La industria global del automóvil puede cambiar drásticamente entre un territorio y otro. En los 195 países del mundo, se venden entre 80 millones y 90 millones de autos de pasajeros nuevos al año (acá no contamos los vehículos comerciales pesados). Más de la mitad de ellos (54%) se quedan en Asia, como la mayoría de la población mundial (59%). Otras regiones como Estados Unidos y Canadá representan sólo el 5% de la población, pero se quedan con el 19% de las ventas de automóviles de pasajeros.

En función del lugar, la industria tiene muchas facetas. Algunas están bastante desarrolladas a nivel de tecnología, mientras que otros países van muy por detrás en materia de legislación y en cuanto a la importancia de la industria dentro de su PBI.


¿Quiénes lideran?

La Unión Europea, Reino Unido, Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y China están muy bien posicionados. Cuentan con una sólida estructura de regulación, comercio, impuestos, producción e investigación y desarrollo. Esta es la razón por la que la mayoría de nuevos autos que se presentan proceden de estos mercados. Tanto los fabricantes de automóviles como los consumidores pueden aprovechar las mejores condiciones para vender, comprar y conducir. Las autoridades trabajan alineadas con la industria para mejorar el desarrollo y la innovación (ver cifras de ventas globales).


¿Quiénes están esforzándose?

Por detrás de los citados mercados hay un grupo de países que están trabajando duro para hacerse atractivos para la inversión extranjera. India, el Sudeste Asiático, el norte de África, Sudáfrica y algunos países latinoamericanos están mejorando su panorama automotor, introduciendo una regulación más flexible y eficiente, a la vez que facilitando la inversión de los fabricantes.

No obstante, todavía hay problemas en cuanto a los impuestos de importación. Además, los ingresos de sus poblaciones hacen que sea complicado seguir el ritmo de las economías desarrolladas. Brasil, por ejemplo, tiene una producción importante, pero no es capaz de adoptar las últimas tecnologías en materia de emisiones y seguridad, puesto que la mayoría de consumidores simplemente no se lo pueden permitir. India es un caso parecido en lo que a legislación se refiere.


Los peores países para la industria automotriz

Los países con la industria del automóvil más pobre son habitualmente aquellos aislados en términos de comercio, o donde la producción local es casi imposible, debido a la falta de infraestructuras y de apoyo por parte de las autoridades locales.

Este es, por ejemplo, el caso de Irán. Su economía está prácticamente bloqueada por las sanciones internacionales, haciendo casi imposible importar autos nuevos competitivos a precios interesantes. También es bastante difícil fabricar localmente, debido a la falta de componentes y de acceso a la tecnología internacional. Todos los autos que se producen hoy en Irán son modelos obsoletos remarcados, que ya no se fabrican en las economías occidentales. Uno de los pocos mercados de exportación de los autos de Irán es otro país con condiciones similares: Venezuela (ver nota).

Gran parte del continente africano también se enfrenta a estas dificultades. La fuerte presencia de importaciones de autos usados coloca a los automóviles nuevos en una posición muy difícil, teniendo en cuenta el bajo nivel de ingresos de la población. La mayoría de los africanos no pueden permitirse un auto 0km. ¿El resultado? Las rutas están repletas de vehículos contaminantes, inseguros y con tecnología antigua.

Rusia también se dirige a una situación complicada. A medida que los fabricantes occidentales dejan el país tras la invasión de Ucrania, la producción local se está reduciendo a unos pocos y pequeños fabricantes locales, que no tienen la tecnología para competir en el mercado global. Además, se está convirtiendo lentamente en un mercado satélite para los fabricantes de China, lo que significa que, en un futuro próximo, el consumidor final no tendrá muchas alternativas. La industria automotriz china sería una de las grandes ganadoras de la debacle del mercado automotor ruso.

* El autor es especialista en la industria del automóvil en JATO Dynamics.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com