A raíz de un “olvido” del Gobierno, a partir de junio los autos híbridos que llegan a la Argentina importados extrazona tuvieron un aumento de hasta el 50%. Es porque el Poder Ejecutivo dejó vencer y no renovó el cupo asignado para que las automotrices agrupadas en Adefa ingresen estos vehículos con un arancel preferencial.

Hasta fines de mayo, la medida permitía ingresar autos eléctricos extrazona con un arancel aduanero del 2% (en lugar del 35% habitual), mientras que los híbridos y mild-hybrid pagaban el 5% (en vez del 35%).

Con el comienzo de junio, se esperaba que el Gobierno renovara ese cupo de unidades exclusivo para las terminales radicadas en el país (los importadores sin fábrica local quedaron fuera del beneficio hace un año). Al “olvidarse” de la renovación, muchos autos híbridos tuvieron grandes saltos en sus listas de precios de junio, porque comenzaron a pagar el arancel completo del 35%.

El diario Ámbito Financiero cita hoy tres casos de Toyota: la Rav4 Hybrid importada de Japón pasó a costar 86.200 dólares (antes, 56.200), el Prius saltó a 61 mil dólares (antes, 44 mil) y la C-HR Hybrid pasó a 60.600 (antes, 44.100).

Según Ámbito, la automotriz decidió comenzar a importar varios modelos "a pedido" y con "precio abierto", a definir al momento de la llegada de la unidad al país. Es el caso del nuevo Camry Hybrid, que se lanzó a la venta a comienzos de junio (ver nota).

Esta no es la primera vez que se produce este “olvido” con el cupo para vehículos impulsados por energías alternativas. Una situación similar se vivió en junio de 2020, cuando también se dejó vencer el cupo hasta que se renovó varios meses después (aunque sólo para las terminales de Adefa, ya dejando afuera a los importadores de Cidoa).

En el fondo, se cree que se trata de una estrategia del Gobierno para limitar la salida de divisas por el ingreso de autos importados. El panorama para los vehículos impulsados por energías alternativas debería quedar más claro si en algún momento se aprueba la Ley de Electromovilidad, que el presidente Alberto Fernández prometió sancionar este año en el Congreso (leer más).

El último cupo asignado por el Gobierno a las automotrices de Adefa había sido asignado en marzo de 2021 y estuvo compuesto por los siguientes modelos, algunos de los cuales aún no se lanzaron a la venta oficial en nuestro mercado.

* FCA Automobiles Argentina: Ram 1500 Revel V8 MildHybrid (78 unidades)

* Ford Argentina: Mondeo Vignale Hybrid (53 unidades) y Ford Kuga Hybrid (32 unidades).

* Mercedes-Benz Argentina: GLE 450 4Matic MildHybrid (14 unidades), AMG GLE 53 4Matic MildHybrid (8 unidades) y AMG E 53 4Matic+ (1 unidad).

* Nissan Argentina: Leaf (20 unidades).

* Renault Argentina: Zoe (25 unidades) y Kangoo Z.E. (7 unidades).

* Toyota Argentina: Lexus NX300h (12 unidades), Lexus RX450h (9 unidades), Lexus IS300h (14 unidades), Lexus UX250h (5 unidades), Toyota C-HR Hybrid (7 unidades), Toyota Rav4 Hybrid (158 unidades).

* Volkswagen Argentina: Audi A6 MildHybrid (11 unidades), Audi A6 AllRoad MildHybrid (4 unidades), Audi A7 Sportback MildHybrid (2 unidades), Audi Q7 MildHybrid (13 unidades), Audi Q8 MildHybrid (16 unidades), Audi E-Tron (11 unidades).

***

Nota del diario Ámbito Financiero Insólito: autos híbridos aumentan 50% por demoras en un decreto

Por Horacio Alonso

Con el último día de mayo, cesó la vigencia del decreto que permitía importar vehículos híbridos o eléctricos con preferencia arancelaria. Esto provocó que desde el 1 de junio, los 0 km “ecológicos” tengan que tributar la carga fiscal completa. En algunos casos, implicó que los precios de esos modelos tuvieran una suba del 50%.

Por este motivo, las automotrices y el Gobierno están negociando una extensión de la norma para volver a ofrecer unidades de este tipo de tecnología a valores más competitivos.

Los autos híbridos y eléctricos que se importan de países fuera del Mercosur gozan de un beneficio fiscal que los exime de pagar el arancel externo de 35% que deben abonar los vehículos clásicos. En cambio, los importados de esta tecnología pagan sólo 5%, en el caso de los híbridos, y 2% para los eléctricos. Esto rige para las automotrices radicadas en el país ya que los distribuidores de marcas sin presencia industrial en la Argentina deben tributar el 35% de impuesto aduanero.

Hasta mayo estuvo vigente un cupo de 1.000 unidades que se dispuso a fin del año pasado, por seis meses. Lo que está negociando ADEFA con el ministro, Matías Kulfas, es una nueva cuota de unidades. Las empresas piden unos 3.200 vehículos por año con una vigencia hasta el 31 de diciembre del 2022. Se cree que el nuevo decreto podría estar listo para mediados de junio, en el mejor de los casos.

La marca que lidera la venta de este tipo de vehículos es Toyota, con 80% de las operaciones. Modelos como el Prius, Rav4, Corolla, C-HR, Camry, son algunos de los que comercializa.

La automotriz japonesa difundió a comienzo de mes su lista de precios para junio. En ese listado, sólo aparecía un modelo de este tipo, importado de extrazona: la RAV4. El Corolla híbrido llega de Brasil.

No estaban en ese listado los otros “verdes”. Esto se debió a que el stock de estos vehículos se había agotado y sólo quedaban disponibles unidades de la RAV4. Las mismas se agotaron la semana pasada por lo que la terminal envió una comunicación interna con los nuevos valores.

Por ejemplo, la RAV4 AWD Limited, costaba u$s56.200. Sin embargo, sin este beneficio fiscal, el mismo modelo pasó a costar u$s86.200.

La política de la empresa, hasta que se defina el nuevo cupo, será traer estos modelos a pedido y con el precio vigente en el momento del arribo, condición que se le aclara al comprador. Es decir, si no hay acuerdo para mantener la preferencia arancelaria, pagará el valor con impuesto a pleno.

Esta decisión se toma para aquellos clientes que no quieren esperar y están dispuestos a abonar un monto mayor.

Por ejemplo, el Prius costaba en mayo u$s44.000 y ahora u$s61.000. El C-HR valía 44.100 mientras que el quiera comprarlo, en la actualidad, deberá desembolsar u$s60.600.

Hasta la llegada de este Gobierno, la medida beneficiaba a todas las empresas pero desde el año pasado se limitó, únicamente, a las asociadas a ADEFA. La importación está restringida sobre la base de un cupo que fija el Gobierno y todos los años se va renovando.

Este estímulo al ingreso de vehículos con tecnología híbrida o eléctrica fue implementado en 2017, por el entonces presidente Mauricio Macri, con el propósito de impulsar las motorizaciones menos contaminantes. El cupo original fue de 6.000 vehículos. Las empresas piden la extensión de este alivio impositivo hasta que esté aprobada la Ley de Electromovilidad que establecerá un marco regulatorio definitivo para estos productos. Un tema que viene demorado.