacer algo para que esas inversiones también vengan a nuestro país. Para eso tenemos que dar ciertas condiciones y la parte tributaria es una de ellas, no la única.

-¿Cuándo se van a anunciar las inversiones para fabricar las nuevas pick-ups compactas en Santa Isabel (leer más)?

-Estamos avanzando para el anuncio. No puedo decir si va a ser en un mes, dos meses o tres meses. El contrato todavía no está firmado. Hay un montón de milestones que ya desde antes te confirman el proyecto y hemos recibido en tres meses la visita de tres vicepresidentes globales que recorrieron la Fábrica Santa Isabel, que hoy es la más antigua que queda en operaciones dentro del Grupo Renault en todo el mundo: “Los muros tienen 70 años, pero lo que veo adentro es una fábrica súper moderna, referente en estándares de calidad 4.0”, dicen todos. Se fueron muy contentos y convencidos de la reconversión que estamos haciendo para que la Fábrica Santa Isabel se transforme en una planta especializada en vehículos utilitarios. Los ejecutivos están convencidos y tranquilos de que seguirán invirtiendo en los próximos 70 años. De todos modos, hablamos de un proyecto que entraría en producción recién en 2026, porque hay muchos desarrollos por hacer. Es un producto que ya existe desde lo conceptual, pero hay que hacer una inversión en desarrollo y herramental para fabricarlo.

-¿Qué falta para que se defina, entonces?

-Procesos internos, como la confirmación de costos y construir el dossier que permita producir el modelo con el nivel de costos que queremos. Esos ajustes son los que a veces te hacen patear un mes más el anuncio de inversión y por eso todavía no podemos confirmar la fecha. Lo que estamos haciendo es trabajar para optimizar el proyecto.

-En la reunión con el ministro Luis Caputo, ¿qué le pidieron al Gobierno?

-No fue una reunión para pedir. El Gobierno hace cuatro meses que está a cargo del país. La mayoría de los problemas que tiene la Argentina no vienen de este Gobierno y algunos ni siquiera vienen del Gobierno anterior. Lo que le pedimos al nuevo Gobierno fue una estrategia de largo plazo. Entendemos que hoy hay prioridades, hay que trabajar sobre estas prioridades y comenzar a charlar estrategias de largo plazo. Se conformó un grupo con gente de Adefa y del Gobierno para establecer reuniones periódicas para charlar eso cada dos o tres meses. También se charlaron otros temas que, por una cuestión de códigos, no vamos a mencionar. Pero básicamente dijimos que estamos actuando de manera responsable y que, retocando ciertos aspectos impositivos, nos pueden dar un poco más de competitividad para luchar contra Brasil. Hoy el peso quedó fortalecido y en desventaja frente a Brasil, que devaluó mucho en las últimas semanas. Necesitamos ciertas medidas impositivas que nos permitan mantener nuestro mercado de exportación en una industria que vende al exterior más del 50% de lo que fabrica.

-¿Cuál es la situación con los proveedores?

-La situación estuvo muy tensa en el arranque del año, pero ahora ya se empezó a normalizar. Hubo muchas casas matrices que apoyaron a sus filiales con transferencias directas para cancelar deudas de proveedores. Después vinieron los bonos Bopreal, que tienen muy buen rendimiento para cancelar deuda. Y después el Gobierno comenzó a soltar pagos chicos para pymes, lo cual permitió apagar ruidos en muchas empresas que no adeudaban grandes sumas. Hoy, en el caso de Renault, no tenemos a ningún proveedor que nos esté desabasteciendo por falta de pagos.

-¿Cómo está la situación en Santa Isabel tras el anuncio del programa de retiros voluntarios y contratos sin renovación (ver nota)?

-Estamos trabajando en dos turnos y abrimos un plan de retiro voluntario en diciembre para reducir el plantel en 100 personas. Tampoco renovamos contratos de 270 operarios temporarios. Todo sobre un total de 2.000 operarios en la planta. Es todo personal que está muy capacitado. Se habla mucho de una recuperación de la economía en "Forma de V”. Si eso finalmente se produce, estaremos más que contentos de recuperar a esas personas, porque son personas entrenadas y motivadas.

-¿Para cuándo esperan ese rebote de la economía?

-Algunos economistas están hablando de un rebote a partir de junio o julio. Lo que puedo decir es que el mercado paró de caer: en los últimos dos meses el mercado nos sorprendió por el volumen operado. Falta analizar a qué se debe esa reacción, aunque es cierto que hoy existen ofertas enormes descuentos y financiación. No solo en el segmento de los autos, sino también en electrodomésticos y otros bienes.

-¿Pero cuánto se sostiene eso? Porque la inflación sigue.

-Cuando yo veo las redes sociales me encuentro con muchas quejas de la gente diciendo “qué caros que están los autos”. Y es cierto, pero la verdad es que hoy estamos muy lejos de ganar dinero, porque la rentabilidad se redujo muchísimo. Se combinó un contexto donde hubo una fuerte devaluación, el aumento del Impuesto PAIS y una competencia muy fuerte en materia de precios, que no sé si llamar “Guerra de Precios”. Eso hace que la rentabilidad sea muy baja. ¿Cuánto se sostiene eso? Dependerá del stock que tenga cada marca y de cuánto estén dispuestas a sostener su volumen. Lo bueno de esto es que hoy operamos en un mercado libre, donde rigen la oferta y demanda. Cada uno hará lo que considere mejor para alcanzar sus objetivos.

-¿Cómo lo vio al ministro Caputo en la reunión que mantuvo con los directivos de Adefa?

-Lo vi interesado en muchos temas y tomando nota para no olvidarse. También con otros temas fue muy sincero, diciendo: “Mirá, en este momento no puedo, pero tomo nota porque me parece interesante y vamos a analizarlo”. Nosotros le llevamos una lista de temas que no puedo mencionar por una cuestión de caballerosidad. La reunión duró casi una hora y 40 minutos. Creo que algunos temas se van a empezar a destrabar. Su mensaje fue que, a pesar de la situación en que se recibió el país, de a poco algunos indicadores de la economía están dando bien. Pidió confianza y tiempo para que se ajusten algunos indicadores, pero nosotros le pedimos que con una mano se maneje el corto plazo y que con la otra se empiece a planificar a largo plazo. Miremos el Plan MoVer que se lanzó en Brasil, que tiene objetivos hasta el 2030. Como nuestras fábricas compiten con esos señores, necesitamos también planificar en la misma medida.

-¿Cómo están trabajando con el tema de las importaciones?

-Hoy el mercado está en condiciones de recibir autos importados. Hay todavía una cuestión de deuda acumulada y plazos de pago. Estamos trayendo por ejemplo autos eléctricos, como el Mégane E-Tech. Va a venir el Kardian también. En su momento, nosotros dejamos de traer el Kwid por un problema de definir nuestra estretagia y ver cómo gastábamos los pocos dólares que nos permitían comprar. Hoy podríamos traer de nuevo el Kwid. Este año ya tenemos confirmados la Kangoo E-Tech, el Kardian y el Arkana. Vamos a tener un año lleno de lanzamientos. Yo creo que el Gobierno está dando “baby steps”, pasos muy chiquitos: prueba, mira si funciona y avanza en la etapa siguiente. Lo que sí nos quedó claro en la reunión con el Ministro es que bajar el déficit y reducir la inflación son prioridades absolutas en este momento.

Desgrabación y edición: C.C.

Colaboró: "La Logia del Canapé"

ADEFA

Foto del 11 de abril: la reunión de Sibilla y otros presidentes de terminales automotrices agrupadas en Adefa con el ministro de Economía, Luis Caputo. Sibilla contó anoche en el Teatro Colón los detalles de ese encuentro.

Galería: Lanzamiento Renault Mégane E-Tech (Argentina)


ADEMÁS

En el Twitter de @Motor1Argentina

 
 
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com