El ejecutivo argentino Pablo Di Si, ex presidente de VW Argentina y Sudamérica, asumió el año pasado como CEO de VW Norteamérica y la primera presión que recibió llegó por parte de los concesionarios: "Necesitamos una pick-up, urgente", le dijeron los dealers que buscan ganar participación de mercado, en un país donde las chatas son los vehículos más vendidos desde hace cuatro décadas (ver nota).

Y Di Si reaccionó rápido. La semana pasada, durante una conferencia de prensa en el Salón de Chicago, Di Si confirmó que los concesionarios de VW en Estados Unidos por fin tendrán su pick-up: será una chata monocasco, que podría utilizar la Plataforma MQB y componentes de las SUV Atlas y Taos. También adelantó que será una pick-up que, desde el primer día, nacerá como "electrificada": "Podrá tener versiones 100% eléctricas y Plug-InHybrid, pero no habrá variantes 100% a combustión", señaló en declaraciones reproducidas por Autoblog USA.

“¿En qué segmento vamos a competir? Todavía no lo definimos", agregó el argentino. “Definir el segmento es el siguiente paso en este proyecto. Todo depende de la plataforma. Y la plataforma es la que define cuánto espacio tendrá el vehículo. Todavía estamos abiertos a este debate, por ahora podemos adelantar que no tendrá versiones 100% de combustión, ya sean de nafta o diesel. Podemos usar la plataforma de la Atlas o la plataforma de la Taos. También tenemos otras plataformas que aún no hemos lanzado. Lo importante que tenemos para decir es que esta pick-up será desarrollada en la región y para esta región. No podemos desarrollarla en Europa o Asia y traerla para América. Las clínicas para clientes de Estados Unidos se tienen que hacer en Estados Unidos", completó. 

En el Salón de San Pablo 2018, Volkswagen presentó la Tarok Concept, una pick-up del Segmento C (compacto), que utilizaba la plataforma que después terminó adoptando la Taos fabricada en Pacheco. El concept se exhibió en los salones de Frankfurt y New York, en un intento de Pablo Di Si por impulsar el proyecto para llevarlo hasta su producción industrial.

Sin embargo, todos los planes se congelaron cuando Di Si decidió cancelar la etapa argentina del Proyecto Cyclone, una alianza con Ford que podría haber fabricado la nueva generación de la Amarok junto a la nueva Ranger en la vecina planta de Pacheco. Di Si admitió que fue VW, liderada por él mismo en nuestra región, la que decidió no participar de ese proyecto (leer entrevista).

Eso desencadenó un efecto dominó. La cancelación local de la Amarok II obligó a planear un restyling de la Amarok I, que se lanzará a la venta en 2023. Y la extensión del ciclo de vida industrial de la Amarok I dejó sin espacio a la planta de VW en Pacheco para sumar otro proyecto.

El Proyecto Tarok compartía plataforma, mecánicas, transmisiones y casi todos los componentes con la Taos. Hubiera sido el complemento ideal en la línea de producción y una apuesta fuerte de VW en un segmento donde ya participan las Fiat Toro, Renault Oroch, Ford Maverick y Chevrolet Montana.

¿Por qué no se concretó? El propio DI Si admitió que la extensión del ciclo de vida de la Amarok impidió su fabricación local: “La pick-up compacta Tarok es un proyecto lindo, pero hacerlo en la Argentina hoy es imposible. Estamos trabajando en la planta de Pacheco con la capacidad a full, deberíamos hacer un tercer piso de producción. Hoy es humana y técnicamente imposible. ¿Podría hacerse en Brasil? Puede ser, puede ser. Pero en Brasil antes tenemos otros proyectos, como la nueva familia de autos compactos que estará encabezada por el nuevo Polo Track que ya anunciamos”.

Ahora Di Si reflotó el proyecto de la pick-up compacta, monocasco y basada en la Taos para Estados Unidos. Al parecer, la capacidad de presión de los dealers de Estados Unidos fue más fuerte y contundente que la de los argentinos.

C.C.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com