Los autos 0km alcanzaron precios récord durante los últimos meses en la Argentina, tanto cuando se los mide en pesos como en dólares. Como era de esperarse, llegó un punto en el cual los consumidores dejaron de convalidar esos aumentos y se derrumbaron las ventas (ver estadísticas de patentamientos).

Por ese motivo, el mercado automotor argentino experimentó un cambio abrupto desde que arrancó el 2024: después de casi cuatro años donde predominaron los sobreprecios (ver historial), ahora reaparecieron las promociones y descuentos. Así se reactivó la inventiva de los vendedores para intentar mover el stock de unidades paradas. De esta manera, en algunos concesionarios de Toyota en Argentina comenzó a implementarse el "Plan Vouchers". Arrancó con una conocida agencia del barrio porteño de Núñez, pero ya son varios los que adoptaron este sistema en diferentes ciudades.

El "Plan Vouchers" consiste en un cupón de descuento que el cliente puede gastar de diferentes maneras. La más lógica es para obtener un descuento de entre 6.000 dólares y 10.000 dólares para la compra en efectivo de modelos como las SW4 SRX y Hilux SRX. Sin embargo, según pudo averiguar Motor1, el "Voucher" también se puede gastar de otras maneras. Por ejemplo, para comprar accesorios, para el cambio de neumáticos o para pagar por adelantado los servicios de postventa.

Un descuento de 10 mil dólares sobre el precio de lista de una Hilux SRX es una rebaja interesante, teniendo en cuenta que su valor de tabla para abril es de 60 millones de pesos (69 mil dólares, al tipo de cambio oficial).

Sin embargo, el "Plan Vouchers" también tiene sus riesgos. Algunos concesionarios alientan a los clientes a gastar ese monto como un "pago anticipado" de una buena cantidad de cuotas si aceptan suscribir un plan de ahorro. Lo proponen como una solución para "ahorrar años de cuotas" para la entrega del vehículo 0km. Aseguran que el voucher es una promoción temporaria, que se puede aprovechar para acceder más rápido y con menor precio a la unidad pagada en partes.

Como ya anticipó Motor1 a fines del año pasado, en este contexto de "estanflación", suscribir un plan de ahorro no es una buena idea: en los últimos meses, el valor de las cuotas se disparó a una velocidad mucho mayor que el incremento de los salarios promedio. 

A eso hay que sumarle la falta de escrúpulos de muchos vendedores de planes: como se derrumbaron las ventas de 0km al contado, la cuota de los planes se convirtió en el principal ingreso cautivo de varias agencias. La Justicia comprobó que existió una cartelización de al menos 10 automotrices para aumentar el valor de las cuotas hasta cuatro veces por encima de los índices de inflación (ver fallos judiciales). Los tribunales lo confirmaron: recrudecieron las trampas y engaños para atrapar a suscriptores con campañas y mentiras de todo tipo.

Motor1 Argentina no recomienda la compra de autos por planes de ahorro (leer motivos).

C.C.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com