Mucho se ha hablado sobre el potencial de los autos chinos en Occidente. Sus competitivos precios y las mejoras de calidad son sus mejores armas para conquistar una cuota de mercado decente fuera de su región. Para muchos, son una amenaza para los fabricantes de Europa y Estados Unidos, pero... ¿está realmente ocurriendo esta enorme oleada china?

Antes de contestar a esta pregunta, es importante acordar la definición de "auto chino". China se está convirtiendo rápidamente en un potente exportador de automóviles gracias a su enorme capacidad de producción, salarios relativamente bajos y mucho aprendizaje de los fabricantes occidentales durante al menos 20 años. Hoy, la industria china del automóvil puede fácilmente convertirse en el mayor exportador del mundo, por delante de Japón.

No obstante, gran parte de los autos que exportan los producen fabricantes occidentales. TeslaBMWVolvo, Smart, Polestar, Dacia, Buick, Chevrolet, Lincoln y Lotus están entre las marcas que fabrican autos en China y los exportan a mercados como Europa y Estados Unidos. Aunque son autos fabricados en China, en nuestro análisis no los consideramos "autos chinos".

Por otro lado están los autos producidos por fabricantes chinos locales. Son principalmente para el mercado doméstico, ya que hablamos de un mercado de entre 25 millones y 28 millones de unidades al año, aunque también se exportan como autos puramente chinos, desde el diseño hasta el desarrollo y la producción final. Esto incluye a marcas como ChanganBYDMG, Chery, Haval, NIO, Xpeng, JAC, Hongqi, Dongfeng y Wuling, entre otras muchas (ver análisis de marcas chinas).


Marcas casi de nicho en Europa

CHINA-OCCIDENTE-3

La realidad hoy muestra que el grupo de fabricantes chinos está muy lejos de ser un actor importante en mercados como Europa, sin hablar de su casi total ausencia en el mercado de Estados Unidos. Según los últimos datos de JATO Dynamics, las marcas chinas representan sólo el 2% del total de matriculaciones de autos en Europa hasta abril de 2023.

Hablamos solamente de 85.900 unidades matriculadas entre enero y abril, lo que supone un incremento de volumen del 102% con respecto al mismo periodo de 2022, cuando estos modelos supusieron solamente el 1,2% del total de matriculaciones.

Están creciendo mucho, eso es seguro, pero a pesar de la creciente oferta y precios relativamente accesibles, todavía existe reticencia entre los consumidores europeos con respecto a estas nuevas marcas.


MG es la excepción

CHINA-OCCIDENTE-2

Un hecho interesante sobre los resultados de ventas en Europa es el peso de MG durante los primeros cuatro meses del año. La información revela que esta marca sumó algo más de dos tercios del volumen de ventas de las marcas chinas, con 59.200 unidades. MG está ascendiendo rápidamente en los rankings, especialmente en el segmento de vehículos eléctricos, gracias a productos muy competitivos, como el reciente MG4, que se coló en el top 10 de eléctricos europeos en el mes de abril.

MG basa su rápido crecimiento no sólo en autos atractivos, sino también en el hecho de que juega la carta occidental a través de una marca que todavía es reconocida como británica. La actual MG diseña y produce todos sus autos en China, pero está posicionada como una "marca británica". Esta es probablemente la razón por la que ha sido capaz de hacerse un mejor hueco que el resto de firmas chinas en mercados como el europeo.


La reputación

CHINA-OCCIDENTE-4

La cuestión pendiente es saber cuánto tiempo necesitarán las marcas chinas para solucionar los problemas de reputación a los que se enfrentan en el extranjero. El precio puede ser una buena forma de atraer clientes, pero no será suficiente para cambiar la percepción negativa de mucha gente del resto del mundo.

* El autor es especialista en la industria del automóvil en JATO Dynamics.


ADEMÁS

En el Twitter de @Motor1Argentina

 
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com