La industria brasileña acaba de celebrar un hito importante en su historia: llegó a los 90 millones de vehículos producidos -se cuentan las cifras desde 1957- y está esperando superar la barrera de los 100 millones para 2026; mientras tanto Argentina registra poco más de 10 millones de vehículos producidos en los últimos 21 años, según se desprende de un informe elaborado por Adefa (ver cifras).  

Brasil comenzó a tener registros fiables en 1957 cuando se creó la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea), institución que comenzó a elaborar reportes del sector con cifras verificadas. Entre los 90 millones de vehículos producidos se incluyen automóviles, camionetas, SUVs, colectivos y camiones. 

Según Anfavea, el año de menor producción fue 1957, con 30.542 unidades, posteriormente las cifras siguieron creciendo y en 1960 se llegó a los 100 mil vehículos producidos. Para 1993 Brasil alcanzó el millón de autos y el récord histórico de producción se dio en 2013, con 3.713.813 unidades. 

Volviendo a lo que es Argentina, en 2021 se produjeron 434.753 unidades (ver estadísticas), lo que coloca a nuestro país entre los 25 que más autos producen a nivel mundial, aunque muy lejos de los primeros puestos y en un contexto inflacionario hostil, que dificulta inversiones y en el que existe faltante de autos, pese a que hay una demanda interesada. 

En ese marco complicado, existen algunas aristas que podrían mejorar la producción de autos en Argentina: el Senado acaba de aprobar el Proyecto de Ley de Promoción de la Industria Automotriz (ver nota) y en el rubro de los autos eléctricos está comenzando el debate del Proyecto de Ley de Promoción de la Movilidad Sustentable que busca sentar las bases para regular al sector (más info acá).

En cuanto a las automotrices que cuentan producción local, varias han anunciado inversiones en el último tiempo: Volkswagen inyectó 250 millones de dólares en su planta de Pacheco para continuar produciendo la Amarok por "10 años más" (ver detalle); Chevrolet comenzó la producción de Tracker (leer artículo) y Peugeot está analizando producir a la nueva 2008 en el país (ver cobertura especial en Río de Janeiro). 

Adefa también se sumó a esta ola y en julio pasado le mencionó al por entonces flamante ministro de producción Daniel Scioli, que duró un mes en el cargo, una serie de buenas noticias relacionadas con el sector (leer nota).

Históricamente Argentina ha sido un gran jugador en la producción de autos a nivel internacional, pero en los últimos tiempos ha visto como su liderazgo se fue reduciendo en base al contexto volátil y de incertidumbre que atraviesa el país. Bastante lejanas quedan los 828.771 vehículos que se produjeron en 2011 (ver más) y no caben dudas que este sector, que es uno de los que más aporta a nuestra economía, necesita respuestas rápidas por parte del estado para volver a ponerse de pie. 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com