Motoblog es, todavía, una estructura muy chica. No siempre tenemos la oportunidad de compartir un viaje con ustedes al tiempo que ocurre, sobre todo cuando ambos estamos participando del mismo. Pero la organización del Adventure Rally Raid -ex Motoadventure Rally Raid- nos permitió enfocarnos en disfrutar del viaje mientras generamos nuestro propio contenido y dejar algunas cosas en manos de DPM, quienes vinieron específicamente a tomar imágenes, foto y video, con las que, además, vamos a poder contar para generar nuestro material final. O más de uno.

Este viaje llevó mucho tiempo de organización, de hacer que las cosas se vayan alineando con el tiempo, pero siempre es en las últimas horas en las que todo termina materializándose. Motos, equipamiento, transporte, indumentaria, y los detalles de siempre. Normalmente  hay un poco de nervios y un poco de stress en nuestra preparación, pero de alguna forma con la convicción de que todo va a salir bien, o que si algo se complica vamos a poder pilotearla  de alguna forma. Al menos nuestra experiencia nos dice que así suele darse todo.

Pero acá estamos, en la provincia de Mendoza por primera vez como Motoblog, participando de un evento único en nuestro país, y quizás en términos internacionales también, con un nivel de organización que raya la perfección y un parque motomotor que no se ve todos los días. Alrededor de 70 motos tipo adventure trail recorriendo caminos y no-caminos, bien condimentados por la mano de Andres Memi y sus muchísimos años de experiencia en este tipo de terrenos. Un tramo para andar con ritmo, otro picante, otro trabado, otro para peludear un rato, y así nos va sorprendiendo el trayecto y los paisajes de esta Argentina que no para de dejarnos sin aliento con su inmensidad, su diversidad y su enorme belleza.

El día cero nos encontró saliendo de General Villegas, donde hicimos noche para acortar un poco el camino, visitar algunos amigos y dormir bien. La distancia desde el noroeste de la provincia de Buenos Aires hasta llegar a Mendoza se pasa bastante rápido con una recta interminable como es la ruta 188 en el que el paisaje va cambiando en una especie de degradé, desde las enormes extensiones agrícolas sembradas de trigo y algunas pasturas, por estos días, hasta la llegada de la precordillera con sus viñedos y olivares con los que nos recibió San Rafael, donde descargamos las motos, preparamos todo nuestro equipo de aventura y tuvimos el encuentro con varias caras nuevas y muchas conocidas de otros viajes. Brief, cena y a la cama. La aventura ya se palpitaba.

Y llegó la primera etapa nomás, Nihuil-Malargüe, soprendió con un combinado de ripio, arena y una pasada por unas dunas de talco que hicieron las veces de grand finale para una primera jornada de aclimatación, esas que sirven para que muchos vayan estirando las piernas, aclimatandose a la moto y comenzando a sentir el rigor con el que las aventuras de este calibre nos esperan normalmente para demostrarnos que nuestras capacidades siempre están un poquito por debajo de las que soñamos la noche anterior. Acá los límites no los ponen las motos, sino la capacidad de los pilotos. Las máquinas que conforman el parque del Adventure Rally Raid están más que capacitadas para la tarea, incluyendo algunas incorporaciones especiales para esta edición como una Voge 650 DS, Ducati Multistrada 950S y Royal Enfield Himalayan 400, el resto está predominado por KTM 690 Enduro, Husqvarna 701 Enduro y KTM 790 Adventure R.

La jornada concluyó sin bajas ni heridos de gravedad. Todos sanos. Todos con una sonrisa. Todos cansados para un primer día de acción.

Hoy el día 2 originalmente comprendía un recorrido de más de 200 kilómetros saliendo de Malargüe, rumbo a Las Loicas y regresando al mismo hotel en el que dormimos la primera noche, algo que siempre vemos con buenos ojos porque nos permite alivianarnos mucho el equipaje, toda la preparación y dejar cosas que, cuando hay mudanza, llevamos arriba de la moto. Y cuanto más liviana la moto, más divertida de manejar. Nobleza obliga, aplausos para el Triplo de Bewolk que nos permite cargar un montón de cosas, que para nosotros son de primera necesidad y necesitamos tener a mano para generar contenido, sin que se mojen, sin que entre polvo y sin agregar mucho peso. Además de que quedan buenísimas puestas en nuestras máquinas.

El recorrido se vio interrumpido por una lengua gigante de nieve, tirando a hielo, que cortaba todo el camino y tampoco permitía rodearla con facilidad. Una pared de unos cinco metros de altura, muy empinada y por la que no pasaría ni Toni Bou con cubiertas con clavos. A veces lo bueno, si breve, dos veces bueno. El camino estuvo más que interesante, con una parte de ripio abierto y prolijo que permitió un manejo con mucho ritmo y derrape en las curvas, seguido por otro segmento con más pendiente y mucha piedra grande, más trialero digamos, hasta llegar al obstáculo que nos obligó a pegar la vuelta. El mismo camino, hecho al revés, no fue el mismo. Distintas pendientes, distintos paisajes, y la lluvia con la que habíamos comenzado el día ya había abierto paso a la llegada del sol. Un regreso a fondo, rueda con rueda nosotros dos hasta llegar al hotel. Pizzas, tragos, ducha y siesta. Mañana será otro día, y hay que cuidar el cuerpo para llegar enteros a los últimos dos días, que prometen ser los más exigentes.

Mientras tanto disfruten de las fotos. Y sigannos por las redes.

***

Adventure Rally Raid edición Los Andes: Primeros 3 días del evento más esperado por Motoblog
Adventure Rally Raid edición Los Andes: Primeros 3 días del evento más esperado por Motoblog

 

 

Galería: Adventure Rally Raid edición Los Andes: Primeros 3 días del evento más esperado por Motoblog