Pasaje de ida

Por Freddy Pereyra

Si estuviste en los 90’s se te va a erizar la piel. Vos lo viviste, te sorprendiste; probablemente lo disfrutaste como usuario o como simple peatón, que ve pasar algo más que una escultura sobre ruedas. Eso fue Renault en aquella década.

Todavía ruedan por nuestras calles, soportan dignamente el paso del tiempo, y nos recuerdan que los autos y la terminal que los diseñó/produjo tenían personalidad, y te hacían cumplir el sueño: posesión emocional.

El grupo de diseño de Renault en aquellos años, bajo la dirección de Patrick Le Quément, fue un verdadero equipo de "galácticos". Uno de ellos fue argentino, y lo conocimos bastante.

Hoy, a diez años de su trágica partida (leer nota de archivo), queremos compartir algo más de lo que Gustavo Fosco realizó por aquellos años. Su pasión se puede apreciar en cada trazo, en cada idea magistralmente bajada al papel. Sus diseños hablan; se defienden y se explican a sí mismos. Son pictogramas de un lenguaje que casi todos pudimos comprender, pero que muy pocos podían hablar.

Aquí unimos hoy algunas anécdotas e historias que lo pintan en persona. También vas a poder ver sus ilustraciones y trabajos de diseño, los cuales aportaron a la que fue la irrepetible mejor época de la marca del Rombo. Nada de lo que hicieron pasó desapercibido. Fueron osados, y no te dejaban indiferente. Removieron y desplazaron el límite. Todos trabajaron bajo el lema "Diseño=Calidad", una revolución por aquél entonces.

Para que una performance fuera así, llegando a las líneas de producción y marcando goles en todo el mundo con productos frescos e innovadores, imaginate lo que podía ser la cocina, el backstage de ese legendario Renault Design. Basta mirar los sketches con estas propuestas para comprender un grado de búsqueda y capacidad para sintetizar en productos que hoy todavía sorprenden y emocionan.

Tenemos delante imágenes y propuestas, casi nunca vistas, de algunos de los modelos más emblemáticos de los rombos de aquellos años, y de otros que no llegarían a las líneas de producción. Como si accediéramos a las voces e instrumentaciones en tomas directas y analógicas, extraídas de los archivos de los estudios Abbey Road, cuando se crearon los álbumes de los Beatles o de Pink Floyd


En el lugar y el momento justos

Una marca generalista, con autos populares y familiares, que producía utilitarios; y que se atrevía también a la alta gama, para hacerle frente a los conservadores y preferidos alemanes, con fórmulas muy diferentes (que podían convencer a otro tipo de compradores), como sello de la permanente innovación que se dio siempre en la industria automotriz francesa. En eso estaba Renault por aquellos días.

Un salto categorial a base de geometrías y estudios de formas que nunca antes se habían visto en el diseño automotor. Mós proporción de diseño industrial que de estilo. Obviamente que algo así bien ejecutado, sobresaldría. Por supuesto, lo lograron: aún pagando el alto costo de sobrepasar el umbral de aceptación.

Gustavo Fosco Diez Años (46)

El viaje de la década

Los que fuimos sus alumnos; sus amigos; los fanáticos de los autos; todos esperábamos las esporádicas visitas de Gustavo a Buenos Aires, para que nos contara en primera persona su experiencia en Europa. Siempre se hacía tiempo para ello.

Junto con Gustavo Feder cursamos Diseño 3 en la UBA, con Fosco como profesor; con su amigo Guillermo Portaluppi como compañero y como referente. Diseñamos transportes utilitarios eléctricos por aquellos días de 1988, como tema de uno de los prácticos proyectuales: un privilegio.

Fue un antes y un después. En una carrera de Diseño Industrial que históricamente es anti-auto, fue como tocar el cielo con las manos.

Con su viaje a Francia, otra historia dio comienzo, pero Gustavo Fosco nunca se olvidó de quienes fuimos sus estudiantes. Cuando lo veías en eventos de la industria, en presentaciones, o en el Salón de Buenos Aires; siempre se hacía un tiempo, dejaba lo que estaba haciendo y se acercaba a conversar.

Hoy sus amigos Alan Neumarkt y el propio Guillermo Portaluppi, autores de un libro lanzado hace unos años que reúne en forma exquisita parte del trabajo de GF (ver nota), nos eligieron para que los seguidores de Motor1 vean sus diseños en esta conmemoración por los diez años de su temprana despedida.

Solo hay que mirar y regresar en el tiempo. Fue un privilegio conocerlo, acompañar sus visiones, y volverlas a traer para que las nuevas generaciones sepan cual fue su legado profesional.

Disfrutalo; inspirate, y contagiate algo de su pasión.

Freddy Pereyra


Inspirador

Por Gustavo Feder

De no haber sido por los autos, difícilmente hubiera estudiado Diseño Industrial. A mediados de los 80, cuando finalizaba mi bachillerato, no existía ningún curso y mucho menos alguna carrera o tecnicatura vinculada con el diseño de autos. Pensando que lo más cercano sería Ingeniería Mecánica, me anoté en esa carrera cuando se abrió el primer ciclo básico de la UBA. Me hubiese equivocado, y mal. Fui afortunado de que a los pocos meses se creó la carrera de Diseño Industrial en Buenos Aires. No lo dudé, y me anoté.

La carrera fue concebida por arquitectos, ingenieros y técnicos idóneos con alguna trayectoria en la profesión, algunos con una orientación muy cercana al diseño de autor y otros con experiencias en soluciones concretas para una industria argentina que aun exhibía cierta fortaleza y se animaba a sumar diseño a sus productos.

En los primeros años, la “Facu” pintaba bien, pero de autos, nada. Todo cambió en tercer año. Me pasé de la cátedra del Arquitecto Blanco a la de Leiro, que parecía tener una postura más “industrialista”. En la primera clase de la materia “Diseño III” apareció un tipo veinteañero, alto, muy flaco, de gesto serio y prolija presencia. Era nuestro profesor: se llamaba Gustavo Fosco.   

El primer trabajo práctico fue el diseño de un teléfono. Decepcionado por la calidad de nuestras entregas, Gustavo nos dio una cátedra de presentación. Un día trajo sus marcadores, lápices, pasteles y un block de hojas Romaní, para enseñarnos cómo se representaba un producto industrial. Quedé sorprendido por la precisión, rapidez y pulcritud con la que dibujaba. Con economía de trazos y una fidelidad asombrosa, rayana con el fotorrealismo, recreaba o proyectaba cualquier tipo de producto.

Además de la clase, y a modo de ejemplo, Fosco nos mostró algunos de sus trabajos prácticos que como estudiante había realizado en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata. Entre otros, un proyecto de bus urbano.

Pero había más. Gustavo sacó de un sobre dibujos del Arena, un kit de montaje que actualizaba al Citroën Mehari, y algunas propuestas para la automotriz nacional IES (Industrias Eduardo Sal-Lari). Estos proyectos los había realizado con su amigo y socio -en ese orden-, Guillermo Portaluppi, compañero de cursada en ese año.

Arena fue el primer diseño automotriz llevado a producto por Fosco y Portaluppi.

Los pocos “autistas” del grupo no podíamos creerlo. Después de tres años de espera, teníamos en frente alguien que nos enseñaba a diseñar autos. Nos mirábamos con complicidad para decirnos: “Este tipo es de los nuestros”.

Fosco cerró la clase recomendándonos “Técnicas de presentación”, un libro del diseñador Dick Powell. Era una verdadera biblia de cómo ilustrar y dibujar profesionalmente. Gustavo no solo lo había leído, sino que aplicaba esas técnicas con maestría. Su clase fue tan estimulante como inspiradora. Queríamos dibujar y diseñar como él.

Esa cursada fue la que mas disfruté de mi paso por la facultad. No volví a verlo y un tiempo más tarde me enteré, por algunos compañeros, que había sido contratado como diseñador por Renault de Francia. No me sorprendió: le sobraba talento.

Durante años, no tuve ningún contacto con él. Me enteraba de sus trabajos para la “Regie” a través de la revista italiana “Auto&Design”, a la que me había suscripto gracias a la magia de la Convertibilidad. Algunas de las ilustraciones publicadas, como las del proyecto Mégane, llevaban su firma.

Volví a verlo recién en 2009, cuando ocupaba el cargo de Director de Comunicaciones y Asuntos Públicos de Renault Argentina y lo entrevisté para la web Autohistoria. Gustavo volvió a recibirme poco después junto a mi amigo y colega, Freddy Pereyra, para una nota en Transporte Mundial, donde nos contó sobre los utilitarios Renault que había diseñado.

Nos volvimos a encontrar ocasionalmente en algunas ediciones de Autoclásica. Además del diseño, los autos históricos era otra de sus grandes pasiones.

Como gran artista y profesional, hoy nos queda su legado. Una parte compartimos en esta nota, como energía inspiradora para quienes, como él, fueron seducidos por el irresistible magnetismo de diseñar autos.   

Gustavo Feder - Director de Autohistoria


Recordando a Gustavo, a través de sus diseños y anécdotas. Sigue con nosotros.
Gustavo Fosco Diez Años (19)

La primera serie Megane/Scenic fue prolífica en alternativas y variantes. Algunas ideas fueron disparadores de posibles nuevas categorías como esta Fase II pick-up compacta. El pilar B funciona verdaderamente como pilón central de un imaginario puente colgante, donde se aprecia el punto más elevado desde donde se reparte la concentración de tensiones. 

Renault Scenic RX4, estudio de concepto.
Gustavo Fosco Diez Años (18)

Aquí otra pick-up, aún más compacta basada en el Clio II pero que mantiene el concepto de cabina y media al estilo de la Scenic de acá arriba

Gustavo Fosco Diez Años (17)

Un campeón de ventas en cada mercado donde se lo presentó. El Clio II continuó el éxito de su predecesor.

Exploración de final de vida para el furgón Renault Express, donde se adivinan los conceptos revolucionarios de la primera serie Kangoo, uno de los utilitarios modelo de Renault Design
No importaba el volumen o la categoría de vehículo. Podía ser un segmento A, un sedán clásico, uno inclasificable, o un gran furgón como este Master. Jugador de toda la cancha Gustavo, en el muy exigente y difícil universo de las marcas generalistas. Las que ponen a prueba a los mejores diseñadores.
Citycar monovolumen en el apogeo de este tipo de conceptos. Los días del diseño de Gustavo Fosco integrando el equipo de Renault Design.
Gustavo Fosco Diez Años (24)

Consolidado en su carrera, como Jefe de la división Diseño de Alta Gama, Gustavo Fosco personalmente intervenía en los toques finales de la maqueta de presentación de los nuevos proyectos. Aquí concentrado en la zona delantera del Laguna II

Gustavo Fosco Diez Años (23)

La búsqueda consecuente y permanente en los modelos de alta gama de Renault. Una maqueta 1:1 

Gustavo Fosco Diez Años (29)

Alternativas de remate posterior; aquí en un modelo identificado con un número de código interno de proyecto y las iniciales GF de Gustavo. Hace treinta años.

Gustavo Fosco Diez Años (15)

Otro proyecto contemporáneo: el exitoso modelo Espace, con dirección en el eje trasero sobre un prototipo para ensayos dinámicos. 

Gustavo Fosco Diez Años (16)

Sostener el liderazgo implica decisiones e ideas innovadoras, siempre al borde de la aceptación.

Gustavo Fosco Diez Años (40)

Todo tipo de técnicas para expresar el carácter de una idea. El bolígrafo demuestra gran dominio técnico del dibujo a mano alzada y es una multiherramienta para mostrar la volumetría general de un producto y su comportamiento frente a la luz.

Gustavo Fosco Diez Años (58)

Investigación de estilos norteamericano y europeo en coupes, para el desarrollo de un concepto similar para la marca Samsung, parte del Grupo Renault. El ojo entrenado en producto y en clásicos, un sello del amplio repertorio de Gustavo Fosco.

Gustavo era una presencia permanente en Autoclásica
Renault/Dacia Sandero, un concepto madre para varios vehículos y categorías, dibujado en una versión SUV sobre una hoja de agenda. En una reunión, con un bolígrafo, un marcador y un resaltador bien usados y en cinco minutos dirigís la atención de la gente. Y abrís una puerta.
Gustavo Fosco Diez Años (43)

Fechada en los días finales de GF, esta SUV difiere notablemente de los proyectos antes vistos. Otros tiempos y otras realidades de mercado y de conducta respecto a los vehículos. Un ejercicio de estilo a mano alzada y las pruebas de rotulador en la zona baja del papel. La cocina de una técnica de renderizado fresca y expresiva. La magia intacta de Gustavo, aún en su rol de ejecutivo.

Gustavo Fosco Diez Años (5)

Entrado este siglo, su realidad en las oficinas de Buenos Aires y en la región, además de su rol en la relación institucional con la prensa y los gobiernos, mantuvieron eclipsado al Gustavo Fosco diseñador de autos que se desenvolvió en la más brillante época de la marca del rombo, cuando integró el seleccionado de galácticos de Renault Design

Gustavo Fosco Diez Años (2)

Tras su precipitada partida sus amigos/colegas Alan Neumarkt y Guillermo Portaluppi velaron por el recuerdo de ese brillante diseñador que fue Gustavo. Juntos llevaron adelante como Jurados el premio al diseño Gustavo Fosco en Autoclásica, además de presentar allí el libro "Diseñar Autos" que muestra parte de sus trabajos en Renault Design y otras brillantes obras.

Galería: Gustavo Fosco Diez Años

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com