Ignacio Menarguez Fuertes fue un soplo de vitalidad, cuando en su rol de estudiante cursó Ergonomía en UADE (Universidad Argentina de la Empresa), dentro de la carrera de Diseño Industrial.

Quien suscribe dicta los rudimentos de esta materia desde hace 35 años, y de un tiempo a esta parte hemos dejado de lado el estudio de herramientas, o de los puestos de trabajo industrial, para centrarnos en las diferentes situaciones y condiciones que se dan dentro de vehículos de transporte de todo tipo. Quienes nos siguen desde Autoblog/Pesadoblog, o ahora en Motor1, han visto, de todo un poco, en los últimos quince años.

Se analizan sus particularidades, especialmente en el transporte público o semipúblico, sea en los puestos de conducción profesional; como en los lugares de circulación, o los sitios para los pasajeros y carga útil. Este análisis y resolución proyectual de posibles soluciones enfrenta a los estudiantes con el universo industrial de los bienes de capital destinados al transporte masivo pesado, para personas y sus pertenencias, a la vez de pintar muy bien situaciones que acontecen dentro de ámbitos laborales, e incumbencias de un piloto o tripulante profesional con grado y el compromiso de proteger a sus pasajeros.

Así hemos visitado junto a los alumnos talleres, fábricas de buses, concesionarios de camiones, o exposiciones, para ver situaciones particulares del transporte, así como analizado las modalidades de transporte más exóticas o raras.

En el caso de Nacho, cuando cursó Ergonomía allá por 2018, el tema era un Hyperloop; un modo de transporte que todavía no alcanzó viabilidad comercial (tal vez nunca lo haga)  que ha quedado en el terreno de la investigación y la especulación, pero que es muy atractivo desde el punto de vista proyectual, ya sea por las velocidades que podría alcanzar, y las formas posibles de ser configurado en su interior.

001 Hyperloop (6)

Omega Hyperloop, nacido en UADE como trabajo práctico de la materia Ergonomía. Ayudaría a abrir puertas a un diseñador argentino en España.

Así todo, su entusiasmo, su investigación, su forma de trabajar y su idea desarrollada, excedieron holgadamente lo que la materia exigía. Su avance y diseño conceptual tenían un sustento más profundo, demostrando su claridad y habilidad para ofrecer alternativas, ricas en contenido y propuesta; paradójicamente algo cada vez más inusual, o escaso, en el universo de los estudiantes de carreras proyectuales y de diseño.

También mostró liderazgo y determinación, algo que se puede leer entre líneas con solo ver su producción. Así que no fue casual que fuera bien calificado y que dejara una huella indisimulable tras su paso por nuestras aulas. Sucedió así también cuando cursó otras materias superiores proyectuales, por lo que dejó una buena impresión y recuerdo entre sus profesores.

La pandemia aceleró los tiempos, Nacho se dedicó a finalizar su carrera de grado, y se alistó para ir a España en pos de continuar estudios superiores en la temática transporte. Ni tiempo de retirar su título de grado tuvo. Finalizó las clases, y al otro día estaba montado en un avión hacia Barcelona.

Hace pocos días, llegó de regreso a Buenos Aires (cuatro años después) a completar el trámite. Desembarcó en la lluviosa y tormentosa ciudad, y rescató su diploma. También tuvo tiempo de reunirse conmigo para planear un ambicioso proyecto que pasaré a contarles, ya que se basa en lo que ha sido su experiencia laboral profesional como diseñador de un tipo de transporte muy especial.

Viaje vertical

Los increíbles sumergibles que produce Triton Submarines, para usos recreativos o de investigación

Su portfolio, armado básicamente con trabajos de facultad, le valió el ingreso como Ingeniero de Diseño en la empresa Triton Submarines.

Gracias a su buena voluntad de colaboración, y a la predisposición de la empresa que lo emplea, un sumergible recreativo será el tema a desarrollar por nuestros estudiantes de la materia Vehículos y Transportes que dictamos en UADE para los estudiantes de Diseño Industrial.

Venimos de hitos muy importantes como el diseño de UTV junto al diseñador José Alegre del estudio DCL ganador con su proyecto Torino del concurso de la ACTC (leer más). También incursionamos en el campo de las aeronaves eléctricas de despegue y aterrizaje vertical con los eVTOL del año pasado, que destacaron en la Expo ITEC Augusto Cicaré en Saladillo en noviembre pasado (ver nota).

La experiencia y flexibilidad temática, de darle a esta materia siempre temas desafiantes, no nos hizo muy difícil llamarlo a Ignacio, y proponerle que cuando viniese a Buenos Aires se acerque a las aulas y nos cuente en vivo su experiencia. Fue fabuloso. Esto se concretó hace pocos días, al inicio del cuatrimestre, y sorprendimos a los alumnos.

Gente en el piso, colmando un aula de UADE. Nacho Menarguez Fuertes contándonos su viaje hacia el diseño de submarinos.
Diseñaremos una parte de un submarino, por lo que Nacho nos introdujo a las complejidades de este oficio.

En las imágenes puede verse el aula colmada (vinieron profesores de otras materias con sus alumnos también) con gente sentada en los pasillos. Nacho estuvo a la altura y entusiasmó con su relato, con sus proyectos, con los productos en los que está trabajando, y con los monumentales datos absolutos que resultan en brutales condicionantes para las estructuras, tecnologías y habitáculos que deben proyectar para que estos submarinos funcionen. El precio que pagan la tecnología y los humanos para adentrarse en las profundidades. Las presiones son descomunales.

La empresa para la que trabaja tiene base en España y en Estados Unidos de Norteamérica, y están en la elite en lo que hace a inmersiones, sea de vehículos recreativos, personales, de investigación, y los sumergibles muy extremos para ultra grandes profundidades: aquellos que descienden a fosas abisales. En números concretos: 10800 metros de profundidad, en la fosa de las Islas Marianas. Los que descendieron ahí se cuentan con los dedos de una mano.

Este sumergible producido por Triton Subs, especializado en ultra grandes profundidades ha descendido varias veces a la Fosa de la Islas Marianas. Su cabina para dos tripulantes es de titanio.

La parte española de este emprendimiento muy joven está dirigida por el ingeniero aeroespacial Hector Salvador (el jefe directo de Nacho). Ese know-how está ahora dirigido a la producción de vehículos que puedan descender “a demanda” a las distintas profundidades a las que se los proyecta, por lo que hay disponible ya una gama de sumergibles que apuntan al siempre peligroso fondo submarino. Todo descansa en la ingeniería, en los tests, en las certificaciones, y en los buenos oficios de quienes los conducen con mano experta hacia los abismos. Cada inmersión es una aventura en sí misma.

Este es el lugar donde nuestro compatriota y colega se desempeña, donde cada paso que se da es nuevo, o registra pocos antecedentes. Diseñan submarinos para dueños directos, o para empresas de exploración. La veta es enorme, ya que el fondo del mar no está cartografiado ni explorado más que en ínfimos porcentajes, por lo que el potencial es ilimitado. Acá es donde Nacho está desarrollando su profesión de diseñador de transportes. Nada mal.

Pasajeros y turismo de profundidades

Para nuestro curso de Vehículos & Transportes nos presentó y describió un submarino llamado DeepView, un sumergible con cabina modular, capaz de llevar a unos 6/30 pasajeros (según el largo elegido) en plan recreativo-didáctico al lecho marino, iluminado por la luz natural en arrecifes, o bajas profundidades.

El primero de estos vehículos desempeña funciones, a demanda, para el Grupo Vinpearl, un conglomerado comercial, industrial, inmobiliario y turístico, que entre otras cosas explota complejos all inclusive en las costas de Vietnam. En esas profundidades hay restos de navíos de transporte que participaron de la larga contienda bélica por la que atravesó ese país, por lo que el submarino recorre las cercanías, en forma confortable y segura, llevando a los turistas dentro de un cilindro de acrílico que permite un muy amplio panorama para visualizar y tomar imágenes. Una experiencia inolvidable.

Con este vehículo como base, analizaremos cómo equipar su interior y caracterizarlo, como ejercicio proyectual para nuestra materia. Los resultados llegarán a mediados de año. Por supuesto, será exclusivo para Motor1 y lo veremos pronto por aquí.

Espacios en las profundidades al alcance de turistas y con fines didácticos. Una verdadera experiencia inmersiva.
El enorme sumergible de 55 toneladas ha sido diseñado y ensamblado en Barcelona. En ese lugar se desarrolla la ingeniería, la mecánica pesada de precisión constructiva, los ensayos y certificaciones.
Submarino al agua. Primer ensayo en puerto. Comienza la vida de un nuevo transporte.
En los pizarrones de UADE comenzamos a analizar su potencial de diseño en relación a interfaces humanas y habitabilidad. Hay un campo enorme.
Y en los verdaderos pizarrones de ITM, a pura tiza dibujamos al sumergible. Buscando la esencia.
Listo para inmersión y alcanzar una experiencia única. Como lo será estudiar su diseño con los alumnos.
En producción. El sumergible puede alcanzar los 100 metros de profundidad transportando turistas. 14 centímetros de pared cilíndrica de acrílico conforman el tubo principal donde viajan los pasajeros. Al frente y atrás, esferas de titanio mantienen consolidado al conjunto y unido al bastidor de gran sección. En la zona superior hay dos escotillas de acceso para pasajeros y tripulantes.
Nacho Menarguez Fuertes cautivó a los afortunados estudiantes de UADE que trabajarán con esta singular modalidad de transporte.
Desde Barcelona estará en permanente conexión con su casa de estudios en Buenos Aires, para que nos acompañe con el seguimiento de diez proyectos estudiantiles de diseño. Los Submarinos de UADE.

Fotogalería -  Diseñando submarinos

Galería: Ignacio Menarguez Diseño Submarinos

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com