Texto y fotos de Guillermo Cantón

Imágenes publicadas originalmente en la Revista Parabrisas

Allá por 1986 hicimos con el querido Fernando Miranda una nota sobre los autos presidenciales, para la Revista Parabrisas. La producción no fue sencilla, porque había que juntar todos los autos para la foto y el lugar elegido fue la propia Quinta de Olivos.

La Presidencia tenía -no sé si continúa- un garage especial en la Avenida Leandro N. Alem (casi Córdoba, a metros de la Editorial Abril, donde trabajábamos). Nosotros fuimos hasta Olivos y allá nos encontramos con los cinco autos: un Rambler Ambassador (1975), un Ford Fairline LTD, un Lincoln Continental Mark V y el más moderno era un Renault 25 (con computadora de abordo parlanchina). Por último, la vedette: el viejo Cadillac Convertible (1953). No fue fácil acomodar esas naves, dados los tamaños que ostentan y el cuidado requerido. Hice todas las fotos necesarias: interiores, detalles, etcétera. Terminada la nota, nos dispusimos a volver. Tuve la suerte de que el chofer a cargo del Cadillac me invitara a volver a la Capital en el viejo convertible: increíble oportunidad.

Vinimos muy tranquilos, por la Costanera Norte, escuchando la original radio a válvulas del Cadillac, mientras me contaba curiosidades del auto. Me dijo que tenía 800 kilómetros recorridos y las cubiertas originales. Por alguna razón, nuestro destino fue la Casa Rosada, no la cochera.

Pero tuvimos un inconveniente. A metros de llegar, ¡nos quedamos sin nafta! Así que, en pleno día, con el apoyo popular de algunos transeúntes, llegamos resoplando a la explanada de la Rosada.

"Están muy mezquinos con los vales de nafta", me dijo el chofer. Una metáfora sobre ruedas.

G.C. (@RayoPampa)

Galería: Autos Presidenciales


ADEMÁS

Torino Convertible TIWLE: la propuesta de Guillermo Cantón para Javier Milei

TORINO-CONVERTIBLE-1

Foto: Miguel López (Test del Ayer)

La nota de acá arriba de Guillermo Cantón fue escrita a partir del debate surgido esta semana, sobre el auto que usará el presidente electo Javier Milei, en la ceremonia de asunción del mando, el próximo domingo (ver nota).

Allí se informó sobre el Mazda MX-5 Miata que el economista utilizó en su primer acto de campaña, en 2021, y se contó acerca de la búsqueda de un descapotable para desfilar el 10 de diciembre. También se mencionaron las dificultades técnicas y políticas para utilizar el Cadillac de 1953.

En ese sentido, Cantón sugirió que Milei viaje en un Torino Convertible. Las versiones descapotables del famoso auto argentino nunca se produjeron en la Fábrica Santa Isabel, pero hubo varios constructores artesanales que realizaron sus propias conversiones, sobre la base de un primer desarrollado en la planta de IKA-Renault en Córdoba.

La variante más famosa fue el TIWLE, fabricado por la empresa Expo Rueda en 1970. El primer ejemplar debutó como "Pace Car" en la largada de los 1000 Kilómetros de Buenos Aires de 1971. El curioso nombre del modelo era un homenaje al empresario Elvio Winograd, titular de Expo Rueda: "Torino Industrias Winograd Limited Edition" (TIWLE). Aún hoy sobreviven algunos ejemplares del TIWLE y es posible verlo en eventos como Autoclásica o las 1000 Millas Sport.

"Aunque no fuese un auto original, el Torino Convertible tiene mucho valor simbólico", opinó Cantón. Otros lectores también están dejando su opinión en esta nota.

TORINO-CONVERTIBLE-2

Un TIWLE en las 1000 Millas Sport. Foto: Miguel Tillous.


VIDEO: Restauración del Cadillac presidencial - El Garage TV


ADEMÁS

En el Instagram de @Motor1Argentina

 
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com