El Mercedes W13 es un monoplaza poco sensible a los ajustes y, a pesar de los dos llamativos tirantes que se colocaron para endurecer el bordillo, el auto sigue complicando la vida a los pilotos. Para mitigar el fenómeno, lo único que queda es elevar el fondo y perder rendimiento...

Mercedes instaló un segundo soporte para limitar el porpoising en el Gran Premio de Canadá de Fórmula 1, pero lo retiraron por las posibles quejas de sus rivales. Algunos en el paddock objetaron cuando apareció la segunda barra de sujeción para fijar el bordillo en el W13, después de que la FIA permitiera a los equipos endurecer el fondo en la lucha contra el porpoising, la "sugerencia" fue que le habían informado antes a la escudería alemana que a las demás.

El W13 no encontró el camino hacia la competitividad: cuando terminaron los entrenamientos libres del GP de Canadá, los comentarios de la pista eran desalentadores: George Russell, séptimo, a 844 milésimas del Red Bull de Max Verstappen, y Lewis Hamilton, incluso decimotercero, con una diferencia con el holandés campeón del mundo de 1.294.

Los números hablan por sí solos: los circuitos cambian (estamos en la novena prueba de la temporada y sólo en el GP de España se percibió una mejora significativa) pero no el comportamiento de los Mercedes, que son poco sensibles a los ajustes y, por tanto, reiteran los fallos que ya habían aparecido en los test de Bahrein (ver nota).

Lewis Hamilton se baja del Mercedes-AMG con dolores de espalda en Parc Femé. PH: Motorsport Images.
Lewis Hamilton se baja del Mercedes-AMG con dolores de espalda en Parc Femé. PH: Motorsport Images.

Lewis Hamilton se bajó del auto en Bakú con un fuerte dolor de espalda provocado por este movimiento y eso llevó a Toto Wolff a calificar al W13 como una "caja de mierda", disculpándose al mismo tiempo por el monoplaza que le proporcionó el equipo al siete veces campeón del mundo.

Detalle del Bagerboard del Mercedes W13. PH Giorgio Piola.
Detalle del Bagerboard del Mercedes W13. PH Giorgio Piola.

Mercedes se presentó en Canadá con una serie de novedades, esperando encontrar la solución al porpoising y, en cambio, la situación no cambió mucho. Hamilton probó un fondo recortado por el centro, cuyo hueco después se tapó, y añadieron un segundo tirante a media altura en el fondo, con la autorización de la FIA.

Detalle del piso del Mercedes W13 con el corte cubierto. PH: Giogio Piola.
Detalle del piso del Mercedes W13 con el corte cubierto. PH: Giogio Piola.

El monoplaza de las flechas de plata siguió sin responder, y eso provocó caras largas en los ingenieros dentro del box, que están pensando en dejar ya este proyecto y empezar a trabajar de cara a 2023 con conceptos menos extremos, pero sin duda, más funcionales para la actual normativa.

El doble tirante del Mercedes W13 presentado en Canadá. PH: Giorgio Piola.
El doble tirante del Mercedes W13 presentado en Canadá. PH: Giorgio Piola.

Para la cita en Silverstone se espera que llegue el paquete final con todos los cambios que se han diseñado, y algunos hablan de una reconstrucción de medio auto para dar un giro a la situación. El año pasado, el trazado británico permitió a Mercedes tener un monoplaza capaz de aguantar el desarrollo a Red Bull hasta la última carrera, a pesar de que perdieron la batalla por el título contra Verstappen en la clasificación de pilotos.

Sin embargo, el escenario parece muy diferente en la actualidad, y es que mientras que en 2021 los de Brackley fueron muy competitivos, este curso se antoja mucho más complicado, aunque un luchador Russell sea el piloto más consistente de la parrilla.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com