El nuevo ministro de Economía, Luis Caputo, presentó ayer el "Paquete de Urgencia Económica" del flamante presidente argentino, Javier Milei. Son una serie de medidas que impactarán de manera directa en el mercado automotor local, entre muchos otros sectores del país (ver todos los anuncios).

La reacción de los empresarios del sector fue dispar. Recordemos que las marcas de autos que se venden en la Argentina se dividen en dos grandes grupos: importadores (representantes de marcas extranjeras, que no tienen fábricas en el país) y terminales (marcas con plantas, que producen para el mercado local, pero también exportan e importan autos terminados, además de piezas para fabricación en el país).

* Importadores: Las marcas sin fábrica en el país celebraron la eliminación de los permisos de importación (SIRAs), que se utilizaron estos años para bloquear y limitar el ingreso de vehículos al país. Sin embargo, están expectantes por los anuncios de impuestos más altos (como el incremento del llamado "PAIS", aún sin alícuota confirmada) y la fuerte devaluación del peso ante el llamado "dólar oficial", que empujará a todos los vehículos a tributar los impuestos internos. "Antes teníamos compradores, pero no autos. Ahora tendremos autos, ¿pero quedarán compradores en pie después de este ajuste?", grafican.


Terminales en alerta

Las terminales automotrices, en cambio, se declararon en alerta ante una serie de medidas que consideran que afectará al sector. Entre anoche y esta mañana, Motor1 Argentina dialogó con diferentes ejecutivos de las fábricas agrupadas en Adefa, quienes plantearon sus peores temores tras los anuncios de Luis Caputo.

Los fabricantes se mostraron frustrados porque no se escucharon ninguno de los reclamos que el lunes le plantearon a la canciller Diana Mondino (leer acá). Por ese motivo, los empresarios que hablan con la prensa, por el momento, no quieren ser mencionados ante la falta de definiciones de varios aspectos del paquete de medidas.

Este diálogo es una síntesis de varias conversaciones con diferentes empresarios del sector.

-¿Cómo impactarán los anuncios de Luis Caputo en la industria automotriz argentina?

-Mal, hay mucha preocupación. Los derechos a la exportación no entorpecen el desarrollo argentino. Directamente matarán a la industria. El último ministro que puso derechos a la exportación provisorios de bienes industrializados fue Dante Sica, durante el último año del Gobierno de Mauricio Macri. Y aún están vigentes.

-¿De qué manera afectará esto a los autos fabricados en la Argentina?

-Los autos que exportemos serán más caros en los países de destino. Nuestros clientes en otros mercados no van a querer absorber el 15% de aumento del "costo argentino". Estamos hablando de un alícuota que supera el margen que gana el vendedor. Nuestros mercados de exportación podrían decidir comprarles a otros países más competitivos y que vendan productos similares, pero más baratos.

-¿Por qué entonces Caputo tomó esa medida?

-No lo sabemos. Poner ese impuesto es desconocer la falta de competitividad de la Argentina. De todas las medidas anunciadas anoche, esa es la más inentendible de todas.

-¿La eliminación de las SIRA no es una buena medida?

-Sí, aunque aún no se sabe cuándo se implementará el cambio. El sistema de la Aduana sigue sin procesar pedidos de importación de piezas desde el lunes. Ya hay plantas con varias líneas de producción de vehículos paradas y con operarios suspendidos.

-¿De cuánto será el impacto del Impuesto PAIS?

-No se informó. Se habla del 17.5%. Si a eso le sumamos la devaluación del peso, todos los autos del mercado pasarán a tributar impuestos internos. Entendemos que ese impuesto se tiene que actualizar o eliminar, siempre fue muy distorsivo para los precios de los autos.

-¿Qué pasará con la deuda acumulada por las terminales y autopartistas con el exterior?

-Sigue sin solucionarse. Dicen que hoy habría anuncios sobre el tema. No sabemos si a esa deuda le aplicarán algún impuesto. No deberían, porque sería algo retroactivo e inconstitucional. Sin embargo, ya tenemos a nuestros equipos de Legales estudiando ese tema. Se les vendría encima un tsunami de pedidos de amparo, porque ya hay informes que respaldan la inconstitucionalidad en caso de aplicar impuestos retroactivos.

-¿No sacan nada en positivo de los anuncios de Caputo?

-Entendemos que son medidas de ajuste que tenían que tomar. La devaluación del peso era inevitable. Eliminar las SIRA termina con el franeleo de cada semana, para conseguir la aprobación de importaciones. Pero lo más grave son los derechos de exportación: es matar al desarrollo y a la industria argentina.

C.C.


ADEMÁS

En el Twitter de @Motor1Argentina

 
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com