El mes de abril terminará con un hecho histórico para el mercado automotor argentino: en los últimos 30 días, el Gobierno no aprobó la importación de ningún auto en el país. Es un caso que no se veía desde los años '80, cuando el ingreso de autos extranjeros estaba prohibido por Ley.

La medida inédita de cerrojo a las importaciones se encuadra en el contexto de crisis económica y política de la Argentina: escasez de dólares del Banco Central, hiperinflación y fuerte aumento de las cotizaciones paralelas.

Desde hace un año, el Ministerio de Economía cambió el sistema mediante el cual se aprueban las importaciones en la Argentina. Ahora es posible optar por diferentes tipos de operaciones para realizar el giro de divisas al puerto de origen. Quienes elijan realizar el pago con dólares del Banco Central (cotización oficial) deben someterse a largas demoras en las aprobaciones. El trámite puede demorar varias semanas, pero esta es la primera vez que a lo largo de todo un mes no se obtiene una sola aprobación para importar autos.

"Desde los años '80, cuando estaban prohibidas las importaciones de autos, no se veía algo así. El cepo aduanero fue in crescendo en los últimos años, pero nunca antes habíamos llegado al nivel de cerrojo que se vio en abril", le comentó a Motor1 Argentina un veterano importador de autos de diferentes marcas europeas y asiáticas.

Esta medida afecta en especial a los autos chicos y medianos, sobre todo a los que llegan importados de Brasil. Estos modelos siempre se importaron al dólar oficial para poder lograr un precio más o menos competitivo en nuestro mercado. La decisión del Gobierno acentuó más que nunca la falta de stock de autos 0km en los concesionarios: desde hace más de un año casi el 70% de la oferta disponible se limita sólo a autos de fabricación nacional.

El cerrojo aduanero también afecta de manera especial a los consumidores atrapados en planes de ahorro. Cuando se trata de modelos importados (en especial aquellos producidos en Brasil, Colombia y México), incluso los que ya fueron adjudicados por sorteo o licitación deben esperar varios meses hasta que se apruebe la Sira para conseguir la entrega de sus unidades.

Esto desmiente a las falsas promesas de “entrega inmediata” y “entrega garantizada”. La Inspección General de Justicia, que regula el sistema de planes, concedió un permiso especial a las automotrices para que puedan dilatar sin fecha cierta la entrega de autos para ahorristas adjudicados (leer opinión).

En este contexto surge una paradoja: los únicos que están obteniendo la aprobación de las Sira son los importadores de marcas de lujo o premium. Desde hace seis meses, estos autos se importan bajo un solo tipo de cambio: el llamado "Dólar Frank Sinatra" (leer historia). Estos autos consiguen la aprobación de la Sira al seleccionar la opción de "pagar con dólares propios", pero la operación se debe realizar siempre con fondos declarados ante el fisco y desde cuentas bancarias con dólares en blanco. De todos modos, son tan pocas las operaciones bajo esta modalidad que en abril tampoco se registraron otorgamientos de Sira bajo este tipo de dólar "My Way".

C.C.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com