Texto de David Berstein

La seguridad vial es una asignatura pendiente en nuestro país. No sólo en relación al modo imprudente en que manejamos los argentinos sino también en cuanto a prevención. Y las consecuencias son impactantes: más de 6000 personas fallecen por año producto de accidentes de tránsito. Y unas 120.000 quedan gravemente heridas, con secuelas incurables e incapacitantes.

En un marco más amplio que la prevención y el modo de conducir debemos incluir a  “la Justicia” como un mecanismo que permita, por un lado, prevenir accidentes producto del efecto disuasorio de las normas,  frente a las consecuencias penales por cometer un delito producto de un acto temerario al volante. Y por el otro lado, luego de ocurrido el accidente, la Justicia tiene un objetivo sancionatorio, dentro del ámbito Penal, a través de la aplicación de penas. Cabe asimismo destacar, que dentro del ámbito de la Justicia Civil el objetivo es reparar o resarcir el daño que haya sufrido la víctima mediante un Fallo Judicial en el cual se justiprecie una indemnización.

Es en este punto donde la tecnología, que tantos avances permite lograr en diversos aspectos de la vida cotidiana, viene a aportar un elemento fundamental a "La Justicia " para poder determinar las causas de un accidente: la “caja negra”.

La “caja negra” es un dispositivo que, por cotidianeidad, relacionamos con la navegación aérea. Es sabido que se trata de un mecanismo que registra ciertos datos técnicos de las aeronaves lo que permite, en caso de un accidente, determinar las causas. En este sentido, cumple exactamente la misma función en el caso de los automóviles.

En los países integrantes de la Unión Europea es obligatoria desde julio de este año la presencia de las “cajas negras” en los vehículos nuevos (ver nota), aunque ya se trataba de un adicional en determinadas marcas y modelos. La normativa especifica que la caja negra debe grabar desde 30  segundos antes del hecho, y hasta 5 segundos luego de producido el siniestro. En Estados Unidos, cerca del 99,5% de los vehículos nuevos ya circulan con una de estas cajas.

Su nombre técnico es EDR (Event Data Recorder) registra y graba datos como la velocidad, las revoluciones del motor, la acción sobre el pedal de freno y acelerador, la fuerza del impacto, e incluso si los ocupantes estaban usando un cinturón de seguridad desde 30 segundos antes hasta 10 segundos después de un accidente.

Asimismo, también revestirá el carácter de obligatorio otro sistema preventivo: el ISA (Intelligent Speed Assistance). Se trata de un dispositivo que coteja la velocidad del automóvil con la permitida en cada calle o ruta por la que se transita. El nuevo sistema no se limitará a informar al conductor respecto a un eventual exceso de velocidad sino que actuará directamente sobre el acelerador impidiéndole la acción.

Además del EDR y del ISA, será obligatorio que los autos tengan freno autónomo de emergencia, control de todos los cinturones de seguridad, cámara trasera con detector de tráfico cruzado, sensor de fatiga o somnolencia al volante, alerta de cambio de carril involuntario y un inhibidor de arranque del automóvil si se detecta nivel elevado de alcohol del conductor.


Un caso en Argentina

En nuestro país, por primera en la historia, la Justicia Penal ha utilizado hace pocos días la tecnología mencionada abriendo la caja negra de un vehículo particular cuyo conductor provocó un Triple Homicidio en la Autopista del Oeste, el día 07/10/2021 causando la muerte de Isabella Tilleria, una niña de 3 años, y de sus abuelos Apolinario Mercado y Marta Pamies.

En fecha 3 de junio del 2022 la Unidad Fiscal de Instrucción Nº 7, del depto. Judicial de Morón, en la IPP. 39638/21/00, dictaminó la Resolución Judicial que ordena abrir la Caja Negra del Peugeot. La Pericia Tecnológica se llevó a cabo el 9 de junio del 2022.

Como abogados de las víctimas junto con el penalista Dr. Gabriel Becker solicitamos a la Fiscalía Nº 7 de Morón la apertura de la caja negra del automóvil que provocó la tragedia vial mediante la aplicación de un "software" especial, que sólo posee la empresa automotriz fabricante, y así se realizó la novedosa pericia mecánica que arrojó como resultado que el automóvil circulaba a la exorbitante velocidad de 136 km/h al momento del impacto, y que no realizó ninguna maniobra previa al choque para evitar la tragedia vial.  La investigación fue un éxito, y permitirá un Fallo Judicial justo y equitativo.

El Dr. Gabriel Becker expresó: “Es interesante resaltar que gracias a ésta tecnología se puede determinar con total precisión la velocidad de los vehículos, desde los 5 segundos previos al impacto, y al momento de la colisión,  así como también si hubo o no, maniobras de evitabilidad del siniestro. Aclaro que en esta misma Causa se realizó una Pericia  accidentológica tradicional por parte de peritos expertos en la especialidad, en  la cual se había arribado a una velocidad máxima tan sólo estimativa, e inferior a la que finalmente determinó la Caja Negra. Lo que nos muestra la importancia de la precisión que nos brinda la nueva tecnología…”

Sin dudas, es una excelente noticia en materia de hechos viales, que los avances tecnológicos comiencen a ser bien utilizados cómo medios de prueba y tengan una acogida favorable entre nuestros Jueces y Fiscales, con el fin arribar a la verdad y a la justicia.

* Abogado, especialista en siniestros de tránsito.

CAJA-NEGRA
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com