Como todos los años desde 2018 la Universidad Argentina de la Empresa UADE, para su carrera de Diseño Industrial, me ha designado como Profesor para la asignatura Diseño de Vehículos y Transportes. Los diferentes resultados y proyectos que hemos desarrollado en la misma han tenido sucesivas apariciones, tanto en Autoblog, como en Pesadoblog y ahora en Motor1, por lo que cada año reunimos el trabajo de los dos cuatrimestres para que nuestros lectores lo aprecien.

Esta vez la exigencia fue alta, ya que al equipo docente se sumó el diseñador automotriz José Pedro Alegre, diseñador formado en UADE, y en Italia, con diversa actuación en el campo del diseño vehicular. Así fue que ambos nos pusimos a la exigente tarea de trabajar con estudiantes muy jóvenes que incursionaban por primera vez en esto de intentar articular el complejo lenguaje del diseño vehicular. Esta vez tocó sobre unos particulares exponentes del diseño automotriz, ya que se trató de los UTV Can-Am Defender, unidades elegidas por ser aptas para transitar por diversas alternativas de camino, o situaciones off-road, que requieren de una mecánica y prestaciones fuera de lo común. Sobre esta plataforma debieron instrumentar vehículos aptos para el servicio o rescate en condiciones extremas. No resultó fácil.

Haciendo camino

En solo un cuatrimestre nos planteamos desafíos exigentes puesto que tomamos individuos con todavía escasa formación y vuelo, y los sometemos a las exigencias de una industria despiadada como es la automotriz, en particular el diseño de vehículos, con su carga simbólica y emocional, a la vez de utilitaria e industrial. No es poco para solo cuatro meses.

La mayoría no conoce el dibujo vehicular a través de bocetos a mano alzada y muy pocos modelan digitalmente con cierta soltura, por lo que el principal escollo es lograr interpretar qué ideas tienen para resolver la situación que se les presenta.

Eligieron una actividad, y una región donde desarrollar determinadas tareas (el Can-Am Defender de base presenta aptitud para circular y resistir cualquier terreno o clima, pudiendo montar incluso orugas) Debieron diseñar una carrocería que portara el ADN de producto de la marca canadiense, como si se tratara de una evolución o un diseño propio de fábrica. Y debieron dotarlos de los accesos y capacidades utilitarias para el fin para los que fueron diseñados. Todo desarrollado en equipos de unos siete integrantes, con las consabidas batallas de egos y liderazgos que suelen tener consecuencias lamentables muchas veces.

El tiempo se nos escurrió entre las manos, con jornadas productivas donde se notaron avances; y otros días en los cuales parecíamos estar empantanados sin lograr progresos significativos. Se entiende, además de esta exigente materia, los estudiantes deben rendir en al menos otras tres asignaturas en el mismo cuatrimestre, por lo cual se elige a cuál atender, una vez por turno.

A continuación, veremos en el fotorreportaje y en la galería más abajo, algunos de los proyectos que se entregaron.

Texto y Fotos: Carlos Alfredo Pereyra


Proyecto Ambulancia VAMP

Desde un comienzo este grupo supo analizar las necesidades de espacio y tareas a realizar a bordo por parte del paramédico. El propósito era lograr el traslado estabilizado de un paciente lesionado en circuitos de carreras de bicicletas de montaña o motocross, hasta un centro asistencial de mayor complejidad. Todo inicia con la construcción del bastidor original del Can-Am
Luego de un cuatrimestre de trabajo, comenzando desde la hoja en blanco, la ambulancia off-road alcanzó su nivel para ser entregada al equipo docente, el cual procedió a la evaluación.
Una maqueta de escala 1:5 era el requisito principal para todos los equipos. De esta manera se deben considerar los diseños hasta un alto grado de detalle, ya que se representan con gran fidelidad.
La cabina no fue un objeto particular de diseño o rediseño, ya que se consideró en general adoptar la configuración original de fábrica. El desafío de diseño se centraría en la zona de carga y utilitaria.
Aquí el paramédico, ayudado previamente por el conductor, introducirían al paciente en su sitio, para recibir atención primaria y viajar estabilizado rumbo a la atención de mayor complejidad
Monitores y bolsos de Shock y Trauma son los principales instrumentos e implementos en disponerse en el área de trabajo, todo al alcance de las manos del paramédico
Este equipo prestó mucha atención a la configuración de un área de trabajo a bordo en condiciones restringidas de espacio
Se prestó mucha atención a los detalles y se resolvió el lugar de trabajo para una intervención de corto tiempo

Proyecto RESCUER

Desde las primeras clases este equipo mostró gran entusiasmo e identificación con el trabajo a realizar, por lo que la obtención del bastidor completo del CAN-AM con sus medidas y configuración, fueron inmediatos
Los profesores colaboramos con nuestro aporte en lo referente a consideraciones ergonómicas y de prefiguración. El proyecto en marcha
Este proyecto avanzó muy bien en lo referido al lenguaje de diseño exterior basado en la marca Can-Am, aunque descuidó el desarrollo de los interiores. Aquí José Pedro Alegre, junto a parte del grupo del proyecto RECUER
Pronto los sketches avanzaron a la ilustración digital y la imagen del futuro vehículo comenzaba a vislumbrarse
La maqueta final mostraba con detalle el trabajo de exterior body que el equipo logró
La unidad de rescate tenía similares prestaciones a la que la precede en esta nota, pero el grupo se dedicó casi exclusivamente a los detalles exteriores
El RESCUER presentó buena resolución en su zona alta y colorida. El bastidor rústico y con orugas del CAN-AM original predominó en sus zonas bajas.
Unos pocos detalles funcionales y accesorios formaron parte de su sistema de equipamiento

Proyecto Plataforma Fotográfica

Un CAN-AM paso corto, con prestaciones para ingresar en forestas y fotografiar vida silvestre, ha sido el punto de partida de este proyecto.
Además de su característica torreta 360° para montar una cámara con teleobjetivo, el vehículo se configura como una mochila de fotógrafo en su interior, preservando su equipamiento fotográfico. En el techo también se monta una carpa para pernoctar
Si bien la aplicación de un grip de 360° de cobertura es algo muy especial, el desafío por desarrollar esta posición en el vehículo y sus condicionantes fue tomado como un punto a cumplir para el ejercicio.
Safari fotográfico en el proyecto vehicular de los diseñadores que se forman en UADE

Galería: UADE Diseño UTV

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com