Luego de la pandemia y con el conflicto bélico en Europa se dieron dos problemas: la escasez de componentes electrónicos y el aumento del precio en ciertos materiales, muchos de ellos necesarios para producir baterías. En el Viejo Continente tienen una nueva preocupación, la falta de vidrio, y grupos como VW ya están estoqueando parabrisas preventivamente.

Hasta ahora, alrededor del mundo se tuvieron que parar líneas de producción, o reducir su ritmo, también se dejaron unidades incompletas al final del recorrido, el inclusive se ofrecen 0km con menos equipamiento del habitual. La novedad es que los altos costos de la energía en Europa podrían provocar una escasez de vidrio en el continente. Ante esto, según Wall Street Journal, Volkswagen está comprando parabrisas y ventanillas de forma masiva.

La producción de vidrio requiere un alto consumo de gas, recurso que, por ejemplo, Alemania importa en torno del 40% de Rusia. Se estima que el proveedor aumentará los precios durante el invierno boreal. Además, Rusia ya anunció que detendría durante algunos días el gasoducto Nord Stream 1 al noreste de Alemania. Si bien alegaron reparaciones, esta interrupción solo aumenta la “ansiedad” en el Viejo Continente.

En un comunicado, Volkswagen no solo confirmó que está almacenando grandes cantidades de componentes que usan vidrio, también  agregó que ya está pensando en alternativas si la situación empeora, incluida la búsqueda de proveedores ubicados fuera del continente europeo. Y como si eso fuera poco, también hay preocupación en el mercado de la electrónica, donde el vidrio conforma la pantalla de los teléfonos celulares y tablets.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com