En los últimos días de diciembre, una comitiva de Adefa (la asociación que agrupa a 13 fabricantes de autos de Argentina) se reunió con Pablo Lavigne, el secretario de Comercio del nuevo presidente argentino, Javier Milei.

Según pudo reconstruir Motor1, por parte de declaraciones oficiales de Adefa y CEOs de las principales marcas de autos de Argentina, Lavigne reconoció los problemas que causan los impuestos internos en el mercado automotor argentino, con distorsiones de precios, sobreprecios y desabastecimiento de vehículos hasta llegar a situaciones insólitas: en diciembre, los autos de pasajeros más populares y vendidos de la Argentina, como el Fiat Cronos y el Peugeot 208, comenzaron a tributar el mal llamado "impuesto al lujo" (ver nota).

En medio de la euforia tras esa "reunión muy positiva" con Lavigne, Adefa cometió un error que le está costando carísimo a todo el mercado automotor argentino. Esta es la historia de "un tiro en el pie".


1. Error de comunicación

Al día de hoy, jueves 11 de enero, ningún funcionario del Gobierno de Javier Milei -ya sea Lavigne o voceros de otras áreas- anunciaron de manera oficial que se vayan a realizar cambios en los impuestos internos a los autos. Este gravamen no figura en ninguno de los cientos de proyectos que el nuevo Presidente envió al Congreso ni en los Decretos de Necesidad y Urgencia que ya firmó.

Hasta el momento, la única fuente de información que habló de manera oficial y "on the record" sobre la reunión con Lavigne fue Adefa: la modificación "está en el circuito de firmas" del Poder Ejecutivo, dijo la entidad automotriz en un stament oficial obtenido ayer por Motor1 Argentina.

Es lógico y comprensible. En los gobiernos de Cristina Kichner, Mauricio Macri y Alberto Fernández, cada vez que se realizaron cambios en los impuestos internos siempre hubo demoras entre el anuncio y la implementación. El problema, como se dijo, es que nadie en el Gobierno de Milei aún habló sobre este tema de manera oficial.

El error de comunicación que cometieron los enviados de Adefa tras la "reunión muy positiva" con Lavigne, en los últimos días de diciembre, fue difundir el resultado del encuentro como una decisión inminente de cambios en los impuestos. Los enviados de Adefa se lo informaron a las automotrices que integran esta asociación. Las marcas de autos se lo comunicaron a sus concesionarios y la noticia no tardó en llegar a la prensa y los consumidores. Incluso algunos CEOs aventuraron promesas comerciales: "Cuando se eliminen los impuestos internos bajarán los precios de los 0km".


2. Un "tiro en el pie"

El efecto cascada que generó ese error de comunicación de Adefa paralizó por completo el mercado de autos en la Argentina. Entre los últimos días de diciembre y lo que va de enero las marcas de autos sólo informaron precios y concretaron ventas en su gama de vehículos utilitarios (furgones, pick-ups y vehículos pesados), que están exentos de este gravamen.

En lo que va del 2024 no se publicaron listas de precios para autos de pasajeros porque todas las marcas y concesionarios están esperando los cambios en los impuestos internos que difundió Adefa, pero que el Gobierno aún no confirmó.

Por supuesto, y con toda lógica, en medio de promesas de baja en los precios, los consumidores decidieron postergar las compras de vehículos. Enero es, históricamente, el mes que registra el mayor número de patentamientos de autos en la Argentina. Las cifras de los primeros días del año arrancaron con una caída brutal: -44% con respecto a los mismos días de enero de 2023.

En los concesionarios de autos están furiosos por el manejo de esta noticia, a la que definieron como "un tiro en el pie": "Si decís que van a bajar los impuestos y van a bajar los precios, es obvio que nadie va a comprar un auto hasta que eso ocurra. En las primeras dos semanas de enero entraron apenas diez personas al concesionario y cinco fueron para pedirnos prestado el baño", graficó con humor a prueba de crisis un dealer histórico del barrio porteño de Caballito.


3. Palabras de CEOs

En las conferencias de prensa que las automotrices están realizando esta semana en Cariló, para anunciar sus novedades de productos para el 2024 (ver notas), Motor1 Argentina preguntó a los principales ejecutivos de las marcas de autos que integran Adefa acerca de la manera en que se enteraron de la noticia sobre los cambios en los impuestos internos: Ricardo Flammini (Nissan), Pablo Sibilla (Renault) y Víctor Pruvost (Honda) coincidieron en señalar como la fuente de información a los enviados de Adefa que se reunieron con Lavigne. Ninguna de estas marcas está realizando gestiones con el Gobierno de Milei por cuenta propia, debido a que "históricamente estas conversaciones se delegaron a las comitivas de Adefa que mantienen conversaciones periódicas con el Poder Ejecutivo".

Al mismo tiempo, todos reconocen que el mercado de venta de autos 0km está paralizado desde que Adefa dio por hecho un cambio impositivo que está demorando en concretarse: "Todos los días miramos el Boletín Oficial, pero el cambio en los impuestos internos aún no se publicó. Y no podemos confeccionar nuevas listas de precios hasta que esos cambios no se publiquen", dicen en las marcas.

Esa es una verdad relativa. Hoy los impuestos internos siguen vigentes en la Argentina, aunque con la última escala que implementaron Alberto Fernández y Sergio Massa, antes de irse de la Casa Rosada. Todos coinciden en que ese decreto fue una "bomba de tiempo" programada para que estalle -junto a la inflación- con el escenario insólito de que un Cronos y un 208 paguen impuestos como si fueran "autos de lujo".


4. ¿Hasta cuándo?

¿Hasta cuándo seguirá esta parálisis del mercado automotor argentino, por esta serie de malentendidos? La respuesta de los CEOs es: "Hasta que se publique la modificación en los impuestos internos en el Boletín Oficial". ¿Y tienen un Plan B, en caso de que el Gobierno decida no modificarlos y mantener el esquema actual? "No, confiamos en las gestiones que viene realizando Adefa con el Gobierno".

Lo cierto es que, al día de hoy, la modificación en los impuestos internos sigue sin aparecer en el Boletín Oficial. Podría publicarse mañana viernes, en una edición especial del fin de semana, podría salir el lunes, el martes o -el escenario más temido- nunca. Esa sería la peor de las situaciones, porque las marcas que prometieron que bajarían los precios de los autos tendrían que salir a explicar cómo se generó semejante entuerto que paralizó las ventas en todo el país. ¿Quién en su sano juicio compraría un 0km ante tanta incertidumbre con los precios? Los ingresos que hoy tienen las marcas de autos de pasajeros -recordemos que los vehículos comerciales están exentos de este impuesto- son sólo de las cuotas que están obligados a serguir pagando -aún sin precios de lista firmes- las personas que quedaron atrapadas en los "planes de ahorro" (ver nota aparte).


5. ¿Qué es el Impuesto Interno?

El Impuesto Interno es un gravamen que se cobra en muchos países del mundo para penalizar bienes suntuosos o desalentar el consumo de productos que afectan a la salud. Es decir: objetos de lujo, tabaco o alcohol. En la Argentina lo pagan los autos de lujo desde hace 23 años, pero en 2014 el gravamen fue modificado por el gobierno de Cristina Kirchner y Axel Kicillof, para frenar la importación de autos, evitar la salida de dólares y con la promesa de "proteger a la industria argentina".

Es un impuesto que no pagan los vehículos comerciales, como las pick-ups y furgones, por estar considerados "herramientas de trabajo". Esta exención incluye también a las pick-ups más equipadas y potentes, que desde 2014 impulsaron el boom de ventas de chatas que se vive en la Argentina, en detrimento de sedanes, hatchbacks y SUVs, que sí deben pagar impuestos internos.

Sin embargo, este mal llamado "impuesto al lujo" hoy afecta a todos los autos de pasajeros de fabricación nacional, como los Fiat Cronos, Peugeot 208, Chevrolet Tracker y Toyota SW4, entre muchos otros.


6. ¿Qué es Adefa?

La Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) agrupa a los 13 principales fabricantes de autos de la Argentina. Su objetivo es negociar de manera conjunta -"hacer lobby"- ante Gobiernos y otros organismos para transmitir los pedidos y necesidades de esas empresas. Las automotrices que hoy integran Adefa son: FCA Automobiles Argentina S.A. (Abarth, Fiat, Jeep y Ram), Ford Argentina S.C.A. (Ford), General Motors de Argentina S.R.L. (Chevrolet), Honda Motor de Argentina S.A. (Honda), Iveco Argentina S.A. (Iveco), Mercedes-Benz Argentina S.A. (autos y vans Mercedes-Benz), Mercedes-Benz Camiones y Buses S.A.U. (camiones y buses Mercedes-Benz), Nissan Argentina S.A. (Nissan), PSA Peugeot Citroën Argentina S.A. (Citroën, Ds y Peugeot), Renault Argentina S.A. (Renault), Scania Argentina S.A. (camiones y buses Scania), Toyota Argentina S.A. (Hino, Lexus y Toyota) y Volkswagen Argentina S.A. (Audi, Volkswagen Autos y Volkswagen Camiones y Buses).

Adefa está gobernada por una conducción política (que se renueva todos los años) y otra ejecutiva (el "staff permanente"). La dirección ejecutiva hoy está integrada por Martín Zuppi (FCA), Martín Galdeano (Ford), Pablo Sibilla (Renault) y César Luis Ramírez Rojas (Scania). La dirección ejecutiva está encabezada por Fernando Rodríguez Canedo, quien está al frente de un equipo de técnicos, administrativos y lobbistas.

Estos lobbistas de Adefa -que en el pasado impulsaron prórrogas en las normativas para evitar que los autos vendidos en Argentina sean más seguros- hoy se desvelan por la madrugada a la espera de ver publicada una noticia que ya lleva tres semanas de demora en el Boletín Oficial.

C.C.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com