Y también sus falencias.

Lo primero que muestra a las claras es la dificultad que se presenta al intentar obtener la licencia completa. No todo el mundo puede obtenerla y el sistema pareciera estar bastante bien preparado para evitar conseguirla en algún municipio copado. Para conseguir la licencia A, además te tener 2 años de experiencia con el carnet de instancia previa si se pretende aplicar de forma progresiva o ser mayor de 21 años en forma directa , es necesario aprobar un examen teórico-práctico que implica una prueba de hasta 4 horas en circuito cerrado y luego otra en la vía pública.

Por lo tanto, el carnet A2 parece ser el predilecto de muchos, ya que permite manejar motos de hasta 47/48 caballos de potencia sin restricción de cilindrada. ¿Qué tan atractivo es este mercado? Para que se den una idea, casi el 50% de las licencias de conducir para motos que se emiten en Europa son de este tipo, con lo cual estamos hablando de un mercado de millones y millones de unidades. Así es como las marcas no sólo limitan la potencia de sus motos de baja y media cilindrada para adecuarlas a esta categoría, sino que también ofrecen versiones desinfladas de sus modelos de más performance para acompañar al motociclista en su crecimiento y al mismo tiempo satisfacer su antojo.

Hace unos días Suzuki presentó una versión limitada de su más reciente naked de cilindrada completa, pocos días después del lanzamiento de su nueva GSX-S1000. La nueva GSX-S950 es exáctamente la misma moto, pero con menores prestaciones en su versión liberada para no exceder la relación peso-potencia, para luego limitarse a los 47 caballos que fija la A2. De esa forma, el usuario se hace de la moto que quiere, y puede circular por donde quiera. En el momento en que obtiene la licencia A completa, puede ir al concesionario a que le liberen la moto, aunque en este caso se quedará con una máquina de 93 caballos de potencia y no de 150 como en la GSX-S1000.

Peor lo interesante es que en ningún momento los requerimientos hablan de torque que, a nuestro juicio, es bastante más importante que la potencia. Si, es verdad que una moto que pueda trepar alto en la rpm y desarrollar toda su potencia va a permitirle al usuario desarrollar mucha velocidad, pero también es cierto que una moto con mucho torque puede hacer un desastre ante una acelerada involuntaria o sin control en la ciudad. Y en esta zona despejada es donde BMW encontró el agujero para sacar al mercado la moto menos indicada para un novato, con 155 Nm de torque a 3.000 rpm.

La R18 no es una moto enfocada en la potencia, en las altas rpm. Es auténticamente un tractor, una locomotora, capaz de empujar y empujar con tremenda fuerza en cualquier marcha. Y como si esto fuera poco, la versión base pesa apenas 345 kilos en orden de marcha. Es decir, pesa lo que pesan 3 unidades de la G310R.

En su versión preparada para la licencia A2, la R18 de BMW Motorrad desarrolla los 47 caballos que tiene como límite a 4.250 rpm, con lo que la moto apenas va a trepar en el tacómetro, pero será suficiente para alcanzar una velocidad máxima de 156 kilómetros por hora, contra los 180, limitados también, que tiene la versión sin restricciones de la bobber alemana.

En pocas palabras, todo muy absurdo. Es decir, un usuario A2 no se puede subir a una Moto Guzzi V7 liberada, por citar un ejemplo, pero si puede subirse a este monstruo capaz de tirar un acoplado cargado de cemento sin que se le mueva un pelo con solo soltar progresivamente el embrague.

Paradojas.

***

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com