Abril de 2020 pasó a la historia como el mes en que no se fabricó ningún auto en la Argentina, debido a la cuarentena por el Coronavirus. Y todo indica que abril de 2021 también quedará en el recuerdo por la Resolución que publicó el viernes el Gobierno en el Boletín Oficial: se ordenó por decreto que todas las automotrices (y todas las industrias del país) se pongan ya mismo a producir al máximo de su capacidad instalada. Y hay más: aquellas que no cumplan con esta intimación serán sancionadas.

La medida afectará a fabricantes de autos, pero también a empresas autopartistas y productores de todo tipo de vehículos, porque abarca a un amplio espectro de la producción industrial y las empresas de servicios.

La resolución (ver completa abajo) rige para las “compañías del sector industrial que facturen más de $3.955.200.000 por año" (unos 41 millones de dólares al tipo de cambio oficial).

Esa facturación representa una producción de alrededor de 6.000 vehículos al año, algo que todas las terminales que fabrican en el país hoy superan con holgura.

El Gobierno informó que “el objetivo de la norma es prevenir, en el contexto de recrudecimiento de la pandemia por Covid-19, una reducción injustificada en la oferta de productos para el mercado interno”.

Es decir: los funcionarios están convencidos de que los fabricantes son responsables del desabastecimiento, además de responsabilizarlos desde hace meses por el aumento de la inflación.

Por el cierre de las importaciones y las restricciones para el acceso al dólar, hoy la demanda de vehículos supera con creces a la oferta. Los autos importados ingresan con cuentagotas y ya hay marcas cancelando lanzamientos que habían programados.

Además, los pocos autos de producción nacional tienen meses de lista de espera para la entrega de unidades a los clientes.

La industria automotriz argentina hoy produce utilizando en promedio entre el 40% y el 70% de su capacidad instalada. Varía mucho de una terminal a otra. La única excepción es Toyota, que produce al 100% en Zárate, pero que justo por estos días se encuentra recortando turnos de trabajo, debido a una gran cantidad de contagios por Coronavirus.

Fuentes de terminales automotrices consultadas por Autoblog coincidieron en el mismo análisis: “Si hoy no producimos más no es porque no queramos hacerlo. Es porque no contamos con los dólares o los permisos de importación de las piezas necesarias para aumentar esa producción”.

Entre el 50% y el 80% de las piezas que usan los autos fabricados en Argentina son importadas (el porcentaje varía mucho según marca y modelo).

Otro directivo del sector se preguntó:"Si producimos más, pero no tenemos cómo completar o cómo colocar en el mercado esa producción, ¿quién pagará el costo extra de stock parado y de mano de obra extra que debemos contratar para cubrir la capacidad máxima instalada que ordenó el Gobierno?".

Incluso fuentes del sindicato Smata ironizaron con el decreto oficial: “Es como si pidiéramos un decreto para que aumenten 100% los salarios. A todos nos encantaría, pero sabemos que no es viable”.

Pese a estas objeciones, desde el Poder Ejecutivo se amenazó con sanciones a las empresas que no cumplan con esta intimación (leer comunicado oficial acá abajo).

En ese contexto, algunas terminales preparan anuncios de aumentos de producción para sus fábricas en los próximos días: es una orden del Estado que pasará a la historia.

C.C.

***

Comunicado de prensa del Ministerio de Producción Las grandes empresas deberán producir al máximo de su capacidad instalada

La Secretaría de Comercio Interior de la Nación resolvió intimar a las grandes empresas de los sectores de comercio e industria, a fabricar, distribuir y comercializar al máximo de su capacidad instalada, mientras persista la emergencia sanitaria. El objetivo de la norma es prevenir, en el contexto de recrudecimiento de la pandemia por COVID 19, una reducción injustificada en la oferta de productos para el mercado interno.

A través de la Resolución Nº330/2021 publicada hoy en el Boletín Oficial, la intimación abarca desde la provisión de insumos hasta los bienes finales, el transporte, la distribución y comercialización.

La medida rige para aquellas compañías del sector industrial que facturen más de $3.955.200.000 por año y las del sector comercial que registren una facturación anual superior a $3.698.270.000, de acuerdo a lo establecido por la Res. SEPYME 220/2019 y sus modificatorias.

La Secretaría de Comercio Interior tomó esta medida luego de advertir la existencia de situaciones de escasez de insumos y bienes finales que son particularmente perjudiciales en la coyuntura de emergencia sanitaria.

Con esta intimación a incrementar la producción hasta el más alto grado de su capacidad instalada y asegurar el transporte, la distribución y comercialización, se busca resguardar el interés económico general y evitar situaciones de desabastecimiento que puedan perjudicar a las y los consumidores.

El incumplimiento de la presente resolución hará que las empresas infractoras puedan recibir sanciones previstas en la Ley de Abastecimiento (N° 20.680).

***

Insólito: el Gobierno ordenó por decreto que las automotrices produzcan al máximo de su capacidad (y amenazó con sanciones)
Directivos de las terminales automotrices agrupadas en Adefa se reunieron el viernes con el ministro de Producción, Matias Kulfas, y el secretario de Industria, Ariel Schale.

Ariel Schale: el funcionario que intimó a Honda para que vuelva a fabricar autos en Argentina
Un antecedente. Ariel Schale: el funcionario que intimó a Honda para que vuelva a fabricar autos en Argentina (leer nota).