El segmento de las supersport parece tener más forma de nicho que de mercado en los tiempos que corren. Las motos que supieron tener el protagonismo absoluto de las calles durante los 90 hoy tienen un papel más de reparto. Son modas. Antes de ayer eran las de pista, ayer las naked, hoy las adventure trail y mañana quién sabe lo que vendrá. Pero el hecho de que los volúmenes de este tipo de motos se haya visto reducido no le quita el atractivo al producto para quien gusta de girar en un autódromo o kartódromo y, a la vez, quiere tener una máquina con la cual poder girar por la calle sin mayores problemas.

De todas las opciones disponibles en el segmento de las pista de baja cilindrada, la Kawasaki Ninja 400 es, en los papeles, la de mayores especificaciones, apenas por encima de la monocilíndrica KTM 390 RC. Con su motor bicilíndrico de 399 cc., el mismo que propulsa a la Z400 que ya probamos (ver), entrega 45 caballos de potencia a 10.000 rpm y 38 Nm de torque a 8.000 rpm. Más allá de lo que expresa la ficha técnica, la moto anda fuerte de verdad. Esto se debe al desarrollo de su ciclística, con un chasis multitubular muy liviano que permite un peso en orden de marcha de 168 kilos y una excelente rigidez torsional.

La transmisión es otro de los puntos fuertes de la moto, con una caja de velocidades impecablemente sincronizada y de una suavidad incomparable en su operación, un sello muy Kawasaki, gracias a un sistema tipo slipper clutch asistido con el que se puede accionar la maneta con tan solo un dedo y evitar el bloqueo de la rueda trasera a la hora de tirar rebajes. Básicamente la canasta tiene unas rampas que permiten el deslizamiento del embrague cuando la rueda gira más lento que la transmisión y aumenta la presión en los discos a la hora de acelerar, logrando una mejor transmisión de la potencia a la rueda trasera.

El mes pasado, gracias a información que nos fue provista por la 8711 en las últimas horas, durante junio ingresaron unidades de la marca desde Tailandia en formato IKD, lo que implica que las mismas no solo son ensambladas en la planta que el Grupo Iraola tiene en la localidad santafesina de Venado Tuerto, sino que también integran partes de fabricación nacional. Apenas días después de esto, algunos concesionarios de la red verde comenzaron a comunicar el lanzamiento y la preventa de las unidades con un valor al público de de USD 12.500.

El detalle más interesante de la Ninja 400 es que, en esta oportunidad, la presentación disponible es la preferida por la mayoría de los entusiastas de este tipo de moto, con los colores del Kawasaki Racing Team, como para sentirse, al menos un poco, Jonathan Rea.

***

Galería: En silencio: Kawasaki ya ofrece la Ninja 400 KRT edition 2021 en su red de concesionarios