Hay gente inquieta, tanto que ni a los 64 años deja de hacer cosas y es capaz de desafiarse y emprender nuevos proyectos. El "Gringo" es una de esas personas, quien aplicó toda su creatividad para darle a su auto una vuelta de rosca, o mejor dicho, de carpintería.

Troncomóvil del Gringo

El modelo en cuestión es un Renault 4 al que le recubrió todo el exterior y el interior en madera, paragolpes, techo, puertas, parrilla, pero también asientos, hasta el mínimo detalle tiene trabajo de carpintería.

Troncomóvil del Gringo

En total se sumaron 300 kilos de madera, 80 kilos más de pegamento y unos 12.000 tornillos para el resultado final. Y no se trata de una “escultura” estática, el Troncomóvil circula por las calles de Tucumán y solo recibe señales de cariño a su paso.

external_image

La creación se realizó en la misma vereda de la casa de Hector “Gringo” Morales, en Villa Lujan y contó con ayuda de los chicos del barrio. Esperemos que el Troncomóvil esté bien barnizado porque su dueño piensa en donarlo a una institución que lo conserve y exhiba. Como dice el Gringo: “Nunca es tarde para aprender, hay que seguir desafiando a la mente” ¿Cómo lo va a hacer? Ya está trabajando en un nuevo Troncomóvil, pero que en este caso quiere usar para viajar por Europa. Felicitaciones.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com