En los últimos 20 años hemos visto cómo las economías mundiales se conectaban cada vez más, gracias a la globalización. Los acuerdos comerciales y el aumento de las migraciones fueron el resultado de esta tendencia, que a su vez fomentó una integración aún mayor entre las economías del mundo. La industria del automóvil fue una de las grandes beneficiadas.

A pesar de sus beneficios, están surgiendo nuevos retos que revirten los avances logrados hasta ahora. A medida que China se convierte en un verdadero contendiente frente al dominio de Occidente (ver estadísticas), nos dirigimos hacia un inevitable choque entre estos dos bloques. Entre los logros de la globalización, el comercio es quizá el más expuesto a esta nueva realidad. Y ya está empezando a repercutir en los nuevos autos que vemos en las calles.


¿Un mundo, un producto?

GLOBAL-LOCAL-4

Estamos empezando a ver cada vez más autos para mercados específicos, en detrimento de los llamados "productos globales". Al igual que ocurría antes de los años '90, las distintas regiones y mercados son cada vez más independientes en términos de producto y cadena de suministro. De hecho, esta última fue otra razón para favorecer la localización: abastecerse localmente para producir autos fabricados en un mismo país. Fue un fenómeno que se acrecentó con la pandemia del Covid-19, a raíz del cierre de puertos, problemas logísticos y escasez de componentes.

Toyota, el mayor fabricante de automóviles del mundo por volumen de ventas, es un buen ejemplo de que todavía existen autos globales. El Corolla y la Rav4 son prácticamente iguales en todas las regiones, aunque se fabriquen en lugares distintos. Son el mejor ejemplo de "Global Car" con éxito. Sin embargo, cada vez vemos más productos nuevos localizados, que no están disponibles en todas partes.

Por ejemplo, además de los dos Yaris disponibles (el europeo y el asiático/latino), Toyota acaba de presentar el nuevo Yaris Cross para los llamados "mercados emergentes". Es un producto bastante más grande que el modelo del mismo nombre disponible en Europa (ver fotos). La marca también está rebautizando algunos modelos de Suzuki para se venden con la marca Toyota en India, África y Oriente Medio.

El plan "C-Cubed" de Citroën es otro ejemplo de la creciente localización. Implica el desarrollo, producción y venta de autos diseñados para los llamados "mercados emergentes", más concretamente India y Sudamérica. De ahí surgió la introducción de un Citroën C3 diferente y, más recientemente, del nuevo Citroën C3 Aircross (ver fotos). Utilizan plataformas diferentes a las de sus hermanos europeos y son más baratos de producir.

Hyundai también está localizando más modelos en diferentes regiones. Pronto introducirá en India el pequeño crossover Exter, homólogo del Hyundai Casper, que por ahora estaba disponible sólo en Corea del Sur. En Brasil, Hyundai tiene su propia adaptación del i20, llamado HB20. En ambos casos, la localización es la respuesta a las cambiantes condiciones económicas de los consumidores. Es más o menos el caso del Fiat Panda para Europa y su primo lejano, el Mobi para Sudamérica.


Otros casos

GLOBAL-LOCAL-3

Por diferencias de ingresos salariales, de normativa o simplemente por diferencias de gustos entre los mercados, hay muchos más casos de localización. Un ejemplo famoso es la Toyota Tacoma para Norteamérica, y su homóloga Hilux (para el resto del mundo).

Nissan aún vende la cuarta generación del Micra, denominada March, en algunos países de Latinoamérica, mientras que la versión más moderna sólo está disponible en Europa. Es el mismo caso del Renault Captur, cuya primera generación aún lucha en el segmento B-SUV latinoamericano y ruso, mientras que la generación más nueva sólo se puede ver en Europa. Suzuki ofrece dos modelos de Alto diferentes, dependiendo de si estás en India o en Japón. La Volkswagen Tiguan de cinco asientos, aún disponible en Europa y China, fue sustituida por la más barata Taos en la mayoría de los mercados latinoamericanos, que deben pagar mucho más caro para acceder a una Tiguan AllSpace, que se ofrece sólo con siete asientos. 

Los ejemplos sobran. Los llamados "Global Cars", muy convenientes y rentables para las automotrices, están en crisis.

* El autor es especialista en la industria del automóvil en JATO Dynamics.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com