El secretario de Industria de la Nación, Ariel Schale, se convirtió en los últimos meses en el mayor instrumento de presión del Gobierno sobre las automotrices que operan en la Argentina.

En marzo pasado, Schale se hizo famoso por un discurso durante el lanzamiento de una nueva moto de Honda en Campana. A la hora de enfrentar el atril, intimó a la marca japonesa a volver a fabricar autos en Argentina, tras haber dejado de producir la HR-V hace un año (leer discurso completo).

Ahora, a Schale se le adjudica otro ultimátum: “Si no fabrican la pintura, van a tener que vender autos color chapa”.

La frase la habría pronunciado el viernes pasado, durante una reunión con ejecutivos de las terminales automotrices agrupadas en Adefa. Schale confirmó ese encuentro y dijo que el objetivo de la reunión fue “seguir potenciando el proceso de integración de autopartes nacionales en nuestras terminales”.

Sin embargo, el diario Ámbito Financiero recogió testimonios de los participantes de ese encuentro y los publicó en su edición de hoy. Tras el cierre de las fábricas de pintura para autos de Axalta y Basf en Argentina, que se anunció el año pasado (leer nota), ahora Schale les propuso a las automotrices que fabriquen sus propias pinturas, para evitar traerlas importadas: “Si no desarrollan una fábrica nacional de pintura, hablen con las concesionarias porque, desde el año que viene, van a tener que vender autos color chapa”.

El informe completo de Ámbito Financiero se publica acá abajo.

***

Otro ultimátum del Gobierno a las automotrices: “Si no fabrican la pintura, van a tener que vender autos color chapa”
Ariel Schale, secretario de Industria de la Nación, es el funcionario que se hizo famoso por presionar a las automotrices argentinas.

Ariel Schale: el funcionario que intimó a Honda para que vuelva a fabricar autos en Argentina
En marzo, durante el lanzamiento de una moto de Honda, intimó a los japoneses a volver a fabricar autos en Argentina (leer nota).

Otro ultimátum del Gobierno a las automotrices: “Si no fabrican la pintura, van a tener que vender autos color chapa”
El viernes pasado, Schale encabezó un encuentro con las automotrices de Adefa en la Secretaría de Industria. De esa reunión surgieron las versiones que recogió y publicó hoy Ámbito Financiero (leer nota abajo).

***

Nota del diario Ámbito Financiero Ultimátum del Gobierno a las automotrices: "Sean sustentables"

Por Horacio Alonso

Con una inusitada dureza, el Gobierno le dio un ultimátum a las automotrices para que se encuadren en el modelo industrial que impulsa la actual gestión, en medio de la tensión que existe en el sector por la falta de divisas.

“Las empresas que no sean sustentables no tienen lugar en la Argentina”, dijo el secretario de Industria, Ariel Schale, en una reunión que mantuvo con representantes de todos los sectores de esta industria como fabricantes, autopartistas, concesionarias y gremios.

El encuentro se realizó el viernes pasado, en la sede del Ministerio de Desarrollo Productivo, para analizar el avance del proceso de integración de piezas nacionales. Por el lado privado-gremial, había directivos de ADEFA, AFAC, ACARA, más el secretario adjunto del SMATA, Mario Manrique, y el titular de la UOM, Antonio Caló.

El Gobierno viene impulsando la necesidad de incrementar la participación de autopartes nacionales en el proceso productivo para poder sustituir importaciones de insumos, foco del déficit comercial que tiene el sector.

El contexto no es el mejor ya que el problema principal es la salida del país, en los últimos años, de gran cantidad de empresas proveedoras por distintos motivos, desde la presión impositiva, falta de previsibilidad, rigidez laboral, altos costos y baja escala.

Este fue el otro punto en el que el funcionario mostró una posición de sorpresiva firmeza, en base a la relación venía manteniendo con las empresas.

Concretamente, emplazó a las terminales para que presenten, antes del inicio del 2022, algún proyecto para la radicación de una planta de pinturas para dejar de importar ese producto imprescindible en el proceso de fabricación de vehículos

“Si no desarrollan una fábrica nacional de pintura, hablen con las concesionarias porque, desde el año que viene, van a tener que vender autos color chapa” dijo a este diario que habría dicho el funcionario.

A partir del año pasado, se fueron los dos fabricantes de pintura que había en el país. La estadounidense Axalta Coating Systems cerró en 2020 su planta en la localidad de escobar y la alemana BASF mudó este año se producción de pinturas a Brasil.

No cayó bien en las empresas la diatriba oficial, teniendo en cuenta que el sector está incrementando la producción, dentro de un contexto económico y sanitario desfavorable. “En el Gobierno creen que es un problema de voluntarismo de nosotros que vengan un autopartistas a invertir y radicarse” señalaron desde una automotriz.

La situación es delicada por el éxodo de proveedores que hubo en los últimos tiempos y el mensaje de Schale va en línea con el comentario que, desde el Ministerio, hicieron trascender, el año pasado, cuando las noticias de salidas de empresas del país saltaron a los medios: “Si creen que se van a ir a Brasil y, desde allí, seguir abasteciendo a la Argentina, están equivocados”.

Si bien la balanza comercial en el segmento de autos genera superávit, el rojo del sector viene dado por las autopartes. Un 0 km nacional tiene, en promedio, 70% de piezas importadas por lo que, al aumentar, la producción, se necesitan más dólares para importar insumos.

El Gobierno otorgó un cupo anual de divisas para cada empresa para importar autopartes y vehículos, pero la mayor producción y demanda interna hace que sea insuficiente. También se complica para cumplir con las exportaciones.

Si bien el funcionario habló en general, no todas las terminales están en la misma situación, por lo que las duras palabras fueron destinadas a determinadas empresas que entendieron el mensaje.

Otras están tratando de aumentar la producción pero se encuentran con el problema de que los proveedores locales, especialmente pymes, no están en condiciones de abastecer la mayor demanda porque requieren de inversiones e incorporación de personal que, en un país de tanta inestabilidad, no son decisiones fáciles de tomar.

También enfrentan el problema de que los operarios rechazan hacer horas extras por la quita que les provoca el Impuesto a las Ganancias. A esto se suma que los sindicatos están presionando para que las automotrices tomen más personal, algo que también es resistido por los motivos mencionados. Incluso, por la dificultad de conseguir trabajadores aptos para las funciones que tendrían que asumir, tal como reveló el presidente de Toyota.

***

OPINIÓN Pinturas en terminales automotrices

Por Mario Venanzoni *

Recién acabo de leer la nota sobre la pintura de las terminales automotrices, un rubro que conozco casi desde que nací: mi padre es uno de los socios fundadores de la Cámara de las Pinturerías.

En nuestro país no se fabrican pinturas para las terminales automotrices ni de las marcas que utilizan las mismas. La única empresa que desarrolla y fabrica su sistema tinting 100% nacional es TriMas, de la fábrica Sinteplast (100% de capitales nacionales, quien en una época donde también faltaban divisas, se puso a desarrollar su propia línea), además de continuar importando las marcas Valspar DeBeer (holandesa), House of Kolor (americana) y Mipa (alemana). Obviamente, muchas materias primas vienen importadas, ya que así como somos unos de los pocos países con litio, hay otros países con materias primas que no existen acá.

Lo que hacían las marcas que se retiraron el año pasado del país era fazonar o envasar el producto ("agregar valor nacional" al mismo). Cuando mucho, fabrican alguna masilla o impresión, nada más. Sikkens sí fabricó algo en los '90, cuando se llamaba Miluz, pero desde que la compraron los holandeses, volvió todo a Brasil.

* Axalta (Dupont): sus líneas para terminales vienen de Brasil, México, EEUU, Canadá o India.

* PPG: vienen de México, Brasil o Canadá. Desde Alemania, la línea acuosa.

* Sikkens/Wanda: vienen de Brasil, México, Holanda y Canadá.

* Glasurit: vienen de México, Alemania y Brasil.

* SherwinWilliams: vienen de Brasil, México y EEUU.

Siempre dependiendo de qué terminal y qué tipo de producto utilicen (por ejemplo, las líneas base agua vienen en su gran mayoría de Europa), mientras que los productos brasileños utilizan en su gran mayoría sistemas Made in Brasil y/o México/India (por los costos).

Desarrollar este tipo de sistemas requiere mucha inversión, sobre todo para el repintado (donde un mismo color, tiene hasta 20 variantes diferentes), ni qué hablar para que una terminal te apruebe como proveedor: puede tardar años o décadas. Ford y VW son los más complicados.

  • Gte. División Automotor de Pinturerías Atilio - Grupo Olmi.