Desde París (Francia) - A principios de este año, la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente publicó un estudio que demostraba que las SUVs y otros vehículos ocupan cada vez más espacio y desplazan cada vez más kilos de peso sobre las calles, rutas y estacionamientos de la Unión Europea (leer informe). No es sólo un tema de contaminación por las emisiones de sus motores: los vehículos más grandotes y pesados también consumen más neumáticos, congestionan más el tránsito y someten a un mayor desgaste el pavimento sobre el que circulan. Así nació un movimiento encabezado por París, la capital de Francia, donde comenzaron a surgir iniciativas para pedirle a las automotrices que "pongan a dieta" a sus vehículos.

La forma de exigirlo se convirtió en un referendum donde los parisinos votaron ayer por penalizar a los vehículos más pesados: a partir de ahora, los "mastodontes" pagarán hasta el triple las tarifas de estacionamiento.

La costo de estacionamiento para los vehículos más pesados será de 18 euros por hora en el centro de París (contra los 6 euros que paga el resto de los autos) y 12 euros en los suburbios de la "Ciudad Luz" (contra 4 euros del resto). Estos cambios no afectarán a los  estacionamientos privados de áreas residenciales.

Si bien la medida afecta a vehículos de combustión interna, híbridos y eléctricos, se estableció una escala para diferenciarlos. Los autos de combustión interna e híbridos pagarán la "tarifa pesados" cuando estén homologados con más de 1.600 kilos en orden de marcha. El límite para los 100% eléctricos (BEV) rige a partir de los 2.000 kilos. El motivo de la diferencia es que los BEV no emiten gases contaminantes en su desplazamiento, aunque están penalizados por el enorme peso de sus baterías.

La medida establecerá una excepción para los discapacitados, taxistas, personal sanitario y residentes de Paris que cuenten con estacionamiento propio.

Cabe señalar que, a pesar de que el resultado del referendum es considerado válido, la votación generó poco interés entre los ciudadanos: ayer apenas votó el 5.7% del padrón electoral, unas 78 mil personas sobre un total de 1.3 millones de habilitados. El resultado fue de 54.5% a favor de la iniciativa de penalizar a los autos pesados. La medida entrará en vigencia en septiembre de 2024. Se estima que la medida tendrá impacto sobre el 10% de los vehículos que todos los días entran y salen de París.

Existe expectativa acerca de la posibilidad de que otras ciudades europeas adopten las mismas medidas de París. ¿Afectará esto a la moda de las grandes SUVs y otros vehículos particulares de gran peso? Parece poco probable, pero hace un año un informe exclusivo de Motor1 mencionaba al peso como una de las amenazas para el avance de las SUVs en su dominio entre las siluetas más populares del mercado global de vehículos (ver informe acá).

Recordemos que el año pasado París también picó en punta al prohibir el alquiler de monopatines eléctricos. Los pequeños scooters eléctricos se habían convertido en un peligro en la ciudad, con usuarios que circulaban por las veredas, de contramano y provocando accidentes con peatones y otros vehículos.

SUV2

"Las tendencias que amenazan al boom de las SUVs". El informe de Juan Felipe Munoz está publicado acá.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com