Husqvarna presentó finalmente su moto más económica en nuestro país y estamos hablando, claro, de la Svartpilen 200. Un producto que según los dichos de su representante en Argentina, viene a potenciar exponencialmente su crecimiento en nuestro mercado. Hoy vamos a analizar esta novedad y tratar de determinar si es capaz de lograr tamaña tarea.

Lo primero que llama la atención es sin dudas el diseño, que toma prácticamente todos los elementos de la ya conocida Svartpilen 401 (ver) como el diseño en general, iluminación, asiento, suspensiones WP APEX Big Piston de 43mm al frente y otros componentes, difiriendo principalmente en el motor y las llantas. No es común ver que una moto entry level comparta componentes con productos de un nivel superior y esto, a nuestro criterio, es un punto a favor. El diseño, si bien es osado, en nuestra experiencia gustó universalmente y recibimos comentarios positivos de una gran cantidad y variedad de personas.

La calidad de la mayoría de sus componentes es excelente, desde los comandos de luces y el encendido, que es automático del tipo easy start, al resto de los controles que son retro-iluminados. Los plásticos y la pintura son muy buenos y las terminaciones en general están bien logradas. El único punto en contra desde este lado es la terminación del manubrio y su refuerzo o travesaño que podría estar mejor realizado, nada que defina la compra de esta moto. También hay que destacar la iluminación LED que entre su diseño y efectividad no se sentiría fuera de lugar en una moto del doble o triple del valor. La calidad de construcción en general de la moto es otro punto fuerte, con materiales y métodos de producción como el aluminio inyectado y el cuadro tubular tipo trellis. Y para responder a la gran cantidad de preguntas que recibimos por ser una moto de producción nacional,  la calidad del ensamblaje no arrojó ningún inconveniente en un uso realmente intenso que concluyó con una buena cantidad de kilómetros en el tablero.

Es inevitable hablar de un producto Husqvarna, que es parte de KTM, sin mencionar el gran comportamiento dinámico. Más allá de ser una moto apuntada al uso urbano, esta pensada y desarrollada para un nivel de exigencia alto. Chasis tubular, brazo basculante de aluminio inyectado, suspensiones de primer nivel y frenos que, si bien son ByBre, combinan una pinza de cuatro pistones con un disco 320mm adelante -el trasero es de 230mm- y sumando esto al bajo peso de la moto le dan un poder de frenado envidiable.

La moto está equipada con un sistema ABS de dos canales Bosch 10.1 MB que otorga la posibilidad de desconectar la asistencia en la rueda trasera. Este modo, llamado Supermoto, resulta muy útil a la hora de buscar una conducción más deportiva, el uso en tierra, o simplemente para divertirnos. Para el día a día tenemos el modo Road que mantiene el ABS en ambos ejes maximizando la seguridad. Las cubiertas son MRF Revz, una marca que todavía no ha logrado tanta aceptación en nuestro país. A nosotros también nos gustaría ver unas Pirelli Scorpion Rally STR como las que trae de fabrica la Svartpilen 401, pero se entiende también que en la ecuación entran los costos y así es como sale la moto configurada para todo el globo. En nuestra experiencia, en seco la experiencia fue excelente y en mojado fue buena. No se queden solo nuestra palabra, hay video bajo la lluvia.

La posición de manejo contribuye a la ciclística y cierra un paquete que brilla en la conducción dinámica y que es cómodo y ágil para el día a día. Una moto que sirve para ir a laburar durante la semana y capaz de meterse en un kartodromo o recorrer algunos caminos de tierra los fines de semana.

El motor es el ya conocido 200 cc., con inyección electrónica, doble árbol de levas, y refrigerado por líquido que ya equipaban las Duke y RC 200, sin muchos cambios, pero con un rango de potencia bueno para la cilindrada, relativamente suave a bajas vueltas y muy agresivo una vez que se superan las 7.500 rpm. Este motor desarrolla 26 caballos de potencia a 10.000 rpm y 19,5 Nm de torque a 8500 rpm. Solamente viendo estos números nos damos cuenta que es un motor que le gusta pasarse buena parte del tiempo en el rango alto del cuenta vueltas, una suerte de Jekyll y Hyde. Este motor está acompañado de una caja de velocidades de 6 marchas que durante nuestro tiempo con ella funcionó a la perfección sin falsos neutros ni otros problemas.

El precio la Svartpilen 200 es de 4800 dólares con un tipo de cambio fijado por la marca que la deja en torno a los 560.000 pesos. Analizando etsto y comparandola con una Duke 200, hay solo 300 dólares de diferencia por un producto que ofrece algunos puntos que la destacan. Unos más subjetivos como el diseño y otros más tangibles como la iluminación LED y y el ABS desconectable en la rueda trasera. Otras competidoras como la Bajaj Rouser NS200 Fi, un referente en el segmento, tiene un precio aproximado de unos 100.000 pesos menos, pero teniendo en cuenta la suspensiones WP, el diseño, la calidad de sus componentes, el cuadro tubular y, obviamente la marca, entre otros aspectos a considerar, está claro que el precio es muy competitivo.

Sin dudas le vemos el potencial a este producto para llevar a Husqvarna a un nivel de ventas de buen volumen. Hoy quizás su cuello de botella esté en el ritmo de producción, pero es algo que tenderá a normalizarse con el correr del año y vendrá acompañada además de una financiación interesante. Con la llegada de la Svartpilen 200 y otros lanzamientos que la marca tiene programados para un futuro no tan lejano, esta marca que para muchos todavía es desconocida -son varios los que nos preguntaron qué era- de a poco se hará sentir en las calles.

M.F.

***

***

Lo que más nos gustó

M.A.

  • El diseño general de la moto, es un producto muy bien logrado.
  • El conjunto mecánico, para su cilindrada es lo más divertido que vas a encontrar.
  • El equipamiento en electrónica y seguridad.

M.F.

  • Tiene una ciclística perfecta, sin exagerar.
  • El diseño es muy bueno, el tamaño para mí es suficiente y contribuye a un manejo extremadamente ágil.
  • La iluminación es parte del diseño en esta moto y es muy buena.

Lo que menos nos gustó

M.A.
– El tablero podría haber conservado la forma, pero mejorado el tamaño de la información.
– Tanque chico, podría ser una moto de mejor autonomía para no visitar tanto la estación de servicio.
– La posición de los apoyos me gustaría un poco más adelantada para el uso diario, considerando el largo de mis piernas.

M.F.
– La terminación del manubrio no es buena.
– El tablero podría ser un poco más moderno, pero la verdad es que no me disgustó tanto, estoy hilando fino.
– Si bien las cubiertas van bien, unas Scorpion Rally STR no estarían nada mal.

***

***

Modelo: Husqvarna Svartpilen 200
Precio: USD 4.800.-
Garantía: 24 meses.
Comercializa: Grupo Simpa

MOTOR
Tipo:  Monocilíndrico, 4 tiempos, 4 válvulas, DOHC, inyección electrónica, refrigeración por agua.
Cilindrada: 199,5 cc
Potencia:  26 cv a 10.000 rpm
Torque: 19,5 Nm a 8.000 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: por cadena
Caja: Seis velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: Horquilla delantera invertida WP APEX Big Piston de 43 mm. Recorrido 142 mm
Suspensión trasera: Monoshock WP APEX con ajuste de precarga. Recorrido 142 mm
Frenos delanteros: Disco de freno de 320 mm con cálipers ByBre de 4 pistones.
Frenos traseros: Disco de freno de 230 mm con cáliper ByBre de un pistón
ABS: Bosch 10.1 M+ ABS de dos canales -desconectable en el eje trasero-
Control de tracción: No
Neumáticos: MRF REVZ - D 110/70/17 adelante y 150/60/17 atrás.

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 130 km/h
Aceleración 0-100: n/d

DIMENSIONES
Distancia entre ejes: 1.357 mm
Despeje: 170 mm
Altura de asiento: 835 mm
Peso en seco: 147 kg
Tanque de combustible: 9,5 litros

 

Galería: Test Ride: Husqvarna Svartpilen 200