Texto de Carlos Cristófalo

¿Cuál es el producto del Grupo Volkswagen más vendido del mundo? No es el Escarabajo ni el Golf. Tampoco el Polo o el Gol. Desde hace décadas, ese récord está en poder de las Currybockwurst, las salchichas con curry elaboradas por VW en Alemania.

Las Currybockwurst nacieron en 1973 para formar parte del menú de los operarios de todas las fábricas que la automotriz tiene en su país de origen. Y la receta de salchichas con curry fue un éxito tan grande que trascendió los comedores de las plantas: también se consiguen en restaurantes, supermercados y forman parte del merchandising de la compañía. Hasta tienen su propio número de serie, dentro del catálogo de Piezas Originales Volkswagen: “VW Currybockwurst - 199 398 500 A”.

El viernes pasado, la Embajada de Alemania en Buenos Aires realizó un emotivo homenaje a este plato.

Fue durante la presentación de la red de cargadores para autos eléctricos que Siemens y Audi (la marca premium del Grupo VW) comenzaron a instalar en Argentina (ver anuncio de inversión).

“El mes pasado visité la planta de casa matriz de Volkswagen en Wolfsburg y me dijeron que estaban implementando cambios en el menú para los operarios”, contó Ulrich Sante, embajador de Alemania en Buenos Aires.

“El objetivo de este cambio paulatino en el menú es comenzar a ofrecer una mayor cantidad de alternativas veganas, sin carne”, continuó.

“Entonces les pedí que me dejaran almorzar en el comedor de la planta para poder degustar una de las últimas y legendarias Volkswagen Curry-Bockwurst, a lo que accedieron con toda gentileza. Por eso decidí que este fuera el menú de hoy en nuestra embajada, para que ustedes también pudieran conocer este famoso plato alemán”, agregó.

Durante el almuerzo, que se celebró en la sede diplomática del barrio porteño de Belgrano, en el que participó Autoblog, las Currybockwurst se sirvieron con su preparación tradicional: salchichas asadas a la parrilla, acompañadas por una ración de papas fritas, todo bañado por la tradicional “Rote WeiÁŸe SoÁŸe” (salsa rojo-blanco, que acá conocemos como "mayonesa y ketchup").

Las Currybockwurst se parecen en poco a las salchichas que se suelen servir con los panchos que se venden en Argentina. Son más oscuras, la cocción a la parrilla les brinda una textura más crocante y el condimento de la carne con curry les otorga un sabor más intenso, levemente picante. Es decir: están mucho más cerca de un chori campero bien especiado, que de una Vieníssima.

De hecho, creo que las Currybockwurst combinarían mejor con chimichurri que con mayonesa y ketchup. Pero bueno, ya no sería la receta original: se transformaría en una variante hecha en Pacheco.

“Soy un fanático de las salchichas alemanas tradicionales, pero comprendo que los tiempos están cambiando”, dijo el embajador Sante después de la degustación. “El mensaje que queremos transmitir es que existen maneras más eficientes y saludables de explotar los recursos de la naturaleza, ya sea a la hora de alimentarnos o de transportarnos”, agregó.

Desde hace dos meses, Ulrich Sante es usuario de un Audi E-Tron. Es la SUV 100% eléctrica que la marca de los Anillos vende desde hace un año en Argentina (leer crítica). “Uso el E-Tron para moverme por la ciudad, nunca para viajes largos, donde prefiero el avión. Las baterías las cargo en el cargador que tengo en la Embajada y tiene autonomía más que suficiente para mis ocupaciones diarias”, le contó a Autoblog.

Sante llegó a la Argentina hace sólo un año. Su destino anterior fue Singapur.

“Cuando llegué a Singapur, allá me dieron para manejar un BMW Serie 7. Era un auto espectacular, muy grandote, lujoso y llamativo, con motor naftero. Muy buen auto, pero les escribí a mis jefes en Alemania y les expliqué: yo quería comunicar en Singapur las nuevas tecnologías de la industria automotriz alemana y ese auto no me parecía el más apropiado. Comprendieron y me autorizaron a comprar el auto que yo quería: un BMW i3. Lo mejor fue el cambio de actitud de las personas en la calle, sobre todo entre los más jóvenes, que son los más interesados y curiosos con respecto a estas nuevas tecnologías”, recordó.

Comida vegana. Autos eléctricos. Confieso que, si ese es el futuro que nos espera, se va a necesitar el trabajo de muchos diplomáticos profesionales como Sante para convencernos a los más escépticos.

Por eso, al despedirme, me acercó otro plato con salchichas y papas.

-¿Otra Currybockwurst para el camino? ¡One for the road!

Es como si me hubiera leído la mente.

C.C.

***

Crítica: Volkswagen Currybockwurst
La Embajada de Alemania en Buenos Aires presentó el viernes pasado la red de cargadores para autos eléctricos que Audi y Siemens comenzaron a instalar en Argentina (ver anuncio de inversión).

El menú fue un homenaje al producto del Grupo VW más vendido del mundo: las Volkswagen Currybockwurst.

Crítica: Volkswagen Currybockwurst
Son salchichas ahumadas, bien especiadas con curry. Se sirven acompañadas por ketchup, mayonesa y papas fritas.

Crítica: Volkswagen Currybockwurst
Nacieron en las fábricas de VW en Alemania para alimentar a los operarios.

Crítica: Volkswagen Currybockwurst
Y hasta tienen su propio número de pieza en el catálogo de "VW Original Parts".

Crítica: Volkswagen Currybockwurst
El embajador Ulrich Sante contó que están comenzando a reemplazarlas por opciones veganas.

Diplomático enchufable: un Audi E-Tron para la Embajada de Alemania en Argentina
Al igual que él cambió un BMW en Singapur por un Audi eléctrico en Argentina.

Contacto en Buenos Aires: Audi E-Tron
En Autoblog probamos el Audi E-Tron SUV (leer crítica).

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com