¿QUÉ FUE?: Un auto fabricado por Industrias Kaiser Argentina (IKA) que derivó de los modelos Rambler Classic y AMC Ambassador, que pertenecieron al Segmento F (autos de Lujo o limousines). Se presentó en versiones sedán de cuatro puertas y familiar de cinco. Su producción comenzó en 1962 y se desarrollaron tres generaciones antes de que estos vehículos fueran discontinuados en 1975. En total se vendieron 50.144 unidades. 

MECÁNICA: La Primera Generación (1962-1963, en versiones Classic, Deluxe y Ambassador 440) y la Segunda Generación (1963-1965, Classic 660, Deluxe 550 y Ambassador 990) estaban equipadas un motor IKA Continental I6 226 de 3707 cc que entregaba 119 CV de potencia a 4000 RPM y 254 Nm a 2100 Rpm, asociado a una caja manual Borg Wagner de 3 marchas. La Tercera Generación (1965-1972, Classic 660, Deluxe 550 y Ambassador 990) pasó a tener la unidad de potencia Tornado Jet I6 230 de 3770 cc que entregaba 132 CV de potencia a 4200 RPM y 294 Nm a 2000 Rpm, asociado en el caso del Classic 660 y el Deluxe 550 a una caja de cambios de tres velocidades. El Ambassador 990, a partir de 1967, incorporó la caja de cambios ZF de 4 velocidades sincronizadas que utilizaba el Torino, también producido por IKA. En todos los casos la tracción era trasera. 

LO MÁS: Fue un auto espacioso, de diseño sólido y que contaba con una motorización acorde a su peso, que iba de los 1.420 a los 1.630 kg. Fue sinónimo de confort, habitabilidad y también lujo. Muchos coleccionistas lo han mantenido "con vida" a lo largo de los años y uno de ellos es el mecánico platense Alfredo "Fredy" Kuras (ver nota).

LO MENOS: En algunas versiones del Ambassador la estabilidad no era mejor en los caminos sinuosos, a pesar de que la dirección era hidráulica. También tendía a irse de trompa. Al tener un motor tan potente y ser pesado, el consumo de combustible era elevado. 

EL DETALLE: La versión tope de gama, Ambassador, incorporó a partir de 1963 aire acondicionado, dirección hidráulica, frenos potenciados y levantavidrios eléctricos.

CONTEXTO: El Rambler se comenzó a producir en 1962 en la planta de Santa Isabel, Córdoba, y en su primer año de vida fue el auto más vendido de la Argentina con 11 mil unidades. Ya en 1963 se comercializaron unos 20.000 y en 1965 se presentó lo que fue su último gran rediseño. Para 1969 este auto comenzó a entrar en su ocaso al enfrentar a la talla de rivales como el Dodge Coronado y el Ford Farlaine. Su producción duró hasta 1975 y desde 1972 solamente se fabricaban a pedido especial del cliente. El Rambler es un auto que estuvo asociado a la presidencia de la nación, que en 1967 encargó dos unidades que fueron entregadas en 1968 y que utilizó el por entonces presidente de facto Juan Carlos Onganía. Luego María Estela Martínez de Perón usó un Rambler que debió ser blindado por el complicado momento que atravesaba nuestro país y en 1983, con la vuelta de la democracia, Raúl Alfonsín también se subió a un Ambassador.  

OPNIÓN: El Rambler fue el exponente de uno de los mejores momentos de la industria automotriz argentina: junto con el Torino fueron los dos autos de "pura fabricación nacional" y están entre los preferidos por los tuercas vernáculos. Fue una lástima que no se pudiera sostener como una marca independiente, que luego fue comprada por Renault y finalmente discontinuada. 

(*) Fotografía: Dibela Cars/Mercado Libre



Galería: Rambler (Argentina)


(*) La primera publicidad fue extraída del Facebook "Archivo de Autos"

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com