Sao Paulo (Brasil) - En los últimos días circularon en Brasil numerosos rumores acerca de una posible salida de General Motors. Las versiones indicaban que la automotriz norteamericana cerraría todas sus fábricas de Chevrolet en ese país, con una estrategia de cierre y desinversión muy parecida a la que ejecutó Ford Brasil en en 2021 (ver nota).

Esto forzó a GM Brasil a aclarar su situación en el país vecino. El vicepresidente de Comunicación y Relaciones Gubernamentales de la empresa, Fábio Rua, aseguró: "No, GM no se irá de Brasil". Además de hacer esta declaración contundente, el ejecutivo también dio algunos detalles sobre los planes de la empresa.

Según Rua, General Motors debería anunciar un nuevo plan de inversiones para Brasil el año que viene. En 2024, la empresa celebrará 100 años de operaciones en este país y anticipó que estas inversiones estarán relacionadas con la movilidad eléctrica: "Estamos comprometidos con el futuro y con la descarbonización", afirmó.

Rua también recordó que el compromiso global de la empresa es dejar de producir vehículos con motores de combustión interna para el año 2035. Sin embargo, hay más de un camino que General Motors podría seguir en el futuro: "El presente es ecléctico y el futuro es descarbonizado", agregó el ejecutivo. 

En la práctica, esto significa que la empresa mantiene planes de seguir invirtiendo en Brasil y que la transición permitirá seguir produciendo vehículos con motores de combustión interna por varios años más: "Mientras produzcamos autos de combustión, entregaremos vehículos cada vez más eficientes".

Sin embargo, de aquí a 2035 aún queda mucho tiempo y el directivo de GM también reflexionó acerca de esta incertidumbre: "Nuestro objetivo es eléctrico para 2035. Pueden surgir nuevas tecnologías de este tipo y demostrar que son tan eficientes o más que el auto de combustión. No podemos negar la posibilidad de utilizar pilas de combustible e híbridos  en el futuro. No sé qué nos deparará el futuro, no sólo en términos de innovación, sino también de volumen de escala y competitividad"

El vicepresidente de General Motors añadió que si el escenario futuro indica la necesidad de una mayor flexibilidad en la cartera de inversiones en nuevas tecnologías, la empresa estará dispuesta a adaptarse. La proyección de GM para 2024 es de un crecimiento de entre el 2% y el 5% en el mercado de Brasil.

Rua también dijo que GM busca aumentar su eficiencia, considerando una capacidad ociosa del 53% que tienen sus plantas de Brasil. Aunque tiene una capacidad instalada para producir 750 mil autos al año, el objetivo de la empresa es llegar al menos a un objetivo de 600 anuales: "Tenemos más de 350 proveedores y esperamos que 2024 sea mejor que 2023".

Esta no es la primera vez que circulan fuertes rumores acerca de la posible salida de GM de Brasil. En el pasado, el ejecutivo argentino Carlos Zarlenga llegó a amenazar con el cierre de sus fábricas en ese país si el Gobierno de Brasil no accedía a una serie de condiciones que demandó para incentivar la producción local. Finalmente, se llegó a un acuerdo para mantener la actividad en ese país.


La situación en Argentina

La Planta Alvear que General Motors Argentina tiene en Santa Fe está dejando de producir el Chevrolet Cruze por estos días y a partir del año que viene se concentrará sólo en la producción de la Tracker. Es una SUV que también se produce en Brasil y que utiliza gran cantidad de componentes importados del país vecino. Si bien la Tracker se exporta a mercados como Colombia, la dependencia hoy de la Planta Alvear es casi total con Brasil. En ese sentido, la desmentida de rumores y los anuncios de inversiones en Brasil tal vez no tengan un impacto directo en GM Argentina, pero al menos es una buena noticia para el futuro de las operaciones de la automotriz norteamericana en nuestra región.

Chevrolet

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com