Desde Rio de Janeiro (Brasil) – Citroën presentó en Barra de Tijuca la nueva generación del C3. Se trata de un hatchback para el Segmento B (chico) que se mostró a modo de avant-premiere en Brasil y que en las “próximas semanas” llegará a la Argentina (leer crítica).

Durante la presentación para la prensa argentina, Motor1 tuvo la oportunidad de entrevistar a Laurent Barria, director de Marketing y Comunicación de Citroën Global. Allí explicó por qué hay diferencias entre los C3 para Europa y el Mercosur. Adelantó los SUVs y sedanes que estarán basados en este hatchback. Y explicó el posicionamiento de Citroën dentro de la constelación del Grupo Stellantis.

El diálogo completo se reproduce a continuación.

-Desde hace dos años, Citroën pasó a formar parte del Grupo Stellantis, que reúne a más de 14 marcas automotrices. ¿Cómo se posiciona Citroën dentro de este grupo y a qué tipo de público apunta con sus modelos?

-El posicionamiento no cambió mucho con respecto al trabajo que Citroën ya venía haciendo dentro del Grupo PSA, con el CEO Carlos Tavares, que ahora es el CEO de Stellantis. Citroën siempre fue una marca que se caracteriza por su “accesibilidad”.

-¿Qué comprende este concepto de “accesibilidad”?

-Para mí comprende tres cosas, dejando el tema del “precio” para el final. La primera cosa que define a la “accesibilidad” es la relación que el cliente tiene con el producto. En un Citroën nunca vas a encontrar un panel lleno de botones y una computadora complicada. La interfaz entre el hombre y la máquina siempre será simple en un Citroën. El segundo punto que define la “accesibilidad” es la sencillez y practicidad en el diseño. En Citroën siempre vamos a priorizar la incorporación de soluciones y tecnologías útiles para el cliente. Y en tercer lugar está el precio. Tenemos el objetivo de que nuestros productos tengan un precio accesible para el cliente. Ya sea un C3, un C5 Aircross o un C5X, son autos que dentro de su segmento siempre se posicionan con precios en la entrada de la gama de la competencia. Por ejemplo, uno de nuestros rivales directos en Europa es la marca Skoda, que busca el mismo posicionamiento en precio que Citroën.

-En Argentina no tenemos la marca Skoda, ¿a quiénes identifican como rivales en nuestro mercado? ¿Cuáles serán los rivales del C3 en nuestra región?

-En los países donde Citroën tiene producción propia, es más sencillo establecer cuáles son los modelos considerados de “entrada de segmento”. Es el motivo por el cual el C5 Aircross es un auto más caro en Argentina, pero tiene un posicionamiento más accesible en Europa, que es donde se produce. Allí incluso es posible jugar con una gama más amplia de motores. Los rivales del C3 son entonces los hatchbacks del Segmento B producidos en la región.

-El C3 tiene rasgos de diseño de SUV y crossover. Sin embargo, ustedes lo definen como un hatchback, a pesar de que no es un hatchback convencional, como fue el anterior C3. ¿Por qué lo definen de esta manera?

-Esto es porque el nuevo C3 forma parte de un proyecto completo que llamamos C-Cube. Este proyecto estará conformado por tres modelos. Primero lanzamos el nuevo C3, que es un hatchback. El año que viene llegará una SUV, basada en la misma plataforma. Y en el 2024 llegará un tercer modelo, todos fabricados en Brasil. El C3 es un hatchback del Segmento B, con una silueta un poco más elevada, que ya exploraron otros rivales del mercado y que funciona muy bien en la región. Los rivales son los Chevrolet Onix, Renault Sandero, Hyundai HB20 y otros más. El C3 se diferencia de estos rivales por ofrecer un mayor espacio interior, un poco más de altura y despeje del suelo, y un poco más de robustez para los caminos de la región. Todo esto se traduce en un auto confortable y accesible. Después llegará una SUV en 2023.

-¿Y habrá un sedán, también?

-Sí, en 2024, si todo sale bien. Todos se fabricarán en nuestra planta de Porto Real sobre la Plataforma CMP. Este es un programa completo que nos permitirá afrontar la internacionalidad de la marca. Nunca antes un proyecto de Citroën estuvo tan focalizado en enfrentar a la competencia de esta región.

-¿En qué otros mercados se implementó este Proyecto C-Cube?

-Se implementó también en la región Asia-Pacífico, con el centro de producción localizado en India.

-¿Por qué Citroën utiliza el mismo nombre para vender modelos diferentes en distintos mercados? El C3 es un ejemplo claro: el nuevo C3 que están lanzando ahora en Sudamérica no tiene ninguna relación con el actual C3 que se vende en Europa.

-Sí, el C3 actual que se vende en Europa no tiene relación con este nuevo C3 que estamos presentando. Pero en Europa está por llegar un nuevo C3. Y la filosofía de ese nuevo C3 tendrá mucha inspiración en el C3 que estamos lanzando en estas otras regiones. Todo el trabajo de utilizar una plataforma económica, pero a la vez muy rígida y segura, con confort y fácil de adaptarse a diferentes mecánicas, es algo que estamos trabajando para adaptar en Europa. Nos inspiramos mucho en este Proyecto C-Cube para crear el próximo C3 europeo.

-¿Esto es porque el mercado europeo está cambiando?

-Totalmente. Por ejemplo, en el pasado teníamos en Europa el Citroën C1. Ese modelo, que era un hatchback del Segmento A, desapareció. El motivo de esta decisión es porque también desapareció por completo la rentabilidad a la hora de fabricar un Segmento A. Las exigencias de las normativas de seguridad y emisiones ambientales son muy complejas y nos obligan a explorar segmentos más rentables. Por eso, con este nuevo C3 que presentamos en Brasil nos inspiramos mucho para concebir el próximo C3 europeo, que tal vez tenga una gama de versiones más amplia: con versiones más accesibles y variantes con más tecnología, pero siempre aprovechando el know-how que obtuvimos en América Latina para el C3 europeo.

-¿Cuándo se presentará el nuevo Citroën C3 europeo?

-Dentro de poco más de un año. Como sabes, está el tema de la electrificación, cuyo avance sobre el mercado no se está produciendo de manera pareja en todo el mundo. Por ejemplo, se estima que para el año 2030 sólo el 10% de los autos vendidos en América Latina serán 100% eléctricos. En Europa, en cambio, esa penetración de los autos eléctricos será del 60% y hasta el 70% para el 2030. Es mucha diferencia. La electrificación de los autos es cara. Carísima, lo cual es un problema para una marca como Citroën, que reivindica el concepto de “accesibilidad”. Por eso trabajamos para concebir plataformas adaptadas a soluciones más económicas y elecciones en términos de producto. Citroën quiere ser una marca accesible en términos de electrificación, pero que se encuentra con el desafío de un consumidor que exige más autonomía, lo cual implica instalar más baterías y aumentar el peso, además del precio. Tomemos como ejemplo el Volkswagen ID.3 (leer crítica), que pesa 1.850 kilos. El ID.3 es el equivalente del Golf, que en su primera generación pesaba sólo 800 kilos. En 30 años su peso aumentó una tonelada. Tenemos un problema. Por eso, si queremos que la electrificación sea accesible y sustentable, tenemos que pensarla de una manera un poco diferente.

-Con este nuevo Proyecto C-Cube, la planta de Stellantis en Porto Real pasará a producir tres modelos nuevos de Citroën. Al mismo tiempo, la planta argentina de Stellantis en El Palomar, donde alguna vez se produjeron los Citroën C4 y C4 Lounge, hoy sólo fabrica la Citroën Berlingo y los Peugeot 208 y Partner. ¿La idea de Stellantis es que Brasil se especialice en la producción de modelos Citroën y Argentina ponga el foco industrial en Peugeot? ¿O veremos en el futuro algún nuevo Citroën fabricado en Argentina?

-No tengo una respuesta para eso, perdón. Pero lo que sí sé es que se trata de una cuestión de plataformas. Las plataformas son las que nos permiten producir diferentes autos en varios países. Eso forma parte del trabajo que el grupo está haciendo para el futuro. En Europa se sabe que en el futuro habrá modelos de Fiat producidos en plantas de Citroën o Peugeot. Otro ejemplo es Opel: hasta hace poco todas sus plataformas eran de General Motors, mientras que hoy utiliza plataformas de Stellantis. Cuando ves que la plataforma es la misma, todo es mucho más simple. En el futuro seguiremos teniendo problemas de logística, petróleo, energía e inflación. Por eso, más que nunca, será fundamental producir el auto lo más cerca posible de su consumidor.

Entrevista de C.C.

Galería: Contacto en Rio de Janeiro: Citroën C3

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com