La razón es muy simple: exponer tu iPhone a vibraciones de alta frecuencia, como las generadas por los motores de altas prestaciones de las motos, puede impactar en el desempeño de las cámaras de foto y video.

La respuesta fue siempre la misma por nuestra parte: Sí, ya lo sabemos de primera mano. Nos pasó con un iPhone 11 Pro Max después de un viaje de 500 kilómetros montado en una Benelli TRK 502X, que además incluyó una caída (ver). Internamente le echamos la culpa al teléfono y a la moto, y pensamos que la caída tambíen podría haber sido un causante, pero pocos días después viajamos para una clínica de enduro con Luciano Benavides y al mismísimo #Faster77 le había pasado lo mismo.

Es como si se dañara el estabilizador de la cámara de fotos/video y en ciertas ocasiones el sistema queda vibrando y transmite estas vibraciones a la imágen, que se ve toda borrosa. Las vibraciones a las que se expone el iPhone montado en un soporte fijado en la moto generan daños en la estabilización de la imagen y el sistema de autofoco.

La frase que remata la publicación de la marca fundad por Steve Jobs recomienda también evitar el uso regular por tiempo prolongado para evitar mayores riesgos de daño. Entendemos que un teléfono fijado a una moto durante 500 kilómetros por tierra, ripio y con alguna que otra caída en el recorrido no es lo ideal, según las recomendaciones del fabricante, por más que en esas caídas el teléfono nunca impactó contra el suelo.

¿Qué teléfonos están incluidos en esta lista? MacRumors, quienes fueron los promeros en difundir esta información, hace referencia al iPhone 7, en adelante, como el primer dispositivo que puede sufrir las consecuencias de las vibraciones en su sistema de estabilización de imágen y autofoco.

Más allá de lo que digan, Motoblog lo sufrió en primera persona. Y el dispositivo quedó dañado en forma permanente.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com