Por Christian Ebner (dpa)

Los aviones súper jumbo del tipo A380 quedaron fuera de operación ya antes de la pandemia de coronavirus porque resultaban demasiado grandes para una operación eficiente en el servicio regular de las aerolíneas, pero la situación ha cambiado ahora en Lufthansa

Cuando un nuevo tipo de aeronave despega en un vuelo regular de la aerolínea alemana en Múnich, no puede faltar una banda de música. Si bien el Airbus A380 no es nuevo, se tomó un descanso de tres años que ameritó que el D-AIMK de Lufthansa regresara hoy a la actividad con acompañamiento musical. El avión volará diariamente a Boston durante todo el verano europeo y sumará una conexión de Múnich a Nueva York para el 4 de julio, el Día de la Independencia de Estados Unidos

El A380 es el avión de pasajeros más grande del mundo y durante algunos años fue considerado un símbolo de la capacidad técnica, cuando no de la superioridad, del grupo europeo Airbus. Pero pronto se hizo evidente que la explotación rentable y respetuosa con el medio ambiente del avión de cuatro motores solo era posible si se ocupaban todas las plazas. En el plano mundial, esto apenas era posible en unos pocos trayectos y llevó a que al final solo se construyeran 251 ejemplares. En comparación, se entregaron 1.574 unidades del modelo 747 del fabricante Boeing, aunque en un periodo mucho más largo.

Los primeros A380 ya han sido desguazados. El último se entregó en diciembre de 2021 a Emirates, el mayor cliente, que recibió 123 aviones para su ambicioso programa de crecimiento desde el centro de conexiones que montó en Dubai. Lufthansa fue el tercer cliente del A380 en todo el mundo, con 14 aviones, detrás de los árabes y de Singapore Airlines. Pero la compañía alemana decidió retirar a estos gigantes del servicio ya antes de que irrumpiera la pandemia de coronavirus por los problemas que registraba en el número de reservas.  En el curso de nuevos pedidos de otros modelos, el fabricante Airbus acordó contractualmente recuperar seis aviones antes de finales de 2023, de modo que Lufthansa sigue disponiendo básicamente de ocho A380.

Estos aviones quedaron en el llamado modo de estacionamiento a largo plazo en el aeropuerto español de Teruel tras la irrupción de la pandemia y solo debían reactivarse en caso de una "recuperación inesperadamente rápida del mercado". 

A380 Regresa (1)

Dos Airbus A380 de la aerolínea alemana Lufthansa en el aeropuerto de Teruel, España, durante la pandemia de coronavirus.

Crédito Javier Escriche/dpa

La reactivación llegó el verano europeo pasado, más pronto de lo esperado, pero se topó con graves problemas de suministro del duopolio Airbus y Boeing. Lufthansa había planificado adoptar la última y mayor versión del bimotor Boeing 777-X, con unas 400 plazas, como su buque insignia a partir de 2023, pero los estadounidenses tuvieron que admitir que no podrían entregar el primero hasta 2025 como muy pronto. En tanto, los 787 Dreamliner, más pequeños, también sufren retrasos reiterados. Como Airbus y los fabricantes de motores también están pasando apuros debido a la interrupción de las cadenas de suministro, habrá escasez mundial de aviones durante años.

A esto se suman los problemas de personal en las aerolíneas y los aeropuertos. El presidente de la junta directiva de Lufthansa, Carsten Spohr, asegura que la escasez de oferta viene bien, pero al mismo tiempo señala que "cada avión en tierra duele". La demanda y el precio de los pasajes están subiendo mucho, al igual que las tasas de arrendamiento de los aviones. Esto significa que, además de aprovechar las favorables oportunidades de segunda mano, la empresa debe poner lo antes posible en el aire sus propios aparatos. Aunque solo sea por unos años.  

El director general de Lufthansa, Jens Ritter, asegura que se necesitan con urgencia las 509 plazas con que cuenta cada A380. Según sus estimaciones, este verano europeo podrían sumarse 50.000 pasajeros adicionales y en los próximos años, cerca de un millón, para los que no habría billetes si no entran en actividad los A380. La compañía no difundió el costo de la recuperación de seis de sus A380. Pero se estima que sería millonario no solo por el mantenimiento obligatorio con miles de horas de trabajo mecánico, sino también por la reparación de los daños causados por el granizo en el exterior de los aviones exterior en Aragón.

A380 Regresa (2)

 

Regreso a los cielos - Video

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com