La terminal Ralitor inauguró hoy su planta de producción en La Plata. Tras ocho años de trámites para lograr primero el permiso de terminal automotriz y después el aval de las marcas que representa, la compañía de los empresarios Fernando Marino y Rubén Robert cortó hoy la cinta de inauguración en su establecimiento de la localidad bonaerense de Gonnet. Fue una ceremonia emotiva, Robert no pudo llegar a presenciar: falleció meses atrás, sin poder ver el fruto de años de trabajo junto a Marino y toda la familia de Ralitor.

Ralitor se convirtió hoy en la primera planta argentina que produce modelos de marcas chinas. Su camino será seguido el año que viene por la planta de Changan en La Rioja (leer más).

En La Plata, Ralitor ya comenzó con el montaje en formato CKD (con kits prearmados importados de China) del camión liviano Shineray T30. Es un modelo que se comercializa desde marzo de 2018 importado de China (ver nota de lanzamiento), pero que ahora es de producción local.

El Shineray T30 se produce con una inversión inicial de cinco millones de dólares. La línea de montaje tiene una capacidad para 1.000 unidades anuales. Ralitor espera terminar el 2022 con 300 vehículos terminados. En una primera etapa, se crearán 44 puestos de trabajo, pero se estima que las contrataciones llegarán hasta 150 cuando aumente el ritmo de producción.

Ralitor informó que la integración de piezas nacionales del Shineray T30 será del 30%, que es el mismo valor promedio de toda la industria automotriz argentina. Para alcanzar ese porcentaje, Ralitor llegó a acuerdos con proveedores locales como Fate (neumáticos), Cristem (vidrios), Willard (baterías), Wobron Iar Metal (embragues) y Alpha Figheras (llantas), entre otros.

El T30 tiene cabina simple para dos pasajeros, una capacidad de carga de una tonelada y un motor 1.3 naftero (85 cv y 105 Nm), con caja manual de cinco velocidades y tracción trasera.

Al mismo tiempo de la inauguración de la planta, Ralitor anunció que en breve sumará la producción local de dos camiones de otras dos marcas chinas:

* DFM 1064: Es un camión mediano con motor Cummins 3.8 turbodiesel (160 cv y 500 Nm), caja manual de seis velocidades y tracción trasera. Tiene una capacidad de carga de 5.4 toneladas sobre la caja y un peso bruto declarado de 9.6 toneladas.

* JMC N900: Es un camión mediano con motor JMC-Isuzu 2.8 turbodiesel (115 cv y 285), con caja manual de cinco velocidades y tracción trasera. Tiene una capacidad de carga de cuiatro toneladas sobre la caja y un peso bruto declarado de 6.1 toneladas.

"Gracias a la inversión sostenida de Ralitor, Shineray se convierte hoy en la primera automotriz china que cuenta con producción local en la Argentina. Esta planta es el puntapié inicial para producir otros camiones de DFM y JMC", explicó Marino.

En la inauguración participó el secretario de Industria, Ariel Schale, quien destacó la inversión de Ralitor: "Este es un proyecto incipiente, pero es necesario decir que así arrancó Toyota en la Argentina, hace más de 20 años: con una estructura pequeña y pocos empleados. Hoy Toyota es el mayor fabricante y exportador de vehículos de la Argentina. Le deseamos a Ralitor un futuro igual de próspero, para producir lo que más importa: nuevos puestos de trabajo para los argentinos", declaró Schale.

Galería: Planta Ralitor en Argentina - Shineray T30

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com