“¿Quién mató al Jimny?”, “el error histórico de Suzuki”, “de gran éxito a rotundo fracaso”. Con esos títulos tremendistas, la prensa europea -en especial algunos youtubers españoles, de esos que gritan bien fuerte y lloran en cámara- anunciaron hace un año que Suzuki dejaba de vender el Jimny en Europa.

El motivo: el motor del pequeño todo terreno había quedado fuera de las nuevas normativas de homologación para autos de pasajeros en Europa. Se explicó en esta nota.

Sin hacerse cargo de las acusaciones de asesinato, errores y fracasos, los ingenieros japoneses se pusieron a trabajar en una solución. Y la encontraron: quitaron el asiento trasero del Jimny, colocaron una rejilla divisoria detrás de los respaldos delanteros y convirtieron a las plazas posteriores en un gran espacio de carga.

Así nació el flamante Jimny Pro, que acaba de salir a la venta en Europa. Y ahora sí cumple con las normativas de emisiones ambientales. El motor sigue siendo el mismo de siempre, con la diferencia de que ahora el Jimny Pro está homologado como “Vehículo comercial de carga”, que tiene normativas menos exigentes que para los autos de pasajeros.

Este cambio no afectará al Jimny que se vende en la Argentina desde septiembre de 2019. De hecho, cuando lo probamos en Autoblog, sólo le encontramos dos importantes defectos: el baúl diminuto y las minúsculas plazas traseras (leer crítica).

Eso fue solucionado por el nuevo Jimny Pro: ya no hay asientos traseros simbólicos y el espacio de carga trepó hasta un volumen de 863 litros (casi el doble que cualquier SUV de mayores dimensiones).

Si bien el Jimny Pro no está previsto para la Argentina, la solución de los ingenieros japoneses merece una segunda lectura: como “vehículo comercial”, el Jimny Pro quedaría exento de los impuestos internos que lo encarecen en la actualidad en la Argentina, con precios a partir de 33 mil dólares.

Parafraseando al meme de Guido Kaczka: quitarle el asiento trasero puede parecer que está mal. Pero no tan mal.

***

Suzuki le quitó el asiento trasero al Jimny para volver a venderlo en Europa (y es aún más genial)
Este es el Suzuki Jimny Pro que se acaba de lanzar a la venta en Europa.

Suzuki le quitó el asiento trasero al Jimny para volver a venderlo en Europa (y es aún más genial)
Es el Jimny de siempre, pero sin asiento trasero.

Suzuki le quitó el asiento trasero al Jimny para volver a venderlo en Europa (y es aún más genial)
Eso lo convierte en un furgón con un volumen de carga de 863 litros.

Suzuki le quitó el asiento trasero al Jimny para volver a venderlo en Europa (y es aún más genial)
Así corrigió dos grandes defectos: las plazas traseras apenas simbólicas y el baúl pequeñito.

Suzuki le quitó el asiento trasero al Jimny para volver a venderlo en Europa (y es aún más genial)
Y sigue siendo el genial Jimny de siempre.

Crítica: Suzuki Jimny
En Autoblog ya lo probamos. Leer crítica.

***

VIDEO: “¿Quién mató al Jimny?”

***

Comunicado de prensa de Suzuki España El nuevo Suzuki Jimny Pro, ya a la venta

Madrid, marzo 2021 – El nuevo Suzuki Jimny Pro añade, a todas las cualidades del Jimny, una práctica zona de carga sin asientos traseros, que ha sido rediseñada para facilitar su uso como vehículo profesional. Con suelo plano y rejilla separadora de carga, ofrece un volumen máximo de 863 litros, 33 más que la versión para pasajeros con los asientos traseros abatidos. El interior es funcional y práctico, en tonos oscuros; y los controles han sido diseñados para ser operados con facilidad, incluso con guantes puestos.

El Jimny Pro se comercializa por un precio de 20.970 euros sin impuesto de matriculación. La única opción disponible es la pintura verde jungle, que tiene un coste de 345 euros.

El nuevo Suzuki Jimny Pro está homologado como vehículo N1 furgón. Los vehículos comprendidos en esta categoría no están sujetos al pago del impuesto de matriculación cuando estén afectos significativamente al ejercicio de una actividad económica, conforme al artículo 65.1 de la ley 37/1992 sobre impuestos especiales. Aquellos clientes que no cumplan este requisito deberán añadir el 9,75% del impuesto de matriculación al precio de tarifa de este modelo.

Además, los N1 no pueden categorizarse como taxis, ni como vehículos escuela de conductores, ni de transporte escolar y de menores. También tienen que pasar la ITV con más frecuencia que un turismo: de los dos a los seis años de antigüedad del vehículo, cada dos años; de seis a diez años, anualmente; y a con más de diez años, semestralmente. Además, su velocidad máxima permitida es de 90 km/h en autopistas y autovía, y de 80 km/h en carreteras convencionales. Por último, no es posible realizar el cambio de clasificación de N1 a M1 mediante una reforma.

El nuevo Suzuki Jimny Pro dispone del mismo motor, transmisión y chasis que la versión de pasajeros; y se va a convertir en la herramienta de trabajo ideal para muchos profesionales que demandan un vehículo robusto y con la mayor capacidad todoterreno. El Jimny Pro equipa el eficaz sistema de tracción 4x4 ALLGRIP PRO conectable con reductora. Su robusto chasis escalonado, las suspensiones de tres apoyos con ejes rígidos y unas espectaculares cotas todoterreno, son otros elementos que le permiten ofrecer el comportamiento auténticamente off road que buscan los profesionales.

El chasis de escalera supone una sólida base para los componentes de la suspensión durante la conducción off-road y también ayuda a proteger los bajos del vehículo incluso en superficies irregulares. Un amplio ángulo de ataque de 37 grados, un ángulo central de 28 grados y un ángulo de salida de 49 grados le permiten al Jimny pasar sobre obstáculos y subir rampas sin dañar los guardabarros ni los bajos. Y las suspensiones de eje rígido se crecen en la conducción todoterreno.

El motor de gasolina de 1.5 litros ofrece 102 CV (75 kW) y 130 Nm, suficientes para mover con agilidad un conjunto con un peso en orden de marcha de 1.090 kilos. El nuevo Suzuki Jimny Pro presenta un consumo mixto homologado de 7,7 litros/100km y unas emisiones de CO2 de 173 g/100km (WLTP). Su velocidad máxima es de 145 km/h.

Este modelo cuenta con las mismas medidas de seguridad que la versión de pasajeros, incluyendo el control predictivo de frenada (DSBS) que emplea un freno automático que ayuda a evitar colisiones, y el control de descenso y de retención, que facilita la conducción en rampas. Además, añade el eCall, la función de llamada de emergencia en caso de accidente.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com