Desde Mendoza - Verano. Mes de las fiestas y vacaciones. De chicos esperábamos todo el año la llegada de esta época del año. Algunos contaban con la dicha de la pileta propia y otros con que sus amigos con pileta se acordaran de uno, pero sobre todo. Uno esperaba la llegada del verano por la Navidad, escribir la carta pidiendo sus regalos y esperando que en la medianoche del 25 uno de esos apareciera debajo del árbol. En la vida adulta, uno llega al verano harto, cansado, anhelando de otra manera las vacaciones, y con una mezcla de sensaciones acerca de las fiestas, las reuniones de fin de año y demás. Uno ya está lejos de escribir la carta a Papá Noel, y si se encuentra con medias, hasta se alegra.

¿Qué tendrá que ver esto con Motor1 Argentina y el vehículo del título, no? Bueno, yo este año creí que me había portado bien y lo había corroborado con el regalo por parte de Ducati, asistiendo al DRE Road Academy, que pueden leer acá. Pero al mejor modo Steve Jobs, hubo “one more thing”, y la gente de Royal Enfield puso en mis manos las llaves de mi moto favorita del lineup: la Interceptor 650, para que usara y probara durante una semana, pero con un detalle. Como las fiestas las pasaría en la provincia de Mendoza, dándole una sorpresa a mi madre -recientemente mudada a dichos pagos-, el préstamo sería fuera de Buenos Aires, convirtiéndose en mi móvil durante dicha semana, gracias a la gente de Royal Enfield Cuyo.

Es una moto que siempre consideré “mejor sonido por menos de 10 mil dólares”, con mucha onda, y posiblemente la moto más elegida para The Distinguished Gentleman’s Ride Buenos Aires desde su lanzamiento, no sólo aquí sino que en muchas partes del mundo. Inspirada claramente en un clásico inglés para “llegar a las masas”. La Interceptor le dio a Royal Enfield la masividad, ya que todos conocemos a alguien que tiene o tuvo una 650. Y el motor 650 le dio a Royal Enfield una plataforma incansable: Cafe Racer con la Continental, Roadster con la Interceptor Cruiser con la Super Meteor lanzada el año pasado. Incluso saben la gran base que es para la customización, tanto que decidieron meterse ellos mismos con una versión Bobber, llamada Shotgun y presentada globalmente en diciembre pasado, que llegará seguramente en 2024 a nuestro país. Además se viene la futura versión Scrambler de la 650, la cual personalmente espero ansioso.

A diferencia de la Interceptor 650 lanzada allá por 2018, la unidad en cuestión se trata de la versión 2023 del modelo Twin de la marca, que sigue equipada con el agraciado motor bicilíndrico de 648cc, pero ahora cuenta con algunos updates, entre ellos el nuevo color llamado Barcelona Blue. Tiene un precio sugerido de 9.599 "dólares Grupo Simpa” (ver definición). La reseña más sobria por los caminos del vino se publicará la próxima semana.

P.B.

Galería: En el garage de Motor1: Royal Enfield Interceptor 650

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com