La viajera norteamericana Melissa Orth sufrió el robo de su moto en Mendoza. Orth recorría el continente americano con rumbo a Ushuaia y fue sorprendida por el hurto de su Honda en la puerta del hotel donde se hospedaba.

La motociclista dejó este mensaje para todos los que seguían su travesía.

"¡Con el corazón roto comparto mi querida Honda ha sido robada! He llegado tan lejos, aproximadamente 18.000 kilómetros de Medellín para interrumpir mi sueño de llegar a Ushuaia en motocicleta. Para cualquiera que me haya hablado sobre este viaje, ha sido más un objetivo de vida y un compromiso que unas largas vacaciones. He pasado deslizamientos de tierra, sobreviví a tormentas de granizo y temperaturas heladas y lluvia, rectificé problemas mecánicos, y rectificé mi motocicleta yo solo cuando fui herido en medio del desierto entre Uyuni y la frontera de Chile. También he llorado por los hermosos paisajes y he conocido gente increíble y he disfrutado casi cada segundo. Volver a subirme a la moto siempre ha sido una liberación para mí.

"Estoy en mi último mes de un viaje de un año y realmente me sentí como si los grandes obstáculos estuvieran detrás de mí. Tal vez ingenuamente, sentí que sería un viaje tranquilo, ya que llegaría a Ushuaia en solo tres semanas, finalmente sin parar a vagar, solo maneja y disfruta del viaje. Después de largos altiplanos y desiertos y altas elevaciones, sabía que el sur de Chile y Argentina era una especie de recompensa. Y estoy llorando mientras escribo esto porque me imagino manejar a través de pinos, y campos de flores con montañas cubiertas de nieve de la Patagonia y los Andes mágicos en sus vistas más impresionantes. Finalmente, llegaba al 'Fin de Mundo' en mi moto sabiendo que conquisté algunas cosas bastante salvajes, que lo hice sola, cuando todos me dijeron que era peligroso que una mujer hiciera esto sola. Y diciéndome que estaba loca por hacerlo.

Ahora mismo estoy de luto por la pérdida de la Honda y la futura venta de ella como cobertura de seguridad para volver a Estados Unidos y empezar de nuevo. Estoy haciendo planes de contingencia. Quiero abandonar el resto de mi viaje e ir a surfear en Brasil y volar a casa. Pero me estoy dando cuenta de que tengo que terminar lo que empecé. De alguna manera, de alguna manera. Estoy pensando en comprar una moto pequeña o incluso comprar una bicicleta. Estoy trabajando con la Policía para intentar recuperar la moto y me estoy poniendo en contacto con todas las estaciones de noticias de Mendoza y Argentina para difundir la noticia. Gracias a todos los que me han apoyado y seguido un viaje hasta ahora. Les daré todas las actualizaciones. ¡Crucen los dedos por mí!"

Hay más información en la galería de fotos, el posteo de Instagram y la nota del sitio Infobae, acá abajo.

Galería: Melissa Orth


ADEMÁS

En el Instagram de @_LoveHandle

 

Motos / Honda

Ocultar comunicado de prensa Leer comunicado de prensa

Nota de Infobae

Una joven de EEUU recorría Sudamérica en su moto, llegó a Mendoza y se la robaron: “Estoy de luto”

Por Miguel Prieto Toledo

“Con el corazón roto, les comparto que me robaron mi querida Honda. He llegado hasta aquí, aproximadamente a 18.000 kilómetros desde Medellín para ver interrumpido mi sueño de llegar a Ushuaia en moto”. Este sentido lamento es de Melissa Orth, una joven de Estados Unidos de 29 años que sufrió en la ciudad de Mendoza el robo de la motocicleta con la que recorrió durante más de un año casi toda Sudamérica. Ofrece una recompensa para el que aporte datos que permitan recuperar el vehículo.

Según quedó registrado por una cámara de seguridad, el hecho ocurrió el pasado 4 de febrero, a las 3.24 de la madrugada, en la puerta del hotel en el que se alojaba la viajera, ubicado sobre la calle Julio Argentino Roca, entre Boulogne Sur Mer y Paso de Los Andes, a escasos metros del Parque San Martín.

“Para cualquiera que me haya hablado de este viaje, ha sido más una meta de vida y un compromiso que unas largas vacaciones”, dijo Melissa, quien está próxima a cumplir 30 años y arrancó su aventura en Colombia en enero del año pasado, después de pasar cuatro meses en aquel país como una simple mochilera. Allí fue donde compró la moto -por consejo de un amigo- que hoy busca desesperadamente para completar su sueño.

De acuerdo con las imágenes de la grabación, dos motochorros aprovecharon la soledad de cuadra a esa hora, se acercaron a la moto Honda XRE 300 que estaba estacionada en la entrada del hospedaje y se la llevaron con total impunidad. La moto estaba equipada con un rastreador y proporcionó una ubicación en Luján de Cuyo, pero por ahora no pudo ser recuperada. Incluso la víctima se acercó con la Policía hasta el lugar donde podría estar el vehículo pero no tuvo novedades.

En diálogo con Infobae, Melissa contó que viajó a Santiago de Chile para comprar otra moto. En esta oportunidad es una Honda XRE 190, un vehículo más chico del que tenía, pero que le alcanza para finalizar el viaje. Tuvo que pagar unos 2000 dólares que no tenía presupuestados, pero no tuvo otra opción. “Me siento muy triste pero creo que cuando esté de vuelta en mi camino, se me va a pasar la angustia”, dijo Orth.

La viajera llegó a Argentina el pasado 19 de diciembre. Antes del robo, recorrió varias provincias del norte argentino y cuando estaba por salir para Ushuaia, le sacaron la motocicleta. “Estaba con las maletas y todo armado”, reveló un breve diálogo con este medio desde la capital chilena. Dijo que ahora recorrerá parte de territorio chileno, acampará en Puerto Montt porque los hospedajes en el país trasandino son muy caros y luego cruzará a la Argentina nuevamente, a la altura de El Chaltén, para luego conquistar su objetivo.

“Quiero llegar el día de mi cumpleaños”, expresó Orth, quien remarcó que durante los miles de kilómetros que recorrió nunca tuvo un episodio de inseguridad. Además, sostuvo que no cree que sea completamente imposible recuperar la moto, aunque admitió que es poco probable que ocurra. Reveló también que una vez que llegue al extremo sur argentino, piensa vender la moto que hoy compró en Chile. El motivo: con ese dinero comprará un pasaje que le permita volver a Estados Unidos.

“Hace ya varios días que no tengo novedades de la moto ni de la Policía”, agregó.

“Pasé deslizamientos de tierra, sobreviví tormentas de granizo, temperaturas gélidas y lluvia; solucioné problemas mecánicos y enderecé mi motocicleta yo sola cuando me lesioné en medio del desierto entre Uyuni y la frontera de Chile. También lloré ante los hermosos paisajes, conocí gente increíble y disfruté casi cada segundo. Volver a subirme a la moto siempre ha sido una liberación para mí”, escribió la mujer en Instagram para dar cuenta que pese a todas las adversidades que sorteó, no pudo ante la inseguridad en suelo argentino.

De acuerdo con su relato, Melissa estaba en el último mes de viaje. De acuerdo con sus cálculos, está a unas tres semanas de llegar a Ushuaia y conocer “el fin del mundo”. Al llegar a Argentina, la motociclista -residente en la ciudad de Denver- supuso que lo más difícil había quedado atrás. Nunca imaginó lo que iba a ocurrir.

“Realmente sentí como si los grandes obstáculos hubieran quedado atrás. Tal vez ingenuamente sentí que todo sería viento en popa, ya que llegaría a Ushuaia en solo tres semanas, finalmente, sin detenerme; sólo viajar y disfrutar el viaje”, añadió. Pese a sus ganas, por momentos se sintió abatida y sin ganas de seguir adelante, pero algo en su interior la motivó a continuar el camino a pesar de que está sola. De hecho, creó una página en Go Fund Me para recibir donaciones que le ayuden a completar la travesía.

“En este momento estoy de luto por la pérdida de mi Honda y su futura venta como mi plan de contingencia para regresar a Estados Unidos y empezar de nuevo. Me gustaría abandonar el resto de mi viaje e ir a surfear a Brasil y volar a casa. Pero me estoy dando cuenta de que tengo que terminar lo que comencé”, dijo Melissa.

Sus expectativas por llegar al sur del continente eran altas. De hecho lo siguen siendo pese a todo. “Después de largos altiplanos, desiertos y grandes elevaciones, supuse que el sur de Chile y Argentina era una especie de recompensa. Ahora estoy llorando mientras escribo esto porque me imagino cabalgando entre pinos y campos de flores con montañas nevadas de la Patagonia y los mágicos Andes en sus vistas más impresionantes”, sostuvo.

“Cuando todos me decían que era peligroso que una mujer hiciera esto sola y me decían que estaba loca por hacerlo, de alguna manera lo voy a hacer”, concluyó en su diálogo con este medio.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com