Desde Zárate (Buenos Aires) - Más de 300 estudiantes de Ingeniería -de diferentes ramas- se postularon para para participar de una visita de Motor1 Argentina a la planta de Toyota Argentina en Zárate. La recorrida se realizó el lunes pasado y contó con la participación de 12 invitados seleccionados entre todos los postulantes (ver convocatoria).

Si se postularon tantos, ¿por qué fueron sólo doce? Porque fue una recorrida de cuatro horas en total, que el equipo de responsables del Centro de Visitantes de Toyota Argentina diagramó especialmente para estudiantes de Ingeniería. En las visitas convencionales, el recorrido es más corto y se realiza sólo por pasarelas elevadas. La visita de los lectores de Motor1 Argentina fue por el piso de la línea de producción, para apreciar bien de cerca todo el proceso de fabricación de las Hilux y SW4. Esto implicó una charla previa de capacitación en medidas de seguridad y el uso de elementos de protección: zapatos de seguridad, casco, lentes e intercomunicadores.

Los anfitriones de la visita fueron el ingeniero Eduardo Kronberg, gerente general de Sustentabilidad de Toyota Argentina, y Patricia Di Renzo, responsable del Centro de Visitantes. Hay que señalar que esta actividad fue posible gracias a la coordinación de Fernando Lema y Nicolás Odella Robledo, del área de Comunicación Corporativa de la empresa.

Entre los participantes se seleccionó a estudiantes de diferentes niveles y edades. También se invitó a postulantes de distintos lugares, incluyendo representantes de Buenos Aires, CórdobaChaco, Entre Ríos y Montevideo. Sólo hubo un ausente, que canceló sobre la hora, por presentar síntomas de Covid. Por ese motivo, los testimonios publicados acá abajo son once y no doce.

Ellos mismos, con sus propias palabras, fueron los encargados de relatar su experiencia en Toyota Argentina.

TOYOTA-ARGENTINA-VISITA-MOTOR1-3
Patricia Di Renzo y Eduardo Kronberg estuvieron a cargo de la visita de los estudiantes de Ingeniería convocados por Motor1 Argentina.
TOYOTA-ARGENTINA-VISITA-MOTOR1-4
El recorrido comenzó con una charla sobre la historia de Toyota, en Argentina y en el mundo.
TOYOTA-ARGENTINA-VISITA-MOTOR1-2
También se brindó una capacitación sobre medidas de seguridad, para poder circular por "El Piso de la Línea de Producción".
Zapatos de seguridad, casco, barbijos, lentes protectores e intercomunicadores. ¡A la fábrica!
TOYOTA-ARGENTINA-VISITA-MOTOR1-1
Por razones de confidencialidad, no está permitido tomar imágenes dentro de la planta. Esta fue la única foto autorizada, al final de la línea de producción. Pero los estudiantes sí pudieron relatar lo que vieron con sus propios ojos. Leé sus testimonios acá abajo.

1. Felipe Dapur (22 años, Industria Automotriz - UTN Pacheco)

El recorrido por la fábrica de Toyota Argentina en Zárate fue una gran experiencia, empezando por la amabilidad con la que nos recibieron todos en la planta. Nos dieron la posibilidad de recorrer la fábrica por la línea de montaje de las Hilux/Sw4 y de esa manera muchos conceptos teóricos los pudimos ver aplicados en la práctica. La limpieza, el orden, la seguridad y el compromiso demuestran que son necesarios para logar los objetivos y los productos de calidad. Previamente a entrar en la planta nos dieron una charla de seguridad, además de zapatos, cascos y anteojos para tener una mayor protección ante cualquier accidente. Una cosa que nos explicaron en la charla de seguridad fue mirar para todas las direcciones antes de cruzar los pasillos dentro de la planta, porque nos sucedía que -justo cuando íbamos a cruzar de un sector a otro- pasaba un robot trasladando la carrocería y había que esperar para poder pasar (todos respetan en la empresa esta pauta que llaman "Yoshi Yoshi"). 
Lo que más me gustó fue la explicación de cada sector y todas las preguntas que hicimos fueron respondidas sin ningún problema. En mi caso, fue la primera vez que visité una fábrica automotriz. Me sorprendió el nivel de robotización y de máquinas automatizadas. Además, fue muy interesante ver cómo cada operario puede tirar de una cuerda ("Andon") si encuentra una falla en el proceso y para conseguir que se solucione en el momento. De esa manera, están continuamente controlando la calidad en cada proceso. También me llamo la atención la visita a la sala de capacitación previa de todos los operarios, que pasan cuatro semanas entrenándose en una réplica de la planta, con ejercicios para aprender los movimientos que tendrán que hacer en la línea de producción.
En cuanto a los robots y máquinas automatizadas es impresionante cómo están milimétricamente configuradas, en muchos sectores trabajan de forma autónoma como en el área de Soldadura, pero en otras -como el montaje de los asientos- las máquinas automatizadas ayudan a los operarios a poder colocar las piezas o autopartes sin realizar un gran esfuerzo.
Uno de los últimos procesos para terminar las Hilux/SW4 son los controles de calidad donde se prueban el correcto funcionamiento en las puertas, capot, portón trasero, regulación de luces, prueba de aceleración/frenada y también se introduce el vehículo en una cabina donde simula lluvia intensa para ver si hay filtraciones. Luego de recorrer toda la planta, nos mostraron unidades de Gazoo Racing y autos como el Mirai, que es eléctrico con batería de hidrógeno (único en Argentina). Por último, quería agradecer a la gente de Motor1 Argentina por habernos dado esta oportunidad única a los estudiantes de Ingeniería.


2. Kevin Burgardt (24 años, Ingeniería Mecánica - UTN Buenos Aires)

Cuando vi que Motor1 Argentina ofrecía la posibilidad de visitar la planta de Toyota en Zárate no dudé en mandar todos los datos que solicitaban y afortunadamente, en menos de una semana, me llegó un mensaje diciendo que me habían seleccionado para dicha experiencia. Al llegar al Centro de Visitas, Nicolás Odella (Toyota) nos dio la bienvenida junto a Carlos Cristófalo (Motor1) y comenzamos con una charla introductoria ofrecida por Patricia Di Renzo sobre la historia de Toyota en Argentina: cómo fue creciendo con el paso de los años e innovando en diferentes aspectos mediante una filosofía de trabajo realmente admirable. Cada persona que trabaja dentro de la empresa tiene la posibilidad de proponer ideas innovadoras en relación al trabajo que se esté realizando y es así cómo avanzan exitosamente incentivando el esfuerzo de cada uno.
Después, una de las partes más interesantes fue cuando el ingeniero Kronberg nos explicó el compromiso que tiene Toyota con el medioambiente hacia el año 2035. Nombró ciertos desafíos como el de aumentar la cantidad de autos eléctricos, híbridos y aquellos propulsados por hidrógeno gracias a su reacción con el oxígeno: pienso que será el futuro (no muy lejano). El resto de los desafíos (cero emisiones de CO2, compostaje, optimización del uso del agua, etcétera) también están siendo llevados a la práctica ahí en Zárate.
Finalmente, llegamos a la mejor parte de la experiencia. Sobre todo, para alguien que nunca había visitado una planta automotriz. Nos dieron todos los elementos de seguridad necesarios para poder caminar por la planta y comenzamos el recorrido por la parte de estampado que, personalmente, fue impresionante escuchar el ruido del proceso. Es impecable la manera que tienen de trabajar, todas las normas aplicadas en cada sector, la limpieza, el orden y las señales sonoras que dependiendo cuáles sean, indican si hay un problema en la línea que debe ser atendido. La eficiencia de la producción en ese momento era de del 94% y suelen tener días en los cuales el porcentaje llega a ser del 96% (lo cual indica un gran rendimiento en relación con los recursos empleados).
También caminamos al lado de las celdas de soldadura, que en ciertas partes el proceso se ve envuelto en una serie de pasos que involucran las manos del operario y en otras, el soporte de las máquinas, lo cual optimiza enormemente el tiempo empleado por tarea. No me alcanzan las palabras para describir cada proceso dentro y fuera de la planta. Me gustaría poder resumir aún más esta experiencia única y contar más al respecto, pero se haría muy extenso el texto. Por esta razón, voy a estar recomendando esta actividad en la UTN FRBA para que más estudiantes tengan la posibilidad de poder vivirlo en primera persona. Por último, sólo me queda agradecer a todas las personas encargadas de llevar esto a cabo y de organizarlo de la manera en que lo hicieron.


3. Carla Holzman (29 años, Ingeniería Química - Universidad Nacional del Chaco Austral)

Vengo de una provincia donde no hay muchas industrias establecidas para poder hace visitas a planta, el haber recibido el email de que me habían elegido para poder conocer el proceso de producción de las Hilux y SW4 de Toyota la verdad me puso muy feliz. Haber visto la línea de producción de cerca fue realmente increíble. Toda la masa en su totalidad de lo que es Toyota superó mis expectativas como visitante desde tan lejos, ver cómo todo funciona, cada máquina, cada persona en una tarea específica, con el tiempo justo, que los problemas sean resueltos en pocos segundos, la oportunidad laboral enorme, todo funciona tan bien que es indescriptible. Agradezco nuevamente la oportunidad que me dieron y ojalá se pudiesen hacer estos tipos de visitas siempre en distintas empresas, para que muchos estudiantes también tengan la posibilidad de poner en práctica conocimientos adquiridos durante las cursadas, así como pudimos hacerlo nosotros. ¡Gracias a Motor1 y Toyota!


4. Gonzalo Guerini (25 años, Ingeniería Electrónica - UTN Villa María)

La visita a la fábrica de Toyota fue una gran experiencia. Inicialmente nos recibieron con un desayuno donde fuimos entrando en confianza. Dentro del Centro de Visitas, donde se expone el despiece de una Hilux (seguro que va a estar la foto en la nota), pudimos conocer la historia de la empresa y su forma de trabajo dentro de la planta. Luego pasamos por el área de Gazoo Racing, donde se encontraba el Toyota GR Supra y otros vehículos de la división deportiva. Al ingresar a la planta, inicialmente nos encontramos con la línea de estampado, donde se podía observar desde la alimentación de chapas hasta las distintas etapas de "moldeado". Luego pasamos por distintas áreas de Soldado y Montaje de diferentes piezas. Durante el recorrido se podían reconocer fácilmente algunas de las formas de trabajo que nos mencionaron dentro del Centro de Visitas. Algunas de ellas eran el abastecimiento de piezas sólo cuando se requería (se abastece de cierta cantidad y de forma frecuente). Otra: el sistema de "parar, llamar y esperar", que se utiliza para advertir algún defecto y solucionarlo antes de que sea trasladado a los procesos posteriores (esta advertencia se presenta en forma de música armoniosa dentro de la planta, algo propio que utilizan los japoneses).

Está todo perfectamente señalizado y en cada cruce se utiliza la norma de seguridad "Yoshi-Yoshi", se hace un control visual y señalamiento con la mano hacia la izquierda y derecha antes de cruzar. Ciertos ensambles, como ser cabina, chasis, motor y otros son transportados por robots de un área a la otra para su siguiente proceso. Lo increíble es que las puertas son pintadas montadas en el vehículo, luego se desmontan para ir a diferentes áreas a terminar de ensamblar (tanto puertas como el interior del habitáculo) y finalmente cada puerta vuelve a su cabina con la que fue pintada, todo esto para no desentonar colores. Lo más sorprendente es cómo todo se coordina para lograr procesos que duran 87 segundos (segundo más, segundo menos) y que al final de línea salga una Hilux o SW4 cada ese tiempo. También nos mostraron un Área de Entrenamiento que tienen para formar a nuevo personal y que logre realizar su tarea de forma correcta y en el tiempo requerido (nota mental: hay poco margen para errores). Además, tuvimos la suerte de ver el Toyota Mirai, el vehículo a hidrógeno de la marca.

Para cerrar, C.C. nos permitió conocer el GR Yaris de la "Colección de Autoblog" e hizo un poco de drift en el estacionamiento... Bueno, no: no daba, así que se quedó con las ganas.

¡Muchas gracias a Motor1 / Autoblog y Toyota Argentina por este recorrido! Si tienen la oportunidad de ir háganlo o al menos, para los de más lejos, existe la posibilidad de una visita virtual! (ver explicación y video más abajo).


5. Valentino Giovenale (18 años, Ingeniería Mecatrónica - Facultad de Ciencias de la Alimentación de Entre Ríos)
La verdad es que la visita a la fábrica de Toyota Argentina de la mano de Motor1 superó mis expectativas. Muy buen recibimiento en el Centro de Visitas, es un lugar muy cómodo y agradable con una decoración muy llamativa, como es esa Hilux colgando pieza por pieza. La atención de las personas que nos recibieron fue excelente, también lo que nos dieron a conocer sobre la historia o trayectoria desde su nacimiento, asimismo como es ser parte de una empresa tan grande, la forma de trabajar, de manejarse dentro de la planta, la profesionalidad, compromiso, entrenamiento. A la gente de Toyota se le nota un interés muy grande por aportar a la sociedad, ya que nos han comentado que también hacen talleres con escuelas secundarias o brindan educación a quienes se les dificulta el aprendizaje. Con estas visitas que nos permitieron hacer uno se lleva saberes muy buenos y ve cosas de las cuales no se imagina cómo son o solamente tiene la teoría.
Me queda una anécdota caminando dentro de la planta: íbamos en fila caminando detrás del instructor y en un momento hay un semáforo el cual veo que se pone en luz roja. Entonces yo corto la fila y espero a que pase un trabajador en un carrito. Yo creí que el semáforo era por él. Entonces, al ver que ya había pasado, quise cruzar pero vi un robot con un chasis de Toyota Hilux encima de él y casi me choca, me dio un pequeño susto, pero fue muy gracioso.
Por otra parte, hubo un clima muy bueno con los compañeros que fueron a la visita, hubo intercambio de ideas y puntos de vista. Carlos Cristófalo, súper buena onda, siempre nos mantuvo al tanto de todo y sólo tengo palabras de agradecimiento. Por mi parte, me fui fascinado, cuando iba recorriendo la planta, al lado de los empleados y robots, me iba riendo porque no me lo imaginaba así: muy buena coordinación para trabajar, sus tiempos, etcétera. Al ver desde que el vehículo es una chapa hasta que sale andando, ver cada proceso al detalle del armado fue una muy buena experiencia. Siento que va a ayudarme para seguir mis estudios de Ingeniería.


6. Magalí Roldán (26 años, Ingeniería Mecánica - UTN La Plata)

Fue una experiencia maravillosa. Superó totalmente mis expectativas. Fue increíble poder ver la línea de producción de tan cerca. Toyota es la perfección, realmente no hay nada que mejorarle. Es la primera vez que veo cómo las materias de Ingeniería se aplican a la industria, ¡y qué mejor que haberlo visto en Toyota! Estoy muy feliz de haber sido seleccionada para vivir esta experiencia, ¡muchas gracias, Motor1! ¡Gracias por este enorme incentivo a los que estudiamos Ingeniería!


7. Jeremías Fogiel (20 años, Ingeniería Mecánica - UTN Buenos Aires) 

Tuve el placer de visitar la fábrica automotriz más grande de la Argentina. La experiencia comenzó de la mejor forma posible: nos recibieron en el Centro de Visitantes los profesionales que nos hicieron sentir como en casa, contándonos la historia de la empresa, sus orígenes, su forma de ver el mundo y cómo revolucionaron la industria con su tan preciado método de trabajo. Algo que me llamó la atención en este primer contacto con el personal, fue su calidez y la preocupación que había por brindar a su personal de trabajo las mejores condiciones laborales posibles, algo escaso hoy en día. La misión de Toyota de Emisión 0 es solo uno de los tantos objetivos que la empresa intenta (y logrará) para el 2035, priorizando siempre el bien estar y futuro de la sociedad, pero sin dejar de entregarnos los hermosos y tan funcionales vehículos que la misma ofrece.

Una experiencia que comienza así solo puede continuar como lo hizo: el paso por la línea de producción. Tuvimos el placer de recorrer la línea de producción completa, si, tal como lees: ¡completa! Desde el estampado hasta el proceso de calidad, Toyota cumple con la filosofía Kaizen, la cual es evidente ya que su planta es la combinación perfecta entre automatización industrial y un personal sobrecalificado, el cual no deja ningún detalle al azar y trabaja minuciosamente para darnos una entrega constante de camionetas de alta gama, tales como la Hilux cabina simple, doble cabina y la tan preciada SW4. Nada podría lograrse si no fuese por su método tan potente, el cual coordina diversos procesos de producción con una precisión inigualable y obteniendo resultados constantes con un porcentaje de efectividad mayor al 96% ¡De locos!

Toyota no solo nos brinda sus métodos, vehículos o buenos momentos, es importante destacar que genera más de 10 mil puestos de trabajo directo y otros 40 mil indirectos, lo cual es sumamente importante para la zona, ya que aumenta y promueve el consumo local, teniendo un 60% de sus partes provistas por trabajadores locales, de la zona y de todo el país. Como futuro Ingeniero Mecánico, puedo reconocer el futuro cuando lo veo, y al ver semejante monstruo como es la planta de Zárate, solo puedo pensar que el futuro llegó (hace rato). 

Desde ya, quiero agradecer a Carlos, quien logró y nos dio la posibilidad de vivir esta experiencia única la cual, sin dudas, marca la vida de cualquier profesional en desarrollo y muestra que la industria argentina logra y logrará muchas cosas, siempre con trabajo duro y profesionales de alto nivel, tal como el ingeniero Kronberg, Nicolás y cada empleado de Toyota Argentina.


8. Ignacio Ilang (26 años, Ingeniería Industrial - UADE)

Tuve el privilegio de ser uno de los seleccionados por Autoblog-Motor1. Desde la llegada al predio ubicado en Zárate la atención fue de primera calidad, tanto por parte de Toyota Argentina como por parte de Carlos Cristofalo (C.C.) quien se mostró super amable y entusiasmado al igual que todos nosotros por realizar esta visita en donde además pudimos compartir ideas y conversar con un referente como lo es él en Argentina acerca del apasionante mundo de la industria automotriz. Por otro lado, y no menos importante tuvimos la suerte de poder ser guiados por uno de los Gerentes Generales de Toyota Argentina, el ingeniero Eduardo Kronberg.
El recorrido inició con la historia de Toyota, su evolución, su sistema de producción, la implementación de la mejora continua (Kaizen) y el futuro de la movilidad. Una vez terminado el recorrido, nos colocamos los elementos de seguridad y nos dirigimos directamente a la planta de producción.
Lo más interesante para mí, creo yo gracias a mi orientación de Ingeniería Industrial, fue poder ver en acción las distintas herramientas y metodologías que Toyota ideó luego de la Segunda Guerra Mundial para salir adelante frente a los grandes competidores, el famoso Sistema de Manufactura Lean: Kanban, Rutas de abastecimiento, Llamadores y Tableros Andon fueron algunas de las herramientas entre tantas que pudimos ver aplicadas a lo largo de toda la línea de ensamble. Es increíble estar en la planta como un operario más, y ver cómo hay movimientos de piezas por todos lados, ese flujo continuo que tanto se busca lograr, parece una coreografía donde hay movimientos de partes y operarios respetando un tiempo de ciclo de operación para lograr que de forma increíble salga un vehículo cada 87 segundos (algo impresionante para una bestia de más de 4.000 partes).
Fue una experiencia única, donde las cuatro horas de la visita se quedaron cortas entre tantas cosas para mirar y escuchar, no sólo eso si además tener la posibilidad de hacer todas las preguntas que quisiéramos. Por último, quería agradecer a Toyota Argentina por abrir sus puertas de esta manera y permitirnos estar dentro de la línea de producción como un operario más, y a C.C. por darnos esta oportunidad única a los estudiantes de Ingeniería.


9. Nina Rosch (18 años, Winter Garden - UBA XXI)

Hace unos días tuve el honor de ser invitada para realizar una visita a la planta de producción de Toyota Argentina en Zárate. Si bien tenía alguna idea previa de lo que iba a presenciar, cuando llegué al lugar me impresionó en el mundo en el que estaba ingresando. Recién estoy entrando al nivel universitario y me siento muy agradecida de haber tenido la posibilidad de tener este tipo de experiencia tan enriquecedora. Al igual que yo, otros estudiantes cursando la carrera de Ingenieria de distintas universidades del pais estaban ansiosos de comenzar tal experiencia. Llegamos muy temprano a la planta y nos recibieron cordialmente con un rico desayuno y una calidez muy gratificantes. Luego de una breve, pero linda bienvenida de los directivos, comenzamos el recorrido, con todas las medidas de seguridad (cascos, anteojos y zapatos especiales). De ahí subimos a una camioneta haciendo varias paradas mientras el guía nos comentaba por unas auriculares que nos ofreció la empresa.
Lo que más me gustó de la visita a la fábrica fue la precisión con la que trabajaban los operarios y cómo se manejaban por la planta, tenían todo calculado, incluyendo el número de pasos para llevar a cabo su tarea. Lo más impactante era el tiempo en el que tardaban para sacar un producto: alrededor de 84 segundos se demoraban. La eficacia incluyendo eficiencia en su ámbito laboral me sorprendió.
Tampoco voy a olvidar la limpieza e higiene en la planta, desde la recepción hasta las máquinas que ayudaban a moldear las piezas. Agradezco enormemente a Toyota y Motor1 por darme esta posibilidad y especialmente a Carlos Cristófalo y todo el personal de Toyota Argentina por llevarnos con calidez y grandeza. ¡Gracias y que se repita!


10. Emiliano Hernández (28 años, Ingeniería de Producción - Universidad de la República de Uruguay).

En primer lugar, quiero destacar la amabilidad y calidez de todo el personal y de C.C. desde el primer momento en que entramos al Centro de Visitas de Toyota Argentina. La charla previa a entrar a la planta fue fundamental para conocer la historia de la marca en Argentina y sobre todo para entender la filosofía Toyota. Todos sabemos que Toyota invierte en el cliente y eso lo demostraron en cada momento de la visita.

En cuanto al recorrido en la planta, fue una experiencia única. Fuimos unos afortunados, ya que tuvimos la posibilidad de transitar todos los procesos a metros de distancia. Realmente es increíble el ritmo y la calidad de trabajo de los operarios y los robots, visualizar cómo se complementan entre ellos fue muy interesante. A nivel personal, fue muy enriquecedor poder bajar a tierra muchos conceptos clave sobre Gestión de Calidad, Tiempos, Métodos y Automatización. No todos los días se ve salir una Hilux o SW4 cada 90 segundos. Como conclusión, valió la pena viajar desde Uruguay. Fue una experiencia de Primer Mundo, en donde pude visualizar dos conceptos que siempre destaco de la marca: calidad y servicio al cliente. Realmente son dos conceptos que se palpan en todos los procesos. Además, fue una muy linda experiencia haber conocido futuros colegas argentinos. Finalizo agradeciendo a Toyota Argentina y a Motor1 Argentina por esta oportunidad increíble, ¡fue un placer!


11. Enzo Abad (24 años, Ingenieria Industrial y Electromecánica - UADE)

Sabía de antemano cómo trabajaba Toyota, pero verlo en persona fue algo increíble. Trabajan con un nivel de orden, optimización y estandarización asombrosos, es una planta a nivel mundial. Me encantó ver cómo aplican herramientas de Lean Manufacturing, algo que sólo había visto en la teoría. El layout de la planta está pensado hasta el más mínimo detalle, circulan piezas por debajo, arriba y alrededor tuyo constantemente. Además de que la sincronía entre puestos de trabajo y el nivel de control de retrasos es extrema, se cuenta cada segundo.
Los controles de calidad, una vez terminada la unidad, son muy exigentes. Incluso me asombró que prueben la doble tracción sobre rodillos a muy alta velocidad, chequeando si hay variaciones de velocidad entre ambos ejes. Quedé muy impactado con el área de entrenamiento para el personal de líneas, donde practican muchísimas habilidades, desde encontrar defectos de pintura hasta agilidad motriz en los brazos. Pudimos ver muchas configuraciones diferentes de Hilux y SW4 que no existen en nuestro mercado, y tuvimos la suerte de ver un Mirai en persona, algo muy exótico desde el punto de vista tecnológico. Incluso pudimos observar cómo salía agua por el escape -resultante de la eletrólisis inversa del hidrógeno- luego de la puesta en marcha.
También vimos una verdadera bestia/obra de arte, el GR Supra: luce 20 veces mejor que por fotos. Pero la verdadera joya de la jornada fue poder sentarse en el GR Yaris oficial de Autoblog, me quedé pensando todo el día en ese auto (¡gracias, CC!).

Mi conclusión: recorrer esa planta convence a cualquiera de estudiar Ingeniería, y más si te guían personas con tanta experiencia como nos guiaron a nosotros. ¡Gracias!


TOYOTA-ARGENTINA-VISITA-MOTOR1-9
Al terminar la recorrida en la planta, los estudiantes pudieron conocer de cerca los nuevos vehículos electrificados de Toyota: Prius Plug-In Hybrid, Rav4 Plug-In Hybrid y Mirai (pila de combustible de hidrógeno).
TOYOTA-ARGENTINA-VISITA-MOTOR1-7
El Mirai alimentado por hidrógeno fue el que más les llamó la atención.
TOYOTA-ARGENTINA-VISITA-MOTOR1-6
Algunos también pidieron las llaves para subirse a cierto Toyota GR Yaris camuflado que se ve ahí al fondo.

ADEMÁS

Invitación de Toyota Argentina para instituciones educativas

TOYOTA-ARGENTINA-VISITA-MOTOR1-10

¿Te quedaste con las ganas de visitar la planta de Toyota Argentina? Nos hubiera gustado poder invitar a todos, pero desde la empresa propusieron un plan alternativo para el resto de los estudiantes que siguen a Motor1 Argentina: pedile a tu Universidad o institución educativa (también pueden ser escuelas u otros organismos) que escriban a centrodevisitas@toyota.com.ar para solicitar una visita.

Existen dos modalidades: Visitas Presenciales (para quienes puedan viajar hasta Zárate) y Visitas Virtuales (con la proyección de un video interactivo y coordinadores online de Toyota que responden consultas en vivo y a la distancia). Podés ver un ejemplo de la Visita Virtual en el video de acá abajo.


VIDEO: Recorrido en 360° a la fábrica de Toyota Argentina


ADEMÁS

En el Twitter de @Motor1Argentina

 
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com