Raúl Barceló presentó una emisión de Desde Boxes ya! junto al Peugeot 205 que manejó Reutemann en 1985 y al Lancia Delta Integrale con el que Recalde y Del Buono ganaron el Rally de Argentina en 1988. Así celebró el regreso a nuestro país del modelo italiano, primicia adelantada por Motor1.com Argentina, que tiene una gran historia en sus espaldas.

Se dice que el Delta fue recuperado porque la única vez que estuvo en el país fue cuando Recalde y Del Buono ganaron la fecha mundial disputada en Córdoba en 1988, hecho histórico, ya que significó la única victoria de un binomio americano en el Campeonato de la especialidad.

Después de la cancelación del fabuloso y peligroso Grupo B, y la normativa vigente desde 1987, el Lancia Delta dominó el rally de manera aplastante. La versión Integrale con la que Recalde se impuso en Córdoba, corrió entre Portugal 1988 hasta San Remo del año siguiente y el auto fue el mismo que ganó en Acrópolis (Grecia) a manos de Miki Biasion antes de venir para Argentina.

Galería: Jorge del Buono se reencontró con el Lancia Delta en Argentina: “Es un hermoso homenaje a Recalde”

Recalde era un piloto “no oficial” de Lancia, y recibió el gastado chasis ZLA831AB000417887, pero en Argentina corrió palmo a palmo, o especial a especial, contra la primera plana del equipo. La carrera no estuvo exenta de complicaciones, pero como toda gran historia, tuvo un final inesperado, en el que Recalde y Del Buono manejaron de una manera extrema y se quedaron con el triunfo. La historia, vivida en primera persona, la cuenta acá Carlos Cristófalo, director de Motor1 Argentina.

El Lancia Delta Integrale tenía un motor 2.0 litros turbonaftero de 280 cv, tres diferenciales y la clásica decoración de Martini sobre fondo blanco. La única diferencia entre su victoria en Argentina y su estado actual, es el spoiler montado en el perfil de fuga del techo.

Galería: El Lancia Delta de Recalde volvió a la Argentina

Luego del Rally de Argentina 1988, el Delta chasis ZLA831AB000417887, no volvió a correr como parte oficial del equipo, que ya trabajaba en su evolución. Reacondicionada, esta unidad pasó por Australia donde, luego de varios éxitos, quedó olvidada en el fondo de un galpón para ser rescatada en 2013 por un coleccionista.

Restaurado a su mismo estado tras ser ganador en Acrópolis 1988, el Delta finalmente fue repatriado por un apasionado local. El cambio más importante que recibió fue el cambio del livery de Biasion y Acrópolis "para devolverle la imagen con la que ganó el Rally de Argentina de 1988”, tal como explicó su propietario. (Podés leer acá la historia completa y muchos más detalles del Lancia Delta de Recalde.)

La historia en Desde Boxes ya!

 

 

 
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com