El nuevo presidente argentino Javier Milei asumió ayer como Jefe de Estado y en sus desplazamientos utilizó dos vehículos diferentes. Antes de jurar al frente del Poder Ejecutivo nacional, viajó desde el Hotel Libertador hasta el Congreso de la Nación en una Touareg V6 TDi prestada por Volkswagen Argentina (ver nota). Y ya como presidente en ejercicio se desplazó desde el Congreso hasta la Casa Rosada en un Mercedes-Benz CLK 430 Convertible (ver nota).

Hace una semana, Motor1 Argentina fue el primer medio en informar los problemas de movilidad a los que se enfrentaba los responsables de la ceremonia de asunción. Mileí quería desfilar en un auto descapotable -como un homenaje al Mazda MX5 Miata de su primer acto de campaña, ver nota-, pero el Museo del Bicentenario bloqueó el acceso al histórico Cadillac Presidencial: ese auto fue restaurado por completo en 2017, pero pasó los últimos cuatro años sin mantenimiento. Cuando el mismo grupo de restauradores se ofreció a poner el auto en condiciones para el 10 de diciembre, la directora del museo Andrea Rabollini se negó con la siguiente excusa: "Tiene la VTV vencida. No puede circular".

Al encontrarse con la falta de voluntad política de Rabollini -hermana de Karina, ex candidata a Primera Dama en 2015-, la nueva canciller Diana Mondino y la Casa Militar se pusieron en campaña para encontrar otros vehículos.

Mondino le pidió a la asociación de fabricantes de autos (Adefa) un vehículo de la flota interna de las diferentes automotrices: Volkswagen Argentina prestó una Touareg V6 y cuatro Taos 250 TSi para el primer tramo de Milei y su comitiva.


Dos CLK, no uno

TOMAS-BORD-CLK-1

¿Y cómo apareció el Mercedes-Benz CLK? Por empezar, no fue uno: fueron dos, casi idénticos (con leves diferencias de año de fabricación, tapizados, llantas y configuración para mercados de Europa y Estados Unidos). La unidad elegida fue una versión CLK 430 Convertible, con motor V8 naftero de 4.3 litros de cilindrada. El vehículo, al ser propiedad de un privado, fue identificado con la matrícula "Móvil A01": una placa en papel, ante la escasez nacional de chapas reconocida por el presidente saliente, Alberto Fernández (ver nota).

De entre todos los coleccionistas y empresarios que respodieron al pedido de un descapotable, la Casa Militar responsable de la seguridad de los presidentes se interesó en los autos de Tomás Bord. Se trata de un agenciero especializado en la compra, venta y restauración de autos de colección. Por esas casualidades de la vida -o tal vez no- Bord es columnista de nuestro sitio, Motor1 Argentina: sus columnas con consejos para quienes compran autos clásicos y sport se pueden leer acá.

Bord le relató a Motor1 cómo fue una de las semanas más movidas de su vida:

1. El contacto: "Me contactaron de la Casa Militar a través de un empresario en común. Me dijeron: 'Necesitamos un auto descapotable, con cuatro plazas y estilo clásico'. Al principio, el foco estuvo puesto en encontrar un Cadillac, pero buscaban algo más moderno que el auto presidencial. Buscaban algo más original".

2. Del Cadillac al BMW: "Luego el foco estuvo en algún clásico más moderno. Pasamos a hablar de un BMW E30 Cabrio, un Saab 900 Convertible y otros similares. El color pasó a ser un factor primordial: tenía que ser negro. Se eligió el BMW". 

3. Cambio de opinión: "Estábamos preparando ese vehículo cuando nos llegó otro llamado: 'Hay un cambio de opinión, buscamos un clásico, tipo un Auburn o Packard de los años '30' A lo que respondí: 'Imposible confiar en un vehículo tan antiguo, con tan poco tiempo de preparación. Además, necesitaríamos un back-up, un vehículo muleto o de reemplazo, ante cualquier posible inconveniente en un auto con tantos años. Faltaban sólo 48 horas para el acto".

4. Opciones en "Bord Condition": "Me dicen: 'Bueno, mandanos otras opciones de cabriolet cuatro plazas, de los años '90, de color negro, de alguna marca capitalista'. Mandé una lista alternativa donde figuraban los Mercedes-Benz CLK Convertibles".

5. Luz Verde: "Recibí otro mensaje más: 'Ya eligió. Quiere la Mercedes-Benz CLK, ¿tenemos un back-up igual?' Les contesté que podía conseguirlo. Al poco tiempo tenía dos back-ups disponibles, otro negro y uno blanco: 'Excelente, Tomás. El blanco lo dejaremos para visitas especiales más adelante".

6. La inspección: "Alistamos los dos CLK negros, los pusimos a disposición para ser inspeccionadas por la Casa Militar, los mecánicos del Gobierno y el equipo de la Seguridad Presidencial. El viernes los retiraron para guardarlos en la Quinta de Olivos".

7. Conclusión: "Fue un honor poder servir a la Patria con semejante cometido".

8. ¿Se venden?: "Los tres CLK están en venta, los valores serán presentados junto a los autos en la semana, en nuestras redes sociales: @TomasBordAutos".

Entrevista de C.C.

Tomás Bord & Nicolás Schenquerman

Los consejos de Tomás Bord y Nicolás Schenquerman para comprar autos de colección (ver sus notas acá).

Galería: Mercedes-Benz CLK Convertible - Tomás Bord

Galería: Autos asunción Javier Milei - Diciembre 2023


ADEMÁS

En el Instagram de @TomasBordAutos

 
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com