Los propietarios de los modelos de Volkswagen más modernos en Brasil están sufriendo una ola de robos inédita: los ladrones remueven el emblema de la parrilla frontal y se llevan el radar del sistema ADAS, de asistencias a la conducción.

Los afanos afectan, en su mayoría, a los propietarios del modelo Nivus, pero también hay denuncias de dueños de otros Volkswagen que también cuentan con este sistema, como T-Cross y Taos. Ante la oleada delictiva, Volkswagen Brasil salió a advertir sobre algunas "soluciones caseras" que están implementando los usuarios, para evitar estos choreos.

El radar frontal de modelos como el Nivus es el principal sensor que permite utilizar el sistema de Control de Crucero Adaptativo y otras asistencias a la conducción de los Volkswagen más modernos. La reposición de este radar tiene un costo de 2.500 dólares en Brasil: esto incluye el costo del repuesto, del emblema, la mano de obra y la recalibración del sistema.

El elevado costo de este repuesto habría alentado la creación de un "mercado negro", donde los delincuentes salen a la cacería de radares en buenas condiciones para reparar vehículos siniestrados (o que sufrieron otros robos).

Esta modalidad delictiva no es exclusiva de Brasil. En Europa se registraron casos similares en diferentes modelos y la solución de marcas como Audi, Porsche y Mercedes-Benz fue ofrecer el repuesto de manera gratuita, para desactivar ese "mercado negro".

En Brasil, la primera decisión que tomó Volkswagen hasta el momento fue advertir y desalentar las medidas de seguridad caseras que están implementando algunos usuarios: están aplicando pegamentos plásticos y precintos de metal en los radares, para dificultar su robo.

La marca alertó que estos agregados pueden afectar el funcionamiento del radar o anular el sistema por completo. El radar no se usa sólo para el Control de Crucero Adaptativo. También forma parte del paquete de sensores que aportan información sobre las condiciones del tránsito para dispositivos de seguridad como el Alerta de Riesgo de Colisión y el Frenado Autónomo de Emergencia.

Volkswagen Brasil implementó una respuesta automática para los usuarios que fueron víctimas de estos robos. El mensaje que reciben quienes se quejan ante la marca dice lo siguiente:

"Agradecemos su mensaje. Lamentamos la situación por la que ha pasado, pero nos gustaría señalar que el robo es un asunto de seguridad pública y debe ser tratado de forma prioritaria por las autoridades pertinentes. Nos gustaría informar que no se trata de un fallo del producto, sino de un agente externo, por lo que no podremos ayudarlo en la forma que nos ha solicitado. Quedamos a su disposición. Atentamente, Volkswagen do Brasil".

Al mismo tiempo, la marca distribuyó una circular interna entre sus concesionarios oficiales, con recomendaciones sobre cómo actuar ante estos casos:

"Hemos observados en las redes sociales contenidos como la aplicación de adhesivos o la colocación de precintos para intentar evitar el robo del radar frontal del Control de Crucero Adaptativo en algunos modelos de VW. Esos procedimientos nos son recomendados porque no fueron testeados y pueden obstruir el funcionamiento del radar, lo que puede causar un desempeño inadecuado y frenadas inesperadas, con el consiguiente riesgo de accidente".

VW-ACC-NIVUS-BRASIL4

El radar frontal se utiliza para medir la distancia con otros vehículos u objetos del camino. Esa información es utilizada por dispositivos de asistencia a la conducción (ADAS) como el Control de Crucero Adaptativo, el Frenado Autónomo de Emergencia y el Alerta de Riesgo de Colisión.

VW-ACC-NIVUS-BRASIL3

Algunos usuarios en Brasil están instalando precintos de seguridad para evitar robos, con el riesgo de bloquear o afectar el funcionamiento del radar.

VW-ACC-NIVUS-BRASIL2

La circular de advertencia que VW Brasil distribuyó entre sus concesionarios acerca de este caso.

Recall / Volkswagen

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com