Fuente: Car Design Archives/Autohistoria

No se puede negar que es alemán. Sus lineas racionales, marcadas y con carácter, denotan sobriedad y costos contenidos para desarrollar un herramental de producción que perdure en el tiempo. Son trazos en los que sus parientes de otras marcas alemanas también han incursionado con verificable éxito, creando un estilo que ha perdurado durante un largo período.

Todo el diseño y atención esta puesto en la cabina, un rasgo característico de fábrica que debe sostener al producto a lo largo de una prolongada vida comercial. Concepto semifrontal que aquí vimos con los Mercedes-Benz redondeados, especialmente nuestro popular 1114 (camión y colectivo)

A fines de la década de 1950, Klöckner-Humboldt-Deutz era la mayor productora de tractores de la República Federal Alemana y el mayor productor mundial de motores. De su planta salían más de 50 versiones de motores diesel con potencias que oscilaban entre 5 y 3000 hp.

Deutz formaba parte del consorcio industrial Klöckner, uno de los más importantes vinculados a la producción siderúrgica y metalúrgica del país germano. Sus actividades iban desde la extracción de mineral en bruto –hierro y carbón- hasta la elaboración de motores y piezas de precisión. En sus fábricas, empleaba más de 70.000 operarios.

Por su parte, La Cantábrica S.A.M.I.C., era una de las empresas de mayor trayectoria en el rubro metalúrgico en nuestro país y una de las más importantes productoras de implementos metálicos de América Latina. Sus orígenes se remontaban a 1902 y con el paso del tiempo sus actividades sumaron la fabricación de maquinaria agrícola, rubro en el que logró destacase por su solidez y eficiencia.

Ambas empresas decidieron aunar sus esfuerzos para producir tractores en el país y se fusionaron en DECA S.A., sociedad constituida el 21 de mayo de 1959.

 

Camiones y buses Deutz argentinos

En 1967, una vez sancionado el régimen que promocionaba la fabricación de camiones de más de 8 toneladas, el Gobierno nacional aprobó el proyecto presentado por DECA para producir en el país camiones pesados y chasis de ómnibus para larga distancia de la marca Magirus-Deutz. En 1968 la Secretaría de Industria y Comercio aprobó los planes de fabricación de los camiones de cabina frontal modelos 200 D 16FL y 200 D 16FS y los ómnibus 150 L 12 y 200 RS 12. La producción se inició muy modestamente en 1969. Ese año se fabricaron 36 unidades del ómnibus 150 L 12, 12 del 200 RS 12 y 9 camiones 200 D 16FL.

Los camiones estaban equipados con el motor tipo diesel F8L 413 de ocho cilindros en V, 11.296 cc y 220 hp (SAE). Las cabinas rebatibles se ofrecían en versiones simple (estándar) y dormitorio con dos literas (de lujo) en la que se incluía calefactor, asientos anatómicos regulables, cinturones de seguridad, mesa bandeja, ropero y ventilación en el techo regulable de cinco posiciones.

El modelo 200 D 16FL disponía de una distancia entre ejes de 4800 mm y una capacidad de carga de 10.325 kilos, mientras que en el 200 D 16FS la distancia era de 3500 mm y su capacidad de 10.175 kilos. Posteriormente fueron incorporados los modelos 200 D 24FS (1970) y 200 D 24FK (1971), con doble eje trasero y una capacidad de carga de 16.500 y 16.880 kilos, respectivamente.

 

Pesado del Día

Dibujo y modelos de Herbert Lindinger para una cabina modular diseñada tanto para un modelo de cabina sobre el motor como para una versión de “nariz larga”.Este estudio se materializó con un concepto presentado en la IAA de Frankfurt en 1967. Tal vez el boceto sea de Pio Manzù. Ambos graduados de la Hochschule für Gestaltung en Ulm, los dos hombres han trabajado juntos en varias ocasiones.

 

Pesado del Día

Modelización más reciente que rescata las lineas y planos característicos de la transición de las décadas 60/70

 

 

Pesado del Día

Magirus-Deutz RS argentino en una foto publicitaria. Una empresa que corrió con suerte dispar. En el mundo se incorporó al grupo Iveco y en nuestro país persistió en la producción de chasis para buses y motores por un tiempo más.