Que te llame la gente de IVECO y te ofrezca su nuevo camión de 15 toneladas Tector Attack 150E21, producido en Argentina, es un orgullo y una enorme responsabilidad. Así que fuimos con equipo completo para la prueba en la pista de FADEEAC, la cual cuenta con muy amplias  instalaciones, y todas las comodidades.

external_image

Por si fuera poco, (Iveco te pone todo a disposición) en el convite coincidimos con el programa de tv El Expreso, aunque eso no nos causó molestias ya que habían dispuesto dos unidades Tector; una paso corto, y una paso medio. Hay otra más en la oferta comercial, con distancia entre ejes mayor, destinada a cargas voluminosas (por ejemplo, reparto de electrodomésticos). Había camiones para todos.

Así fue que nuestro colega-amigo-socio Gustavo Feder, y el tester de Pesados Jerónimo Chemes constituían, junto a quien suscribe, el equipo que representaba a Motor1 Argentina. Nos recibieron con una charla informal y relajada, encabezada por el gerente de ventas Pablo Princich (ver video abajo), tras ofrecernos un almuerzo y una refrescante bienvenida, muy necesaria en estos días de tanto calor.

external_image

Producto para distribución y distancias medias

Ya dispuestos a rodar, nos encontramos con las unidades, que descansaban a la sombra. Una de las principales características de este producto de trabajo destinado a flotas; para choferes (más dos acompañantes) es la amplitud de la cabina (la legendaria y conocida diseñada por Ital Design hace más de tres décadas) y el aire acondicionado.

external_image

Interior con el conocido diseño de Giugiaro, que ya no tiene punto de comparación con lo que se estila ahora. Pero estuvo tan bien concebido en su momento, que conserva la vigencia y utilidad de siempre. Inconfundible producto Iveco.

Es una cabina espaciosa, con una suspensión algo mejorada, a lo que se agrega el asiento del conductor neumático. Las unidades sobre las que rodamos eran chasis rígidos sin carga de ningún tipo, por lo que no podemos aseverar sobre su comportamiento dinámico. Todo chasis rígido mejora su andar en cuanto le metés kilos.

Sí podemos indicar que el proyecto de este camión responde a una necesidad puntual del mercado, que la marca puede atender tomando de su amplio menú de disponibilidades, y de una instalación industrial situada en la provincia de Córdoba, con un importante contenido de piezas de proveedores locales, incluyendo el motor, el cual se produce desde el mecanizado principal hasta el armado completo en la planta de CNH vecina a la de Iveco.

external_image

Camión cordobés para toda la Argentina

Aquí es donde nos detenemos, porque si bien no es un producto de alta tecnología, ni de más reciente generación, suple necesidades básicas a un precio más que competitivo; atendiendo a mercados de distribución y trabajos locales en ciudades y pueblos de toda la extensión de nuestro territorio. Se lo concibió para la geografía plana predominante en nuestro país.

external_image

Como las unidades venían directo de fábrica para que las analicemos, Gus Feder se entretuvo haciendo primeros planos de las etiquetas de procedencia de todos los componentes expuestos del chasis. A lo que decíamos del motor, se agrega, bastidor, llantas, neumáticos, válvulas, mazos de cables, y otras piezas más. El resto de las autopartes provienen de Brasil, de la planta Iveco de Sete Lagoas, Minas Gerais, y otros proveedores brasileños. El porcentaje de integración local supera el 60%, lo que señala la cantidad de mano de obra directa e indirecta que nuestro país compromete.

El motor es un Iveco-FPT NEF4 ID, de cuatro cilindros con 4,5 litros de cilindrada y 206 CV (150KW) a 2500 rpm. Su torque es de 720 Nm a 1350 rpm el cual se ha mostrado elástico, poco rumoroso y con un torque muy respetable para las tareas que se le demandan; específicamente distribución urbana y viajes interurbanos. Su transmisión es de accionamiento manual, empleando una caja Eaton FS 5406A de 8 marchas, con alta y baja. La reducción final de su eje trasero Meritor MS 23-235 es de 4,10/5,72:1, muy apta para la topografía de la mayoría de las rutas, caminos y calles de nuestro país.

external_image

Todo esta pensado para el trabajo, y esto se ve potenciado por la disponibilidad de las tres distancias entre ejes que el modelo ofrece, empleando el abanico de opciones que la ingeniería y la planta de Ferreyra tienen en su equipo de producción. La respuesta amplia y a la vez precisa; más contar con gran cantidad de componentes locales, es un valor diferencial de producto insoslayable.

Si bien su equipamiento es básico, es un vehículo especialmente dimensionado y dirigido a flotas de servicio. Por lo que será apreciado por su tamaño interior de cabina, por su aire acondicionado, por su simpleza de mantenimiento y por su red de atención en todo el país.

Es una enorme satisfacción comenzar las pruebas de Pesados en Motor1 con un producto nacional que integra la amplia oferta de esta importante empresa radicada desde hace tantos años en nuestro país.

C.A.P.

Iveco Tector Attack 150E21 Ficha técnica para descargar

external_image
external_image

Jerónimo Chemes, al volante

external_image

Primero una alegría que Iveco siga apostando al mercado argentino fabricando, no ensamblando, en su planta de histórica de Córdoba camiones para todo el país. Camiones conocidos por su robustez, su mantenimiento simple y su precio de repuestos accesible; y su nobleza.

Esta nueva unidad es una buena idea de Iveco para un segmento donde no intervenían, y lo bueno es que lo hacen utilizando (aprovechando)  todas las partes de los camiones que ya estaban fabricando por lo cual no hay piezas nuevas, pero se posicionan en un segmento donde la marca no era fuerte; ofreciendo un camión de altísima calidad y con una versatilidad típica para los usos requeridos.

external_image

Una cosa que pude apreciar mientras lo manejaba fue la respuesta del motor, más allá que lo condujimos sin carga, en el rango específico de rpm de la “zona verde” es impresionante lo que el camión acelera, la respuesta está muy buena. Lo que tiene es un motorazo, con un torque impresionante a 1350 rpm, eso es lo que vale, siendo un cuatro cilindros; y que responde a las normas ambientales vigentes que son las que hay que cumplir.

La cabina sigue siendo la tradicional de Iveco de hace muchísimos años, rústica y concebida para el laburo, donde no hay encastres de alto nivel, ni nada pero todo está pensado para durar. La buena noticia es que a pesar de ser rústico y de tener varios años hoy incorpora aire acondicionado, brindando comodidad para chofer y acompañantes. Lo atestigua nuestra prueba, que se hizo en un día muy caluroso.

Bienvenido este producto de Iveco en un segmento en donde todavía no estaba presente; y más si es nacional.

J.C.

 

Fotos: Freddycam-Gustavo Feder-Prensa Iveco

Video: Freddycam-Prensa Iveco

external_image

IVECO Tector Attack producido en Córdoba - Video