El pasado viernes, Moisés y Maximiliano Osman, con un Peugeot 404, se adjudicaron una de las dos copas YPF 100 años "Impulsando lo Nuestro" al conquistar el primer puesto de la tabla general de odómetro del Gran Premio Histórico del Automóvil Club Argentino. La otra copa para la categoría velocímetro, que convocó casi a la mitad de los participantes, se la llevaron Pablo Abat y Alejandro Passarini con un impecable Peugeot 403 del año 1960.

Los binomios fueron recibidos con bandera de cuadros por parte Jorge Revello, vicepresidente del ACA, y por Vicente Gatica, Intendente de Bragado. También participó recibiendo a los competidores el Director de Deporte de Bragado, Nicolás Goncalves. Los Osman obtuvieron su cuarta victoria en la gran carrera de regularidad sudamericana al arribar a Bragado después de totalizar 1.820 kilómetros distribuidos en cinco etapas cronometradas. La competencia se desarrolló principalmente sobre la hermosa geografía y caminos que propuso la provincia de San Luis.

En dichas serranías los Osman destacaron como expertos, elaborando una diferencia superior a los dos segundos que les permitió estar a salvo de errores o dificultades en el último día como les ocurrió con el incesante tránsito sobre ruta nacional 7. "No hay nada como ganar un Gran Premio", admitió Moisés con emoción. En tanto "Maxi" resumió: "El secreto para ganar un Gran Premio está en no cometer errores y tener un rendimiento parejo".

Segundo absoluto a 79 centésimas clasificó el dúo Vergagni-Sorrentino (ganadores del GPAH 2019) también con un 404 (leer más). Al quedarse con la quinta etapa pudieron confirmar un gran resultado descontando más de un segundo a los damnificados por el pesado tránsito. Terceros terminaron García-Riccio adjudicándose la clase TCC con Volvo 122. Cuarto y quedándose con la clase D fueron los Sciacchitano con Fiat 1500 Berlina y quintos los paraguayos Gauto-Meier que habían sido los mejores en la etapa inicial.

Para esta edición la novedad radicó en que los copilotos tuvieron la función adicional de tomar los tiempos mediante taqueo manual, al pasar por los distintos puntos de control. En esta edición se inscribieron 104 tripulaciones.

Esta carrera tiene como protagonistas a todos aquellos vehículos desde la década del 30 hasta el año 1975, sumando este año dentro del Reglamento General de la Categoría GPA vehículos con fecha de fabricación hasta el año 1981.

Este evento deportivo de clásicos tiene un fin solidario, que se concreta a través de Caritas Argentina con sus delegaciones del interior del país. Al inicio de la largada simbólica, cada participante deberá entregar 10 (diez) kilos de alimentos no perecederos, luego otros 10 kilos en la Ciudad de Merlo, y al final de la última etapa, en Bragado deberá entregar 5 (cinco) kilos de alimentos no perecederos, para poder clasificar.

Una vez más, esta carrera organizada por Automovil Club Argentino (leer más), llevó por distintas ciudades de nuestro hermoso país un museo itinerante, una caravana de entusiastas pilotos y copilotos que se ponen a prueba en cada etapa para lograr la victoria. Hicieron posible esta prueba las siguientes empresas: YPF, La Caja, Secretaría de Turismo de San Luis, Municipalidad de Bragado, Renault, Toyota Kinto, Peugeot, Pato Pampa, DPV y LS2T.

Galería: Gran Premio Histórico ACA (2022)

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com