Estaba en primer año de Diseño Industrial, y el camino pasaba por el transporte.

Un lápiz negro con punta blanda, una hoja de papel, solo un lápiz de color para enfatizar una plancha de abordo con instrumental analógico y una pantalla de radar para ayuda a la conducción en condiciones de mala visibilidad. Ni los autos de alta gama ni los vehículos militares lo traían por entonces. Pero a eso apuntaba uno.

Treinta y cinco años después racionalizo, y le doy una explicación a lo que ilustré velozmente entonces. Un puesto de trabajo para un conductor profesional de buses de larga distancia; transmisión automática,  sistemas de información y ayuda a la conducción, todo reunido en un módulo suspendido y etéreo. Confort, eficiencia en la tarea, seguridad.

Y seguiría habiendo intentos. Pesado del Día de autor.

 

Ilustraciones: Carlos Alfredo Pereyra - Click en las imágenes para ampliar.

Pesado del Día

Otro intento por resolver constructivamente y ergonómicamente, aún antes de haberme adentrado en el estudio y en el conocimiento de esas disciplinas. No paraba de dibujar. Hoy el dibujo y el diseño me siguen acompañando. Una manera de pensar.