Hace unos días fue el turno de la Multistrada V2 y hoy le tocó a The Land of Joy, con la llegada de las nuevas Scrambler 1100 Triubute Pro y la Scrambler Urban Motard.

La primera en aparecer en escena fue la Scrambler 1100 Tribute Pro, una moto conmemorativa del 50 aniversario de la introducción del motor L-Twin refrigerado por aire de la marca, introducido en 1971. La moto viene en presentación Giallo Ocra, un color muy de moda en los años 70 para la marca, y con el logo de aquel entonces, diseñada por Giugiaro. Además, la moto viene con llantas de rayos negras de 17'' atrás y 18'' adelante.

Toda la estética retro, con un nuevo asiento y espejos redondos, no es excusa para que la Triubute Pro no esté equipada con lo último en electrónica. Acelerador ride by wire, distintos mapas de conducción, control de tracción y ABS en curva son algunas de las características de esta moto que, en una versión anterior, ya tuvimos la oportunidad de probar (ver).

Con la motorización más chica, la 800 cc de 73 caballos de potencia y 66 Nm de torque, la familia Scrambler incorpora una nueva integrante, denominada Urban Motard. Una moto que, a nuestro juicio, solo apunta a seducir desde lo estético, ya que no tiene grandes modificaciones desde la ciclística respecto de la Icon, como si lo tuvieron en su momento las variantes Café Racer o Desert Sled, con variantes en la postura de manejo, las suspensiones y el rodado.

Con una onda muy grafitera, llantas de rayos de 17'', guardabarros altos y cubiertas Pirelli Diablo Rosso III, la Urban Motard es una declaración de rebeldía desde la estética. Una supermotard de fantasía, una puesta en escena. Esto no quita que la moto funcione de maravillas, o al menos ese es el recuerdo que tenemos de la Scrambler 800 de Ducati, pero en este caso solo se trata de una moto lookeada. Por suerte hay para todos y muchos encontrarán en ella una máquina de su agrado y a su gusto. Pero sin novedades desde lo técnico.

***

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com