Un lago en algún planeta vecino podría sostener agua líquida (y vida), y por ello posibilitar su exploración por medio de vehículos anfibios que puedan hacer la transición entre un medio y otro.

Acompaña al astronauta explorador un rover autopropulsado autónomo, el cual asiste en todo lo que este investigador pueda necesitar. Una suerte de compañero de trabajo y aventuras, a la vez que plataforma de herramientas, instrumentos y comunicaciones.

Una hipotética escena en algún futuro próximo, imaginada por el Editor de Pesadoblog hace unos treinta años.

Postales del futuro.

 

Dibujo/Diseño: F R E D D Y C A M  - Click en la imagen para ampliar

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com