Rurales (1), familiares (2), station wagon (3) o break (4). El segmento de los autos de pasajeros con buena capacidad de carga está en extinción en la Argentina, al punto tal que hoy tiene la misma cantidad de nombres para definirlo que modelos disponibles en nuestro mercado. Son apenas cuatro los productos que quedaron a la venta en nuestro país y todos tienen un posicionamiento en precio muy exclusivo: sus precios arrancan en 71.900 dólares.

Como es sabido, las SUVs y Crossovers son los segmentos que más crecieron en variedad y ventas en los últimos años en todo el mundo: son productos que dejan una mayor rentabilidad a las automotrices y cuya tendencia fue validada por los clientes, que están dispuestos a pagar más por una SUV que por una rural o monovolumen (leer "El Caso de la Ford EcoSport").

Los modelos de rurales disponibles aún hoy en la Argentina son los siguientes:


1. Audi A4 Allroad

AUDI-A4-ALLROAD-QUATTRO

Es una familiar basada en la actual generación del A4. La Allroad es una rural del Segmento D (mediano), que fue desarrollada sobre la A4 Avant, que no está disponible en la Argentina. La versión Allroad tiene una estética aventurera y un mayor despeje del suelo (34 mm más que el A4 convencional). Se ofrece en nuestro mercado sólo con el motor 2.0 turbonaftero MildHybrid (250 cv y 370 Nm), combinado con caja automática S-Tronic (siete marchas, doble embrague) y sistema de tracción integral Quattro. Precio de lista: 71.107 dólares (ver nota de lanzamiento).


2. Audi A6 Allroad

Lanzamiento: Audi A6 Allroad Mild-Hybrid

Es la hermana mayor de la A4 Allroad. Sobre la base de la actual generación del A6 Sedán, la A6 Allroad es una rural del Segmento E (grande), que fue desarrollada sobre la A6 Avant, que no está disponible en Argentina. La A6 Allroad tiene una estética aventurera y viene de serie con suspensión neumática de altura variable (que permite un despeje máximo de 184 milímetros). Se ofrece en nuestro mercaado sólo con una combinación mecánica: V6 3.0 turbonaftero MildHybrid (340 cv y 500 Nm), caja automática de doble embrague, siete velocidades (S-Tronic) y tracción integral Quattro. Precio de lista: 143.100 dólares (ver nota de lanzamiento).


3. Subaru Outback

SUBARU-OUTBACK (1)

Los Subaru Legacy Sedán y Legacy Station Wagon hace tiempo que dejaron de venderse en la Argentina, pero al menos sobrevive su clásica versión "aventurera": Outback. Tiene 213 mm de despeje del suelo y se ofrece en nuestro mercado sólo en una configuración mecánica: motor cuatro cilindros Bóxer de 2.5 litros (188 cv y 245 Nm), combinado con caja automática Lineartronic CVT (con siete marchas preprogramadas) y tracción permante en las cuatro ruedas (Symmetrical All Wheel Drive). Precio de lista: 71.900 dólares (leer más).


4. Porsche Taycan Cross Turismo

img_43

Sobre la base del sedán eléctrico Taycan, Porsche comercializa en la Argentina la versión familiar Cross Turismo. Es una rural a baterías y con estética "aventurera", que se ofrece en nuestro mercado con tres configuraciones: 4S Cross Turismo (536 cv y 695 Nm), Turbo Cross Turismo (871 cv y 940 Nm) y Turbo S Cross Turismo (938 cv y 1.110 Nm). Todas tienen tracción en las cuatro ruedas. Precios de lista: entre 419.000 y 561.000 dólares (leer más).


Rurales vs. SUVs

Crítica: Subaru Outback 3.6R AWD

Está claro: los cuatro modelos de rurales que sobreviven en la Argentina lo hicieron apelando a la propuesta "aventurera", impulsada en nuestro mercado por las primeras Subaru Station Wagon de los años '80, que fueron pioneras en el uso de doble tracción para un vehículo familiar. El mayor despeje del suelo, la doble tracción y guiños estéticos a los crossovers (barras en el techo, protecciones negras en los guardabarros y apliques plásticos bajo el spoiler delantero, en los laterales y en el difusor trasero) son la fórmula que encontraron para resistir contra el avance de las SUVs.

Ya no quedan rurales convencionales en la Argentina, como alguna vez fueron las VW Golf/Vento Variant, Fiat Palio Weekend o VW Suran, sólo por poner los ejemplos más cercanos.

Las rurales tienen virtudes con las que ni podrían soñar las SUVs: un mejor comportamiento dinámico (debido a su centro de gravedad más bajo), un espacio de carga más amplio (ningún baúl de SUV se acerca al volumen de una rural) y un mejor coeficiente aerodinámico (logran un menor consumo de combustible y menor ruido de viento).

Estás cuatro rurales supervivientes incluso tienen características que desactivan los clásicos argumentos de quienes dicen comprar una SUV “por practicidad”: las cuatro tienen mayor despeje del suelo para circular por calles en mal estado (las A6 y Taycan tienen hasta suspensión regulable en altura), tienen una posición de manejo más elevada (lo que facilita la visibilidad y el acceso al habitáculo) y todas tienen tracción integral (algo que ofrecen cada vez menos SUVs).

¿Las SUVs son una moda? No tanto. Son un fenómeno comercial que las propias automotrices impulsan por los mayores márgenes de rentabilidad que ofrece este segmento. Por eso, cada vez veremos más SUVs y menos rurales o monovolúmenes en nuestro mercado. No importa si te encantan las rurales: las automotrices van a preferir que compres una SUV, porque son un mejor negocio para la empresa. Sin embargo, falta un eslabón en la cadena: son un éxito en ventas porque la gran mayoría de los consumidores validan esa ecuación cada vez que aceptan comprar una SUV. Así de simple.

Cuando surgen fenómenos de este tipo en el mundo de los autos recuerdo siempre una de las frases más célebres de Alejandro Furas, director general de LatinNCAP: “El negocio de las automotrices, al menos en Latinoamérica, no es vender autos. Es girar utilidades a sus casas matrices para que puedan pagar mejores dividendos a sus accionistas”.

Rentabilidad y utilidades: ese es el combustible que alimenta -al menos en la Argentina- a la llamada "moda de las SUVs".

C.C.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com