Desde Munich (Alemania) - "No, no es un Alfa. Podría ser un auto de cualquier marca genérica". El diseñador argentino Juan Manuel Díaz está muy activo en las últimas horas desde su cuenta en Twitter@DiazJuanManuel. Se lo puede encontrar en toda clase de posteos, opinando sobre el nuevo Alfa Romeo Milano, que se presentó ayer en Italia (ver nota).

Díaz fue el diseñador del famoso Alfa Romeo Mito y muchos mencionaron ayer al Milano como el sucesor de ese modelo (más allá de que uno sea un hatchback y el otro tenga una propuesta tipo SUV).

Por ese motivo, desde Motor1 Argentina mantuvimos una charla con Díaz. El diseñador rosarino vive desde hace tiempo en Munich, Alemania, donde está a cargo del estudio de diseño de Beyonca: una nueva marca china de autos de lujo, que tendrán desarrollo en Europa y producción en el gigante asiático, con la participación de un verdadero "dream team" de diseñadores argentinos (leer nota).

El diálogo completo se reproduce a continuación.


Entrevista a Juan Manuel Díaz

b3f5fb16-6460-4fa9-b95a-f1ab34c9fab4

Juan Manuel Díaz, en el tránsitro de Munich (Alemania). Con uno de los Mazda Miata de su colección.

-¿Cómo ves las tendencias de diseño en el mercado automotor actual?

-China es el mercado que manda hoy en la industria automotriz mundial y ese país está acelerando muchísimos los tiempos de esta industria. Las tendencias actuales del diseño apuntan a superficies muy limpias, con un poco de "musculatura", pero sobre todo basándose en la tecnología de los faros: el reconocimiento de un auto hoy en día se basa mucho por la diferencia de las luces. Es una tendencia riesgosa, porque a la larga todos los autos tienden parecerse entre sí. Todos quieren parecerse a Tesla, lo cual no significa que los Tesla sean malos autos, pero todos los autos son cada vez más similares. Es una tendencia bastante peligrosa, que se está consolidando en todo el mundo y lleva a la pérdida de la imagen de marca, que fue la que a muchos les permitió llegar a donde están hoy.

-¿El furor por las SUVs ya alcanzó su techo, hay alguna silueta que comience a plantearles competencia?

-El furor por las SUVs llegó a su techo, pero ahora lo que está subiendo es el techo. No hay dudas: la silueta más exitosa del momento es la SUV, tiene la mayor participación del mercado mundial y salvó a muchas marcas de sus crisis. Con eso de que "sube el techo" me refieron a que los vehículos multipropósito (MPV, minivans o monovolúmenes) empiezan de nuevo a tomar fuerza. Veremos en breve muchos modelos híbridos en términos de diseño, que combinan líneas de monovolumen con SUV. Autos de techo alto y mucho espacio interior. Eso es lo que se va consolidando también. Estoy hablando siempre del mercado chino, que es el que hoy impone las tendencias por el enorme volumen de vehículos que vende. En ese contexto, vamos a empezar a ver SUVs aún más grandes que las actuales. También monovolúmenes con mayor despeje del suelo y ruedas grandes, que son rasgos típicos de las SUVs.

-¿Por qué ya casi no hay autos de precios populares? ¿Por qué todas las marcas sueñan con ser premium?

-Hay un tema con los chips que usan los autos, que se volvieron carísimos desde el comienzo de la pandemia. Eso encareció el precio de todos los productos tecnológicos y hay pocos productos con tanta tecnología como un auto. Yo hoy estaba mirando un poco precios de los autos en Alemania. Modelos que antes costaban 20 mil euros, hoy están en 35 mil. A eso hay que sumarle la inflación que existe a nivel global. El tema de los chips no se solucionó con el fin de la pandemia. Dicen que se siguió complicando por la invasión de Rusia a Ucrania y por el conflicto entre China y Hong Kong. Así que, sí: es real. Los autos hoy están muy caros en todo el mundo. Carísimos. Y por eso cada vez hay menos autos a precios accesibles.

-Marcas como Citroën y Toyota están lanzando el mismo modelo en todo el mundo, pero con diseños diferentes para cada región. ¿Es una cuestión de adaptarse a los gustos de cada mercado o hay diseños que son más baratos de fabricar que otros?

-Sí, esa también es una tendencia. Obviamente, fabricar autos en Sudamérica es caro, por un tema de impuestos y también por el transporte. Recordemos que el comercio marítimo también aumentó muchísimo a partir del Covid-19. Entonces, en Sudamérica se fabrican autos con una calidad inferior, con materiales más económicos y sin una gran calidad de terminación. En algunos casos comparten la misma plataforma, en otros ni siquiera eso. Es una tendencia que están adoptando Toyota, Citroën y varias otras marcas generalistas. 

-¿Es caro diseñar un "auto lindo"?

-No, no es caro diseñar un auto lindo. Pasa por el gusto y por la educación de, no solamente el diseñador, sino también de toda la empresa. Los diseñadores muchas veces tenemos que seguir lo que dicta el presidente de la compañía o la gente de Marketing. Esto no es simplemente decir "yo lo dibujo así, porque lo quiero así y se hace así". Tampoco creo que, por más que tuvieran la libertad de hacerlo, todos los diseñadores sean capaces de sacar autos lindos: hay una abundancia de mal gusto y falta de conocimiento de proporciones. Un dibujo a mano alzada puede ser emocionante, te puede dar muchas sensaciones, pero después hay que enfrentarse con todo lo que es la técnica, sobre todo si son vehículos donde uno tiene que tomar piezas o conjuntos de otros autos y ahí adaptar un diseño. Pero no, lo caro es la estructura que hace que ese auto sea feo. Hacer un auto feo te sale caro, porque después no se lo vendés a nadie y no recuperás la inversión.

-Alfa Romeo presentó ayer el nuevo Milano, que se posiciona en el Segmento B (chico), como si fuera el sucesor del Mito dibujado por vos. ¿Qué opinás de su diseño?

-El Alfa Milano se posiciona como sucesor del Mito a nivel de Marketing. Pero, en realidad, es un auto de otro segmento: es más grande. Cuando estábamos diseñando el Mito original habíamos propuesto una SUV de este temaño, para ofrecer una alternativa de cinco puertas. Sergio Marchionne, en aquél entonces CEO de Fiat Chrysler Automobiles, no lo aceptó porque dijo que no iba a tener éxito. Ahí se equivocó, pero bueno, Marchionne también acertó muchas otras. Pero bueno, el auto está, el producto Milano está bien, ese mercado de Alfa Romeo lo necesita: es un segmento donde Alfa Romeo tiene que ir a pescar y obviamente, haciéndolo sobre una plataforma que ya usan Peugeot, Opel, Jeep y Fiat, hace que los costos de producción del vehículo bajen mucho. Se economiza mucho en términos de mecánica y sistemas eléctricos. Es un mercado que Alfa Romeo necesita, pero donde hay que prestar atención a dos particularidades: es un segmento donde están entrando muy fuertes los chinos a Europa y todo el mundo, con vehículos con mejor tecnología que los europeos. Acá no hablo solamente de Alfa Romeo o de los productos Stellantis, sino que estoy hablando a nivel europeo: los chinos tienen mejor tecnología que los europeos y están entrando en este mercado de manera muy fuerte. Quiero recalcarlo: muy fuerte. Si un auto es un éxito o no, eso lo determina el mercado. El Mito fue un auto más chico, que pescaba entre los futuros alfistas. Era un auto más barato, costaba casi la mitad del Milano. Hoy, con una crisis económica en Europa que existe, no sé si el cliente de este auto es el mismo que tenía el Mito. Hablando del diseño, Alfa Romeo es una marca que no necesita ornamentos. Es un auto que tiene que estar definido por el "trilobo", que es el escudo y las dos tomas laterales. En el Milano no se lee el "trilobo": es como una cosa borrosa. Hay un intento de modernidad, de ruptura, que parece interesante, pero está mal ejecutado. Hay que verlo en la calle: el frontal tiene demasiadas piezas y muchas tomas de aire falsas. Esos detalles yo los retengo como algo que no es premium, que no es de calidad. Cuando vos empezás a hacer agujeros y al final los tapás con un plástico, alguno que otro está más o menos bien, pero la generalidad del frontal, en este caso, me parece un poco exagerado. Las proporciones del frontal tampoco están bien, el frontal del auto tiene el mismo problema que las Alfa Tonale: hay una intención de hacer el frontal negativo que no está y el lateral es poco expresivo. Alfa Romeo también se caracterizó por tener siempre un "hombro" en el guardabarros trasero y acá el hombro es como muy chiquito. La parte posterior del Milano me parece completamente anónima. De hecho hay circulando algunas imágenes de un auto de una marca que se llama Vinfast, del mismo segmento del Milano, y es un auto bastante parecido a este, que salió hace uno o dos años ya. Pero de nuevo, el que manda es el mercado. Hay que esperar a ver qué es lo que dice el mercado sobre este vehículo.

-Sobre la base de la misma plataforma, Stellantis está creando modelos similares con distintas marcas: el Alfa Milano es primo-hermano de los Peugeot 2008, Opel Mokka, Jeep Avenger y Fiat 600. ¿La rentabilidad le ganó la pulseada a la imagen y tradición de las diferentes marcas?

-La rentabilidad es necesaria, porque las empresas tienen que pagar sueldos, pagar impuestos y tienen que promover nuevos proyectos, invertir en tecnología, invertir en producción y en calidad. Sí, la rentabilidad es importantísima para poder mover todo lo demás. Entre los modelos de Peugeot, Jeep y Fiat hay una diferencia bastante interesante. Se ve por ahí, más allá de que te pueda gustar o no, una diferencia entre los vehículos. Creo que el Opel Mokka y el Alfa Milano, a nivel de volumetría, quedaron bastante parecidos. Esa es mi opinión.

-¿Cómo va tu trabajo en Beyonca y cuándo se lanzará a la venta el primer modelo de producción?

-Con Beyonca estamos esperando novedades oficiales por estos días. Y justamente están relacionadas con el lanzamiento oficial. Vamos a arrancar con un primer modelo, pero ya hemos desarrollado una gama de vehículos bastante interesantes. Obviamente, soy el más ansioso por ver el momento en que empiecen a salir de la línea de producción. El objetivo es competir de manera directa contra la gama de productos de Bentley, para que tengan una idea de lo ambicioso que es el proyecto y a qué tipo de clientes apuntaremos con nuestros diseños.

-¿Seguís pensando en retirarte algún día en Argentina? ¿Te gustaría diseñar un auto para fabricar y vender en nuestro país?

-Sí, aunque falta mucho, mi retiro va a ser en Argentina. Es posible que, con el tiempo, empiece a pasar más semanas en Argentina que en Europa, repartiéndome entre los dos continentes porque yo pertenezco a esos dos mundos. Ya he hecho autos que se han vendido en Argentina y quizás en un futuro Beyonca también llegue a la Argentina. Pero sí, estoy con proyectos propios en Argentina: uno es Green Go, que obviamente hoy, por la coyuntura del país, no se está moviendo (leer más). Pero bueno, sigue latente. Hay vehículos que están desarrollados, que hay que mejorar. Pero, por ahora, está todo un poco en pausa. Después estoy haciendo otro proyecto, que también es personal. Eso más que nada es para darme el gustito: ya lo vamos a anunciar cuando sea el momento. No puedo decir demasiado, por ahora. No me gusta generar expectativas, que después no se concretan por algún motivo u otro.

-¿Es cierto que tenés una colección de Mazda Miata? ¿Qué te gusta del auto, qué ejemplares tenés y qué uso les das a ellos?

-Tengo dos Mazda Miata. No sé si es una "colección", pero uno es un MX-5 NA (que es el que tiene los faritos que se levantan) y el otro es el NB (que es la segunda generación). Los uso todos los días. Uso una semana uno, una semana el otro. Son autos que me gustan mucho, porque tienen una gran personalidad. Uno lo tengo desde hace 20 años, o sea que lo cuido mucho, porque ya es parte de la familia. El otro lo compré hace seis años, porque me gustan los dos. Me hubiera gustado tener toda la colección de generaciones, pero es demasiado: LNA, LNB, LNC, LND, que son las distintas evoluciones, pero sería un lío. Lo que me gusta es que son autos compactos, que que tienen lo que uno necesita y que tienen una gran personalidad. Me gusta la confiabilidad de las marcas japonesas también, sobre todo de esa época. Hoy, obviamente, los autos alcanzaron muy buena calidad, pero en esa época los japoneses construían autos que todavía hoy son muy sólidos. Yo mido un metro ochenta: me siento y el auto es justo para mí. Es como si me calzara un guante. Tiene una potencia justa, le sacás el techo y se lo pones con la mano. Son autos relativamente económicos para el uso y para el mantenimiento. Son muy prácticos, tienen buen baúl, tienen pinta y son divertidos de manejar. No soy de manejar a velocidades extremas, pero el auto me responde cuando se lo pidop. La otra cosa que me gusta es que en las curvas dobla como muy pocos autos, porque no se va de trompa, se va de culo si está mojado, pero lo podés controlar con el acelerador. Me gusta salir de mi casa y ver el auto estacionado en la puerta: saber que me voy a subir a ese auto. Estar tomando un café y mirarlo, qué sé yo. Son autos que me gustan en todo sentido: estética, uso, practicidad, todo. 

Entrevista de C.C.

JUAN-MANUEL-DIAZ2

Juan Manuel Díaz y sus dos amores con ruedas: el Alfa Romeo Mito (izquierda) y el Mazda Miata (derecha).

090CCDD2-CFE6-4B39-BE32-8CD4F16C7B6A

Fotod e archivo: Juan Manuel Díaz (derecha), durante la etepa de diseño del Alfa Romeo 8C.

Galería: Juan Manuel Díaz

Galería: Alfa Romeo Milano

Galería: Beyonca Gran Turismo Opus 1


ADEMÁS

En el Twitter de @DiazJuanManuel

 
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com